CAEB muestra el “desacuerdo empresarial con la decisión de prorrogar el cierre de la hostelería y las severas restricciones a la actividad deportiva”

Carmen Planas: “Se cierra sin ayudas o con apoyos que las empresas consideran insuficientes, porque no incluyen bajadas de impuestos ni de cargas sociales”

“Ante los grandes sacrificios que están asumiendo las empresas, trabajadores y autónomos por la pandemia, no entendemos la pasividad de algunas Administraciones a la hora de compensar estos sacrificios”

Palma, 11 de febrero de 2021.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), Carmen Planas ha mostrado el “desacuerdo empresarial con la decisión de prorrogar los cierres porque es una medida que agrava la extraordinariamente difícil situación que están padeciendo todos los sectores y todos los ámbitos de la actividad, pero, especialmente el de la hostelería, incluyendo a bares, cafeterías y restaurantes que permanecen cerrados a cal y canto, si bien reconocemos que se han hecho esfuerzos para iniciar la desescalada en gimnasios y centros deportivos a pesar de que aún se mantienen severas restricciones a esta actividad”.

“Nos parece positivo que se inicie la desescalada en los comercios afectados por el cierre y esperamos que la actividad comercial pueda recuperarse totalmente lo antes posible, para lo que también es importante que los ciudadanos observen buenas prácticas individuales y colecivas”, ha señalado la presidenta de CAEB.

Planas ha recalcado que “insisto en que desde CAEB no estamos de acuerdo con el mantenimiento de los cierres, pero lo vamos a cumplir por responsabilidad”, añadiendo que “nunca hemos dejado de poner por delante el control de la pandemia”.

La presidenta de CAEB ha manifestado que “ante los grandes sacrificios que están asumiendo las empresas, trabajadores y autónomos por la pandemia, no entendemos la pasividad de algunas Administraciones a la hora de compensar estos sacrificios. No vemos ni un gesto en bajada de impuestos, como el IVA, ni de las cotizaciones sociales, como sí se ha hecho en otros países de nuestro entorno y mientras, aquí, nada de nada”.

 

“Es obligatorio que todas las Administraciones cumplan con sus propios compromisos”

Planas ha insistido en que “es obligatorio que todas las Administraciones, cumplan con los compromisos que han adquieren tanto en los acuerdos tanto en la Mesa de Diálogo Social como en el Plan de Reactivación”.

“Por ello, desde CAEB no entendemos la conducta de la mayoría de los Ayuntamientos de Balears, abanderados por el de Palma, cuya falta de compromiso es más que evidente. Cierto que hay honrosas excepciones como Calvià, Ibiza y Pollença, sin embargo, en Palma nos dicen, sin rubor, que al ser capital lo tienen más difícil cuando otras capitales como Madrid, Sevilla o Las Palmas, ente otras, han podido adaptarse a las necesidades de las empresas, los trabajadores y de todos los ciudadanos”, ha lamentado Planas.

 

Planas pide “ayudas directas a las empresas y menos impuestos y cargas sociales

La presidenta de CAEB ha resaltado que “en definitiva, o abrimos y, eso será dentro de 15 días, o deberemos prepararnos para afrontar un cierre masivo de empresas que va a tener un coste económico, de empleo y también social que será inasumible”.

“Las empresas están demostrando una enorme responsabilidad que en demasiadas ocasiones no les corresponde y no pararemos de insistir y pedir encarecidamente más ayudas directas y, también, menos impuestos y menos cargas sociales. Y esto se lo pedimos al Gobierno central, pero también a los gobiernos municipales: a Palma, a Eivissa, a Maó y a Sant Francesc en Formentera por ser las capitales de nuestras islas y, también a todos los ayuntamientos”, ha concluido Carmen Planas.

CAEB, CCOO y UGT piden a Cort, de común acuerdo, ampliar la moratoria sobre las terrazas

“La nueva ordenanza es perjudicial para la seguridad y la salud de los trabajadores, para la seguridad ciudadana y el bienestar de los vecinos, para el empleo y la economía y contraria a un modelo de ciudad dinámica y atractiva para los palmesanos y turistas” 

La patronal y los sindicatos urgen al alcalde José Hila a que se prorrogue la fecha del 5 de marzo mientras no se dé respuesta a las cuestiones planteadas 

Palma, 26 de febrero de 2020.- CAEB, CCOO y UGT han pedido de común acuerdo al Ajuntament de Palma “ampliar la moratoria sobre la nueva normativa que afecta a las terrazas en tanto no se resuelvan cuestiones que afectan negativamente y de forma directa a la seguridad y la salud de los trabajadores, a la seguridad ciudadana y al bienestar de los vecinos de Palma, así como al empleo y a la actividad económica y a un modelo de ciudad dinámica y atractiva tanto para los ciudadanos que la habitan, como para los turistas”.

Así se lo han manifestado “con una sola voz” la patronal y los sindicatos al alcalde de Palma, José Hila, en la reunión que han mantenido este miércoles en Cort la presidenta de CAEB, Carmen Planas; el secretario general de CCOO de Balears, José Luís García, y, en representación del secretario general de UGT de Balears, Alejandro Teixias, que no ha podido participar por encontrarse fuera de Palma, la secretaria de Acción Sindical y Comunicación de UGT, Ana Landero. En el encuentro han participado igualmente Alfonso Robledo, presidente de la Asociación de Restauración CAEB Mallorca, y Ángeles Sánchez, secretaria de la Federación de Comercio, Hotelería y Turismo de CCOO.

Patronal y sindicatos han pedido al alcalde que se amplíe la fecha del 5 de marzo para la adaptación del mobiliario a la nueva regulación, tanto en cuanto a los toldos como para el resto de los elementos autorizables “mientras no se dé respuesta a las cuestiones planteadas”.

CCOO y UGT destacan los “aspectos perjudiciales para el trabajador y para el empleo”

Los representantes de CCOO y UGT han incidido especialmente “en las repercusiones negativas que la aplicación de la ordenanza va a tener en el ámbito laboral”, destacando “aspectos perjudiciales para el trabajador y para el empleo en los que parece que no se ha pensado a la hora de aprobar la ordenanza”.

Por un lado, han alertado sobre “la evidente pérdida de puestos de trabajo que conllevará la entrada en vigor de la ordenanza dado que su aplicación supone en la práctica una indiscutible reducción de la actividad económica en el sector de la hostelería”.

Por otra parte, han argumentado que “la ordenanza no respeta la figura del trabajador del sector de la hostelería, ya que su aplicación adjudica una mayor carga de trabajo para los camareros”.

Del mismo modo, entienden que la obligación que incluye la ordenanza de retirar las terrazas cada día que “supone un riesgo para la salud de los trabajadores al obligarles a desplazar cada jornada un mobiliario, en ocasiones muy pesado, tanto antes de abrir como después de cada cierre”.

En este sentido, han añadido que “si los toldos que existen actualmente han de ser sustituidos por sombrillas, estamos hablando de pies de sombrilla que pueden sobrepasar los 40 kilos, lo que evidentemente comporta un perjuicio a la seguridad y la salud laboral de los trabajadores que deben estar desplazándolos al menos dos veces al día”.

Finalmente, los representantes sindicales han defendido que “las terrazas son generadoras de empleo y, sin oponernos a que su uso debe ordenarse, entendemos que debe hacerse de la mejor manera posible, sin que se vean perjudicados ni el empleo, ni la carga de trabajo que soportan los camareros, ni la seguridad y la salud laboral de los trabajadores”.

Por su parte, los sindicatos apuntan que “la diversa idiosincrasia de la ciudad debe resolver la cuestión de las terrazas de manera zonificada y buscando el consenso entre la administración, los vecinos y los agentes sociales y económicos de Palma”.

CAEB coincide y alerta sobre el perjuicio a la seguridad ciudadana y al modelo de ciudad

La parte empresarial coincide con los sindicatos, argumentando que “la ordenanza va a traducirse en una pérdida de puestos de trabajo y en una reducción de la actividad económica, lo que agravará una situación como la actual en un contexto de desaceleración generalizada de la economía y cuando el paro lleva cuatro meses consecutivos aumentando después de seis años bajando de forma ininterrumpida”.

Además, han explicado al alcalde “la imposibilidad de cumplir la nueva ordenanza, que obliga a introducir el mobiliario de las terrazas dentro de los establecimientos cada jornada que, además, en muchos casos carecen de espacio material para hacerlo, sin perjudicar la seguridad y la salud laboral los trabajadores, que tendrían que desplazar grandes pesos, ni sin molestar el descanso de los vecinos por los ruidos que se generarían tanto al cerrar por la noche como al abrir a primera hora de la mañana”.

Además de los ruidos, los representantes empresariales han defendido que la sustitución de toldos por sombrillas, tal como recoge la ordenanza, “generará un problema de seguridad ciudadana si el viento hace volar una sombrilla, lo que sin duda puede provocar daños personales y materiales de muy diversa índole, difícilmente calculables y de dudosa responsabilidad”.

“Para intentar evitar que esto se produzca hará falta el uso unos pies de sombrilla muy pesados que deberán ser desplazados cada día por el personal de cada establecimiento, lo que supone un problema de seguridad y salud laboral para los trabajadores”, han apuntado desde la patronal, defendiendo que “en todo caso las sombrillas y el mobiliario puedan permanecer en su ubicación diurna, teniendo en cuenta que es precisamente por las noches cuando menor es la afluencia de personas que hay en las calles de la ciudad”.

Los representantes de CAEB y de Restauración también han argumentado el problema de inseguridad jurídica que comporta para quien ha hecho inversiones importantes en terrazas bonitas y de calidad y ahora se ve obligado a cambiarlas porque lo que prima la ordenanza no es la estética, sino que sean desmontables”.

En este punto han aludido al modelo de ciudad, manifestando que, “como nos han señalado diferentes asociaciones vecinales, los palmesanos no quieren volver atrás, a los años en los que los ciudadanos se quejaban de que Palma estaba desierta y carecía de vida”. “Los vecinos de Palma quieren una ciudad dinámica, alegre y atractiva tanto para su propio disfrute, como para atraer un turismo, que es el principal motor de nuestra economía”.

Gran acogida al ‘Programa CReCe’ en Marratxí

“Queremos ayudaros a crecer, a que crezcan vuestras pequeñas y medianas empresas y a que crezca Marratxí porque juntos somos más fuertes”

Organizado por CAEB, AFEDECO y RESTAURACIÓN Mallorca, en colaboración con la Fundació Impulsa Balears y el Ajuntament de Marratxí 

Marratxí, 25 de mayo de 2018.- Más de medio centenar de empresarios de Marratxí han asistido al acto de presentación del ‘Programa CReCe’ en esta localidad. Se trata de una iniciativa de La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), la Federación de Empresarios del Comercio de Baleares (AFEDECO) y la Asociación Mallorquina de Cafeterías, Bares y Restaurantes (RESTAURACIÓN Mallorca), en colaboración con la Fundació Impulsa Balears y el Ajuntament de Marratxí, que tiene por objetivo reforzar la economía local, trabajando desde los municipios, y que ha tenido su estreno en Marratxí.

“Queremos ayudaros a crecer, a que crezcan vuestras pequeñas y medianas empresas y a que crezca Marratxí, porque juntos somos más fuertes”, ha destacado la presidenta de CAEB, Carmen Planas, en el encuentro empresarial convocado con el propósito de contribuir a dinamizar la economía a nivel local, mejorar la competitividad de las pymes y fortalecer, en concreto, el sector de la restauración y el comercio en este municipio.

En la apertura del acto, el alcalde de Marratxí, Joan Francesc Canyelles, ha mostrado “el compromiso de la corporación municipal con el progreso económico y social de Marratxí y el conseller de Treball, Comerç i Indústria, Iago Negueruela, ha cerrado el acto con una intervención a favor del asociacionismo empresarial “como camino para mejorar la competitividad de nuestro tejido productivo”.

Comercio y Restauración

El presidente de Afedeco, Rafael Ballester, ha explicado a los asistentes los servicios que presta su asociación apelando a los asistentes “a defender con nosotros el comercio de proximidad”. Por su parte, Alfonso Robledo, presidente de Restauración Mallorca ha animado al sector local de Marratxí a “uniros” y les ha ofrecido su apoyo señalando que “si entráis, saldréis ganando”.

El director técnico de la Fundación Impulsa Balears ha explicado que “Marratxí genera un valor añadido bruto de 745 millones de euros y aporta el 3,8% a las cuentas insulares de Mallorca y el 3% de Balears. Riera ha indicado que “Marratxí presenta una concentración superior a la media regional de los servicios vinculados al comercio” y ha destacado que “el sector del comercio y la restauración ocupan a una cuarta parte de la población que trabaja en el municipio”.

El Programa CReCe está destinado a apoyar al pequeño empresariado local en su estrategia de negocio, facilitándole recursos, herramientas, asesoramiento y acceso a información y formación. Además, el Programa CReCe servirá para poner en valor el asociacionismo como instrumento para fortalecer el sector empresarial y hacerlo cada vez más competitivo, convirtiéndolo a su vez en un elemento diferenciador y para promover la creación de sinergias y facilitar la visibilidad y promoción de los pequeños empresario de los municipios de Balears.