Se confirma la tendencia a la moderación

“La evolución de la economía balear guarda un elevado grado de sincronía con la de la economía española y de la Unión Europea”

 

Perspectivas: “Balears se encuentra en una fase positiva del ciclo económico no exenta de riesgos”

 

Consulte aquí el Informe de ‘Evolución Económica’ de Balears Segundo Trimestre de 2018

 

Maó, 25 de septiembre de 2018.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Planas, ha dado a conocer en el día de hoy el nuevo informe de “Evolución Económica” señalando que “la coyuntura del segundo trimestre confirma que la economía balear mantiene una suave pauta de desaceleración”. “Así lo pone manifiesto la trayectoria del ritmo de crecimiento, que ha cedido dos décimas en el segundo trimestre hasta situarse en el 2,9%, cuando en el primer trimestre ya había cedido una” ha añadido Planas, quien también ha explicado que “la evolución de la economía balear guarda un elevado grado de sincronía con la de la economía española y del conjunto de la Unión Europea, que también han moderado el ritmo de crecimiento en el segundo trimestre”.

 

El consumo muestra un menor empuje

Entre las causas que explican el comportamiento de la economía desde el punto de vista de la demanda, Carmen Planas, que ha comparecido acompañada por el vicepresidente de CAEB en Menorca, José Guillermo Díaz Montañés, ha apuntado, por una parte, al menor empuje del consumo privado, que, con un crecimiento estimado del 2,8% en el segundo trimestre, ha rebajado en tres décimas el avance del trimestre anterior (3,1%) condicionado por “la preferencia de los hogares por el ahorro, el repunte de la inflación entre abril y junio (1,8% vs 0,9%, 1r trim.) y la progresiva moderación del proceso de creación de empleo (3,5% vs 4,8%, 1r trim.)”. Esta circunstancia ha quedado patente en la trayectoria de los indicadores más estrechamente asociados al pulso del consumo, como es el caso de las ventas del comercio minorista, que en el segundo trimestre se han incrementado (0,8%) en menor medida que en periodos anteriores (2,6%, 1º trim.; 1,8%, 4º trim.).

 

La inversión avanza a un menor ritmo

Por lo que respecta a la inversión, la formación bruta de capital fijo ha avanzado en el segundo trimestre a un ritmo medio del 2,8%, tres décimas menos que en el primer cuarto del año (3,1%). En este sentido, Carmen Planas ha destacado que “la ralentización en el crecimiento de la inversión se sitúa en línea con la contención de las expectativas empresariales”, una dinámica de la cual ha mantenido al margen a la inversión en el ámbito de la construcción residencial, pues “se ha situado en uno de los valores más elevados de los últimos años”. Y es que el presupuesto correspondiente a los proyectos de obra residencial visados entre abril y junio (232 millones de euros) representa el mayor importe desde el año 2008.

 

Con todo, el menor empuje de la demanda interna –fundamentalmente consumo privado e inversión– se produce, además, en un contexto en el que la demanda externa se empieza a ver afectada por el menor ritmo de crecimiento de las economías del entorno. En este sentido, la balanza comercial de bienes ha registrado el déficit comercial más acusado de los últimos dos años (114 millones de euros).

 

El avance de los servicios se atempera

Desde el punto de vista de la oferta, Planas ha señalado a la normalización de la llegada de turistas como uno de los principales factores que explican que el sector servicios y, por extensión, la economía balear hayan avanzado a un ritmo más moderado. Concretamente, el crecimiento de los servicios en el segundo trimestre se ha estimado en el 2,9% interanual, dos décimas menos que en el primero (3,1%). En este sentido, la evolución de afluencia se ha trasladado a los principales indicadores de la actividad turística, como es el caso del grado de ocupación de hotelera, que se ha situado en niveles similares, aunque ligeramente inferiores, a los del año anterior entre abril (65,3% vs 70,8%, 2017) y junio (82,9% vs 84,8%, 2017). Al mismo tiempo, las ramas de los servicios inmobiliarios han empezado a evidenciar la menor actividad de compraventa que ha puesto de manifiesto el descenso interanual de las transacciones de viviendas en el segundo trimestre (-13,6%), el primero que se produce desde el inicio de la fase de recuperación económica.

 

La construcción se desmarca de la tónica regional

La presidenta de CAEB ha destacado que “la construcción es el único sector que se ha desmarcado de la tónica regional de moderación, pues ha acelerado el ritmo de crecimiento en el segundo trimestre hasta el 4,8% (vs 4,4%, 1º trim.)”, una circunstancia que ha atribuido, en gran medida, a “la reactivación de la inversión en construcción que se ha observado en los últimos años”. En este sentido, el presupuesto correspondiente a los proyectos visados de obra alcanzó el pasado ejercicio el valor más elevado desde 2009 (798 millones de euros).

Esta trayectoria contrasta con la del sector de la industria, cuyo ritmo de avance se ha rebajado tres décimas respecto del primer trimestre hasta situarse en el 2% y se mantiene, así, como el más recudido entre los componentes de la oferta agregada. Ello se achaca, principalmente, a la contracción de la producción industrial, que en el segundo trimestre ha descendido a un mayor ritmo (-6,1% vs -4%, 1º trim.) a diferencia del comportamiento que se observa en el ámbito nacional  (3% vs 0,6%, 1º trim.).

 

Menorca y Pitiüses acusan la tónica regional

El vicepresidente de CAEB en Menorca ha señalado, desde el punto de vista territorial, que “la pauta de desaceleración se ha dado con mayor intensidad tanto en Menorca como en Eivissa y Formentera”.

En el caso concreto de Menorca, ha explicado Díaz Montañés, el crecimiento de la economía se ha estimado en el 2,4%, tres décimas por debajo del anotado avance el trimestre anterior (2,7%). Ello se debe, de acuerdo con las estimaciones de crecimiento por sectores, al avance más moderado de la industria menorquina (1,2% vs 1,8%, 1º trim.) y de los servicios (2,3% vs 2,6%, 1º trim.), mientras que el sector de la construcción se ha mostrado ajeno a esta tónica y se ha acelerado incluso en mayor medida que en el ámbito regional (5,8% vs 5,0%, 1º trim.).

Por su parte, el ritmo de crecimiento de Eivissa y Formentera ha experimentado la mayor ralentización del territorio balear, pues, estimado en el 3,4%, ha rebajado en cuatro décimas el del trimestre anterior (3,8%). En este sentido, la economía de Eivissa y Formentera ha acusado especialmente la desaceleración de los servicios (3,5% vs 4%, 1º trim.), lo que, unido al menor tono de la industria (1,2% vs 1,3%, 1º trim.), ha contrarrestado con creces el mayor empuje del sector de la construcción (4% vs 3,4%, 1º trim.).

 

Presencia de riesgos a la baja

Con todo, la presidenta de CAEB ha finalizado la exposición indicando que “Balears se encuentra en una fase positiva del ciclo económico, pero no exenta de riesgos, principalmente asociados al mayor sesgo proteccionista en el ámbito internacional, el efecto de una futura subida de tipos de interés y las tensiones territoriales y los cambios normativos e impositivos en el marco nacional”. Por esta razón, ha hecho especial hincapié en “la necesidad de aprovechar el actual ciclo expansivo actual para corregir los desequilibrios pendientes y avanzar en la senda de consolidación fiscal”.

 

La economía de Balears continuará su fase expansiva en 2018

“Balears recupera en 2017 los niveles de actividad precrisis”

“La senda de crecimiento dará paso en los próximos trimestres a un ritmo de avance más moderado y más estable” 

Consulte aquí el INFORME EVOLUCIÓN ECONÓMICA 2017 BALEARS Y MALLORCA

Consulte aquí el INFORME EVOLUCIÓN ECONÓMICA 2017 MENORCA

Consulte aquí INFORME EVOLUCIÓN ECONÓMICA 2017 PITIUSES

Consulte aquí PRESENTACIÓN EVOLUCIÓN ECONÓMICA 2017

 

Eivissa, 20 de marzo de 2018.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Planas, acompañada por el vicepresidente de CAEB en Ibiza y Formentera, José Antonio Roselló, ha dado a conocer el nuevo informe de “Evolución Económica” correspondiente al balance de 2017 señalando que, “la economía balear ha saldado el ejercicio con un avance del 3,3% y, tras encadenar cuatro años de tasas de crecimiento positivas, confirma que transita por una fase de expansión económica”. Como resultado de esta evolución, “Balears ha recuperado en 2017 los niveles de actividad precrisis” ha destacado Planas, quien también ha apuntado, respecto a los próximos trimestres, que esta circunstancia “dará paso progresivamente a un ritmo de crecimiento más moderado y más estable en torno al 3%”. En este sentido, el avance de la economía en 2017 se ha situado levemente por debajo del anotado el año anterior (3,6%) y, a su vez, se ha mantenido trimestre tras trimestre en una tasa constante del 3,3%.

Con todo, Balears se sitúa como uno de los territorios más dinámicos entre las economías avanzadas, con un crecimiento superior al que han registrado la economía tanto española (3,1%) como de la zona del euro (2,5%).

 

El consumo privado se modera

“El consumo de los hogares, que ha crecido a un ritmo del 3,3%, ha mostrado un menor empuje que el año anterior (3,6%) afectado por la recuperación de los precios finales (2,1% vs -0,1%, 2016), una circunstancia que se ha reflejado en un aumento más moderado de las ventas del comercio minorista (2,8% vs 7,1%, 2016)”, ha explicado la presidenta de CAEB, quien ha añadido que “con todo, la renta disponible de las familias continúa apoyada en la continua mejora del empleo (5,5% vs 5,3%, 2016) y la progresión de las rentas salariales (2,6% vs -1,3%, 2016)”.

 

La demanda de inversión se fortalece

Carmen Planas ha destacado que “la inversión se ha situado como el componente de la demanda que más ha crecido en 2017, con un avance del 3,9% (vs 3,4%, 2016), un hecho que ha mantenido la creación de nuevas sociedades mercantiles en niveles elevados (3.497 sociedades)”. Al mismo tiempo, “en el ámbito de la construcción, el presupuesto de visados de obra ha alcanzado máximos desde el inicio de la crisis (797,9 millones de euros)”.

De esta manera, la inversión ha ganado protagonismo en el crecimiento regional, junto con la demanda externa, la cual se ha visto favorecida por la mejora de las economías del entorno. No en vano, la balanza comercial de bienes ha registrado superávit comercial por primera vez desde 2009 (78 millones de euros), el más elevado desde que se iniciara la serie de registros en 1995.

 

El avance de los servicios se atempera

Desde el punto de vista de la oferta, Planas ha señalado que “la moderación del ritmo de avance de la economía se debe al menor pulso de los servicios, cuyo crecimiento se ha situado en el 3,3%, tres décimas menos que el año anterior (3,8%)”. Concretamente, “este comportamiento es especialmente visible en la llegada de turistas extranjeros, ya que si bien ha crecido (6,1%), lo ha hecho con menor intensidad que el años anterior (11,5%)”. Ello explica tanto la contención de las pernoctaciones en hoteles (1,4% vs 7,5%, 2016) como el menor grado de ocupación hotelera (78,9% vs 79,2%, 2016)”.

En este contexto, destaca el dinamismo que mantiene la rama de servicios inmobiliarios, favorecidos por la elevada actividad en la compraventa de viviendas, que se sitúa en máximos desde el inicio de la fase recesiva (15.917 transmisiones).

 

Construcción e industria se desmarcan

La presidenta de CAEB ha apuntado que “tanto el sector de la construcción como de la industria se han mantenido ajenos a la ralentización que ha evidenciado el agregado regional y han crecido a un mayor ritmo que el año anterior”. Concretamente, el avance de la construcción se ha acelerado tres décimas hasta el 3,8% (vs 3,5%, 2016), un hecho que descansa en la reactivación de la inversión en construcción del último trienio y que ha intensificado el crecimiento de la demanda de mano de obra en el sector, tal y como pone de manifiesto el repunte del número de trabajadores afiliados (11% vs 7,8%, 2016).

Por su parte, el crecimiento de la actividad en la industria balear se ha elevado hasta el 2,5%, cinco décimas más que el ejercicio anterior (2%), gracias, en gran medida, al notable incremento que ha experimentado la producción industrial (2,8%), el más destacado desde el inicio de la crisis económica y superior al que ha registrado su homólogo nacional (2,6%).

 

Menorca y Pitiüses acusan la tónica regional

Desde un punto de vista territorial, Carmen Planas ha explicado que “tanto Menorca como Eivissa y Formentera han experimentado una ralentización del ritmo de crecimiento más acentuada que la del agregado balear”. Una circunstancia que, especialmente en el caso de Eivissa y Formentera, responde a la moderación propia de la entrada en una fase más madura del ciclo.

En el caso de la economía menorquina, el ritmo de crecimiento, estimado en el 2,5%, se ha situado cinco décimas por debajo del anotado el año anterior (3%), como consecuencia, principalmente, de la desaceleración observada en el ámbito de los servicios (2,3% vs 3,2%, 2016), la cual ha cuasi duplicado la anotada por el sector a nivel regional (3,3% vs 3,8%, 2016). Por el contrario, el crecimiento de la actividad se ha acelerado tanto en la industria (2,7% vs 1,3%, 2016) como en la construcción (2,9% vs 2,8%, 2016), en sintonía con la tónica regional.

Por su parte, la economía de Eivissa y Formentera ha experimentado la ralentización más acusada del territorio balear, pues el ritmo de crecimiento se ha moderado seis décimas hasta situarse en el 3,5% (vs 4,1%, 2016). Ello se debe, fundamentalmente, a la menor contribución de la industria (2,3% vs 3,5%, 2016) y la construcción (3,1% vs 3,6%, 2016), que se han mantenido ajenos a la mejora que ha experimentado la actividad en el resto del archipiélago. Y es que aunque el crecimiento de los servicios también se ha moderado (3,5% vs 4,2%, 2016), este comportamiento se sitúa claramente en concordancia con el observado en el ámbito regional (3,3% vs 3,8%, 2016).

 

La coyuntura económica se presenta mayormente favorable

Con todo, la presidenta de CAEB ha finalizado indicando que “los riesgos a la baja aún presentes en el panorama económico –principalmente asociados al mayor sesgo proteccionista en el ámbito internacional, las negociones en torno al brexit, el efecto de una futura subida de tipos de interés y las tensiones territoriales en el marco nacional– no deben empañar el buen momento económico ni ser un obstáculo para abordar las reformas necesarias para fortalecer la economía frente a shocks futuros.

 

CAEB apuesta por la “unidad empresarial para mejorar el bienestar de los ciudadanos”

La patronal presenta al nuevo vicepresidente por Ibiza y Formentera, José Antonio Roselló, y rinde homenaje a Joan Bufí  

Carmen Planas destaca que “el crecimiento de la economía de Ibiza y Formentera se ha moderado pero sigue por encima de la media balear empujado por la inversión empresarial” 

Ibiza, 23 de febrero de 2018.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), Carmen Planas, ha reiterado su apuesta firme por la “unidad empresarial para mejorar el bienestar de los ciudadanos” en el acto de presentación de José Antonio Roselló Rausell como nuevo vicepresidente de CAEB en Ibiza y Formentera y de homenaje a Joan Bufí Arabí como vicepresidente saliente de la Confederación.

Planas ha destacado que “el compromiso de CAEB es contribuir a la mejora del bienestar ciudadano y del crecimiento económico desde el conocimiento que atesoran las empresas y desde la unidad empresarial, porque la vocación de CAEB es dar voz a los empresarios, a todos los empresarios, ya sean grandes, medianos, microempresas o autónomos”.

José Antonio Roselló ha hecho hincapié también en la necesidad de trabajar a favor de la “unidad de acción empresarial” marcándose como objetivo “el diálogo tanto interno como con otras organizaciones empresariales desde la óptica del interés general de la economía y de la sociedad”. El vicepresidente de CAEB ha dedicado “un mensaje especial al tejido productivo en contra de la complacencia para evitar posibles impactos externos sobrevenidos”.

Joan Bufí ha agradecido el homenaje tras quince años como vicepresidente de CAEB, señalando que “los éxitos siempre compartidos” y ha abogado por la necesidad “reinventarse aprovechando las nuevas tecnologías en un mundo tan globalizado como el que vivimos que debemos afrontar con gran capacidad creativa para ser cada vez más competitivos”. El ex vicepresidente de CAEB ha destacado que “la economía y el bienestar social requieren estrategias en común lo mismo que la política, desde la que es preciso que se legisle en consenso ofreciendo seguridad y creando estímulos y confianza empresarial”.

En el acto, celebrado hoy en Ibiza, ha estado también presente Vicent Torres, director insular de Agricultura del Consell Insular de Ibiza; la regidora de Turismo y Comercio del Ajuntament de Eivissa, Gloria Corral; el regidor de Comercio, Pep Cardona; Carmen Ferrer regidora de Turismo del Ajuntament de Santa Eulària; la directora Insular de la Administración General del Estado en Ibiza y Formentera, Neus Mateu; el director general de Política Industrial del Govern, Manel Porras, entre otras autoridades, así como de representantes de las principales organizaciones empresariales adscritas a CAEB en Ibiza y Formentera.

 

La economía de Pitiüses reduce su crecimiento pero supera la media regional

Carmen Planas ha hecho balance señalando “la economía de Ibiza y Formentera acaba de cerrar el ejercicio 2017 con un crecimiento estimado del 3,6%, menor que el que tuvo en 2016 que fue del 4%, pero mayor que el que ha tenido la media de Balears que ha sido del 3,3%”, si bien ha puesto en valor que “esta trayectoria refleja que la economía de Pitiüses ha entrado en una fase más madura del ciclo, después de que Ibiza y Formentera fueran las primeras Islas de Balears en recuperarse”.

La presidenta de CAEB ha destacado que “el crecimiento de la economía de Ibiza y Formentera se está apoyando en mayor medida en un mayor consumo de los hogares”, con un crecimiento de la demanda eléctrica y del consumo de productos petrolíferos que superan la media balear, “y en una mayor contribución de la inversión empresarial” dado que la afiliación de empresas ha aumentado un 3,3%, por encima del 2,8% de media de Balears.

Planas ha explicado que este empuje de la inversión, ha sido especialmente dinámico en el ámbito de los servicios mientras que, por el contrario, el pulso de la inversión en construcción ha mostrado un tono más contenido, de acuerdo con los presupuestos de visados de obra, que se han situado por debajo de la media de Balears.

Las actividades turísticas se sitúan como las más dinámicas al verse beneficiadas por la creciente llegada de turistas y han contribuido decisivamente a mantener el ritmo de crecimiento por encima del de Balears.

Atendiendo a la evolución de la afiliación media de trabajadores (que ha sido del 5,8%), el mayor aumento de la actividad económica se ha dado en el ámbito del turismo, con un aumento de la contratación que ha superado el 8%, en consonancia con una mayor afluencia de turistas, que ha alcanzado los 2,6 millones en 2017, y un incremento de las pernoctaciones hoteleras hasta los 9,2 millones.

Por contra, el empleo en la construcción en Ibiza y Formentera ha experimentado un aumento inferior a la media de Balears, mientras que en la industria se ha incrementado de manera similar.

Con todo, la contribución de los diferentes sectores al crecimiento de la economía depende tanto de su dinamismo como de su peso y, en este sentido, la generación de valor añadido se realiza, en su gran mayoría, a través de actividades de servicios (88,4%) y, en una proporción mucho menor, en la construcción (7,2%), la industria (4,2%), y la agricultura, que solo alcanza el 0,3%.

Así, la contribución de los servicios al PIB de Ibiza y Formentera es superior a la que ejerce el sector en Balears, especialmente entre las actividades asociadas al turismo, como el alojamiento y restauración o el transporte. Esta circunstancia también se da en la construcción, mientras que el peso del sector industrial, por el contrario, es claramente inferior a la media regional.

 

Claves para 2018

Tras el análisis de la coyuntura económica pitiüsa, la presidenta de CAEB ha señalado que “podemos destacar cuatro aspectos clave para este año 2018”, el primero de ellos, que “la economía de Ibiza y Formentera seguirá creciendo” de la misma forma que la hará la economía a nivel mundial, europeo, nacional y regional.

En segundo lugar Planas ha señalado que “la pauta de crecimiento será más equilibrada pues la demanda interna (principal sostén de la actividad hasta la fecha) perderá protagonismo progresivamente en beneficio del sector exterior y el ritmo será ligeramente inferior”.

En tercer lugar, “no hay que menospreciar los riesgos” de carácter geopolítico, o los asociados a la inestabilidad financiera, ni otros como el brexit o la renegociación de acuerdos de comercio entre países.

Por último, ha concluido Carmen Planas, “el gran reto es aumentar la competitividad de Ibiza y Formentera y de Baleares en su conjunto”. Y, para lograrlo, “es preciso incrementar la productividad y la creación de valor”, aspectos en los que la formación y el aprovechamiento de las tecnologías son elementos fundamentales para avanzar, para progresar y para que este avance y este progreso se traduzca en un aumento del bienestar de los ciudadanos de Ibiza y Formenterra y de Balears”.

Pie de foto (de izq. a dcha.): Carmen Ferrer regidora de Turismo del Ajuntament deSanta Eulària; Gloria Corral , regidora de Turismo y Comercio del Ajuntament de Eivissa; Joan Bufí, ex vicepresidente de CAEB; Carmen Planas, presidenta de CAEB; José Antonio Roselló, el vicepresidente de CAEB en Ibiza y Formentera; Vicent Torres, director insular de Agricultura del Consell Insular de Ibiza; Manel Porras, director general de Política Industrial del Govern y Neus Mateu, directora Insular de la Administración General del Estado en Ibiza y Formentera.

La economía de Balears creció un 3,5% en 2016 y se prevé que alcance en torno al 3% en 2017

La presidenta de CAEB: “Todos los factores colocan a Balears ante el reto de buscar nuevos apoyos”

Eivissa y Formentera lideran el crecimiento balear con un 3,9%

Menorca crece un 3%

Palma, 28 de marzo de 2017.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), Carmen Planas, ha hecho pública la estimación de crecimiento de Balears para el año 2016, valorando que “se trata de un balance positivo que sitúa el crecimiento real de Balears en el 3,5%, seis décimas superior al experimentado en 2015, año en que la economía balear creció el 2,9%. Con todo, el archipiélago ha crecido por encima de la media nacional (3,2%) y el doble que la zona euro (1,7%)”.

Carmen Planas ha destacado asimismo que “este resultado es fruto de una senda de crecimiento que se ha ido moderado progresivamente”. De hecho, en
el cuarto trimestre de 2016 la estimación de crecimiento se sitúa en el 3,3%, una décima menos que en el tercer trimestre (3,4%). Prueba de ello –ha señalado Planas– es que aunque la mayoría de los indicadores de actividad sigue creciendo (69,8%), sólo poco más de un tercio se acelera (39,5%) y, por tanto, “el 61’5% de los indicadores presenta un crecimiento menor que el del trimestre anterior”.

La presidenta de CAEB ha indicado que esta pauta de moderación del ritmo de crecimiento tendrá continuidad durante el presente año, motivo por el cual se prevé que la economía crezca en 2017 en torno al 3%”.

La economía balear, ante el reto de buscar nuevos apoyos

En este sentido, Carmen Planas ha explicado que la economía balear afronta el nuevo ejercicio en el marco de una coyuntura internacional favorable –dadas las revisiones al alza que se han producido en las previsiones de crecimiento de las economías avanzadas–, pero lo hace desde el agotamiento de los factores exógenos que han apoyado la economía del archipiélago durante los últimos años –precio del petróleo, tipos de interés, política monetaria expansiva…–, en un contexto en el que han aparecido nuevas fuerzas contrarias –Brexit, política proteccionista de la administración Trump…– y sin que se vislumbren factores favorables sustitutivos ni a nivel interno ni externo. “La suma de todas estas condiciones colocan a la economía balear ante el reto de buscar nuevos apoyos”, ha concluido Planas.

Moderación del consumo y de la inversión en la recta final del año

La leve ralentización del crecimiento de la economía balear encuentra su razón de ser en la menor contribución de la demanda interna, pues el consumo ha mostrado un empuje más moderado (3,4%, vs 3,5% en el tercer trimestre) como consecuencia del aumento de los precios, en especial de la partida energética, en un contexto en que el proceso de creación de empleo se ha atemperado respecto del trimestre anterior (4,1%, vs 5,7% en el tercer trimestre). Con todo, este menor tono registrado en el consumo de los hogares se ha visto compensado, en parte, por el aumento del gasto turístico (25,6% vs 6,3% en el tercer trimestre).

La inversión también crece a un ritmo menor y ha mantenido en el cuarto trimestre la tendencia a la desaceleración que se viene evidenciando desde el inicio del ejercicio, finalizando el año en el 2,7% frente al 3,9% con el que lo inició. Así lo ratifica el menor optimismo empresarial, tal como indica el saldo más negativo de las expectativas (-8,2 puntos porcentuales) o el hecho de que se hayan seguido creando empresas (10,6%), si bien a un ritmo inferior al tercer trimestre (21,1%), en un contexto en que el número de sociedades disueltas ha aumentado en mayor medida (13,1%).

Esta menor contribución de la demanda interna ha sido compensada, en parte, por la aportación positiva del sector exterior con aumentos tanto del gasto turístico como de las exportaciones de bienes, lo que por primera vez ha situado la tasa de cobertura de las exportaciones por encima del 100%.

El sector servicios modera su crecimiento en el cuarto trimestre

Desde el lado de la oferta, los servicios se mantienen como el motor de la economía regional si bien moderan ligeramente su crecimiento (3,4%, vs 3,5% en el tercer trimestre). El menor tono de la actividad comercial que se refleja en la evolución de las ventas al por menor (3,7%, vs 7,6% en el tercer trimestre) se ha visto compensado, en parte, por la prolongación de la temporada turística que ha elevado el registro de las pernoctaciones hoteleras del cuarto trimestre un 10,2%. Paralelamente, los servicios inmobiliarios han seguido beneficiándose de la elevada actividad en la compraventa de viviendas que ha crecido un 20,9% en el mismo periodo.

mientras construcción e industria se aceleran

La construcción y la industria han mejorado su comportamiento, acelerado su crecimiento en dos décimas en el cuarto trimestre. La construcción (3,3%, vs 3,1% en el tercer trimestre) muestra síntomas de mejoría al cierre del ejercicio y rompe en el cuarto trimestre la pauta de desaceleración evidenciada a lo largo de todo el año de la mano de la ejecución de la inversión proyectada durante el ejercicio 2015, especialmente en el ámbito residencial y turístico, si bien se trata de un repunte transitorio que no tendrá continuidad en 2017 dado el menor número de proyectos visados en 2016.

Mientras, la industria se acelera progresivamente (2,3%, vs 2,1% en el tercer trimestre), de la mano del aumento de la producción industrial, que ha permitido intensificar la creación de empleo en el sector.

Eivissa y Formentera, en cabeza, y Menorca crece un 3%

Por Islas, la brecha territorial se ha ampliado en Balears en el cuarto trimestre, aumentando el diferencial de crecimiento entre Menorca (+3% en 2016), que se erige como la única isla que ha participado de la ralentización del marcador regional, y Eivissa y Formentera (+ 3,9% en el ejercicio), donde se ha intensificado el ritmo de avance por primera vez en los últimos tres trimestres.

Menorca muestra una evolución más desfavorable que el resto de islas (2,9%, vs 3% en el tercer trimestre), debido al menor pulso relativo de la demanda interna, tal y como atestigua la mayoría de indicadores parciales disponibles. Así, la demanda eléctrica en el cuarto trimestre ha crecido en Menorca un 1,2% mientras que la media de Balears ha repuntado 6,1%; la matriculación de vehículos ha caído un 12,5% cuando en Balears ha aumentado un 21,5% y el número de empresas afiliadas a la Seguridad Social ha bajado un 1,1%, subiendo en Balears un 0,9%.

Mientras, la economía de Pitiüses se ha acelerado gracias al empuje de la actividad turística y el mayor pulso relativo del consumo de los hogares. Así, en el cuarto trimestre la afluencia de turistas extranjeros ha aumentado en Eivissa y Formentera un 37,3%, por encima del crecimiento medio balear (23,3%); la demanda eléctrica en Pitiüses se ha incrementado también (10,6%) más que la media balear (6,1%) y la matriculación de vehículos ha crecido un 38,5%, superando la de Balears (21,5%).