La economía balear confirma la recesión tras un retroceso del 30,1% en el tercer trimestre

La evolución económica de Balears apunta a acabar 2020 con una contracción cercana al 25%, duplicando la media nacional

Carmen Planas: “Nuestra capacidad de controlar la pandemia, de reapertura turística y de captar fondos europeos marcarán un incierto 2021 que dependerá de la eficacia de la colaboración público-privada”

La recesión por la COVID 19 impacta más sobre las Pitiüses (-34%), pero también castiga a Mallorca (-29,5%) y a Menorca (-29,2%)

Puede ver o descargar IMÁGENES TV con declaraciones de la presidenta de CAEB.

Puede escuchar o descargar AUDIO con declaraciones de la presidenta de CAEB.

Puede descargar el INFORME de coyuntura del tercer trimestre de 2020.

Palma, 10 de diciembre de 2020.- La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB) ha hecho público en el día de hoy el informe de “Evolución Económica” correspondiente al tercer trimestre del ejercicio 2020, en el que señala que el tránsito de la economía balear hacia la ‘nueva normalidad’ está siendo más lento de lo esperado, dada la gravísima pérdida de actividad turística que ha sufrido el archipiélago durante los meses centrales de la temporada alta.

Así, los rebrotes del virus, las restricciones adoptadas para contenerlo, junto a la condición de ‘destino de riesgo’ y la mayor afectación de las ramas más ‘convencionales o tradicionales’ del sector servicios (alojamiento, comercio, restauración, transporte) explican que la estimación de crecimiento correspondiente al tercer trimestre arroje una contracción del 30,1% (vs -35,6%, 2º trim.), claramente superior a la experimentada en otras zonas económicas del planeta.

La presidenta de CAEB, Carmen Planas, ha señalado que “los datos de este informe de coyuntura económica del tercer trimestre y los que ya vamos conociendo del cuarto apuntan a que la evolución de la economía de Balears acabe 2020 con una contracción cercana al 25% y un retroceso que duplicaría al de la media nacional”.

 

La COVID-19 anula la temporada turística y el ansiado rebote de la economía

Desde el punto de vista de la oferta, el informe destaca los estragos que esta situación ha causado sobre el conjunto del sector servicios, que ha saldado el tercer trimestre con un retroceso del 33,2% (vs -37,8%, 2º trim.), justo en el periodo en que las ramas vinculadas al turismo ejercen su mayor contribución al agregado regional al verse afectado por las prohibiciones impuestas por destinos extranjeros.

La COVID-19 ha anulado la temporada turística y el ansiado rebote de la economía. Y todos los indicadores confirman el fuerte golpe que la pandemia ha ejercido sobre la actividad, desde el índice de la cifra de negocios (-43,1% vs -55,6%, 2º trim.) a la afiliación (-15,2% vs -14,6%, 2º trim.), en un contexto en que la contracción de la afluencia turística (-74,3% vs -99%, 2º trim.) ha supuesto, en términos absolutos, la pérdida de más de 6 millones de turistas respecto del mismo periodo del año anterior.

 

La industria mantiene el negativo pese a la reducción de las restricciones

El escenario recesivo imperante y el aumento de la incertidumbre en los mercados ha condicionado sobremanera la evolución de los principales indicadores del secundario balear a lo largo del tercer trimestre. Este es el caso del índice de producción industrial (-21,1% vs -36%, 2º trim.), de la afiliación (-4,6% vs -6,5%, 2º trim.) o de la demanda de energía por parte del sector (-16,5% vs -38%, 2º trim.). Una dinámica que, en conjunto, explica que el sector haya experimentado por segundo trimestre consecutivo una contracción superior a los dos dígitos, concretamente del 14,7%, pese a la reducción de las restricciones.

 

La construcción recupera cierto dinamismo gracias a proyectos pre-COVID

El marcador de crecimiento del sector del sector de la construcción balear ha saldado el tercer trimestre con una contracción del 9,2%, claramente inferior a la del trimestre anterior (-20,9%) y a la experimentada por su homologo nacional (-11% vs -27,5%, 2º trim). Este mejor comportamiento relativo gracias a proyectos pre-COVID encuentra su razón de ser en el incremento que experimentaron los visados de obra en el tercer trimestre del 2019 (8,9%) y cuyo periodo de ejecución se extiende a una media de cuatro trimestres vista. A ello ha contribuido también la relajación del levantamiento de las restricciones impuestas por las ordenanzas municipales para la temporada de verano, una circunstancia que ha facilitado al sector la creación de ocupación (1,8% vs -4,1%, 2º trim.).

 

La incertidumbre y las bajas expectativas congelan el consumo y lastran la inversión

Desde el punto de vista de la demanda, el ritmo de crecimiento del consumo se ha contraído un 31,3%, tasa que, a pesar del efecto positivo derivado de la relajación inicial de las medidas restrictivas, la mayor libertad de movimiento y el descenso de los precios de consumo (-0,6% vs -0,8%, 2º trim.), se ha visto perjudicada por la factura laboral (-13% vs -13%, 2º trim.) y los efectos asociadas sobre el patrón de consumo tanto de residentes como de no residentes. No en vano, las ventas minoristas han descendido (-15,9%), en un contexto en que el gasto de no residentes se ha reducido cuatro terceras partes (-82,4% vs -99,4%, 2º trim.).

Por otro lado, a pesar de la amplitud de las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) y por el gobierno nacional, la inversión ha continuado lastrada, y ha sufrido una contracción del 17,6% (vs -24%, 2º trim.), como consecuencia de la elevada incertidumbre y el descenso en las expectativas empresariales. Y es que, la confianza empresarial ha retrocedido de nuevo (-29,9% vs -37,7%, 2º trim.), al igual que el número de empresas afiliadas (-10,1% vs -13,1%, 2º trim.) y la demanda de bienes de equipo (-62,2% vs -77,1%, 2º trim). Así mismo, la inversión en construcción ha saldado el tercer trimestre con una nueva reducción de los presupuestos de proyectos de visados de obra (-21% vs -33,1%, 2º trim.).

 

Las Pitiüses, las más perjudicadas por la crisis que también impacta sobre Menorca

La mayor orientación de la estructura productiva de Eivissa y Formentera hacia los servicios explica que el diferencial negativo de crecimiento se haya ampliado, de nuevo, frente al resto de islas. Y es que, el PIB de las Pitiüses ha retrocedido un 34% (vs -40,1%, 2º trim.), claramente por encima del de Mallorca (-29,5% vs -34,8%, 2º trim.), y de Menorca (-29,2% vs -35,7%, 2º trim.). Esta situación se observa en el ámbito laboral, dónde las Pitiüses han destruido ocupación (-21,1% vs -22%, 2º trim.) en mayor medida que Mallorca (-11,5% vs -11,3%, 2º trim.) y Menorca (-13% vs -14,5%, 2º trim.).

Y es que por el lado de la oferta, el sector servicios, y más concretamente las ramas más vinculadas al sector turístico pitiuso, han experimentado la mayor contracción de afiliación del archipiélago (-30,9% vs -25,2%, Menorca). Por el contrario, el sector de la construcción en las Pitiüses ha mostrado un mejor comportamiento en comparación con Menorca, tanto en términos de afiliación (5,2% vs 1%, Menorca), como en la descarga de mercancías de graneles sólidos (-18,8% vs -31,7%, Menorca). En cambio, en el sector industrial han mostrado comportamientos muy semejantes, tal y como indica el retroceso de la demanda eléctrica (-24,3% vs -24,5%, Menorca). Por el lado de la demanda, el consumo pitiuso ha sumado a los efectos derivados de una incertidumbre creciente, el impacto que sobre las expectativas de las familias ejerce el aumento del paro registrado (144,5% vs 97%, Menorca). Unas circunstancias que también han lastrado la inversión, tal y como lo corrobora la reducción en el número de empresas afiliadas (-13,4% vs -10,2%, Menorca).

 

Las perspectivas continúan condicionadas por un entorno todavía altamente desafiante

Los meses de enero y marzo serán decisivos para el 2021, pues (i) la evolución de los rebrotes, (ii) la reapertura turística del archipiélago y (iii) el rol catalizador de la vacuna determinará el ritmo de la recuperación. Con todo, desde CAEB se considera fundamental realizar un planteamiento estratégico de reapertura turística que permita transitar con éxito el periodo prevacunal con una actuación integral, simultánea y armonizada en 4 ejes: territorio, movilidad y fronteras, instalaciones y servicios y actividades en destino.

En este sentido, Carmen Planas ha incidido al destacar que “de cara al año que viene, pues desde CAEB lo que creemos es que es absolutamente necesario que Balears sea eficaz a la hora de resolver tres grandes retos: controlar la pandemia, reabrir nuestra actividad turística y captar fondos europeos. Estos tres retos: salud, turismo y financiación, van a marcar, sin duda, un 2021 incierto en el que la clave será la colaboración público-privada para dar seguridad a empresas y trabajadores. Una colaboración público-privada que es hoy más imprescindible que nunca y de la que depende el futuro de miles de empresas, de decenas de miles de puestos de trabajo y, por lo tanto, de la que dependerá el bienestar de los ciudadanos de Balears”.

“Control sanitario, fondos, bajada de la presión fiscal y planes de reactivación sectorial y de formación, claves para salir de la crisis”

Planas reclama “colaboración público-privada y actuar de forma conjunta e inteligente” para evitar el cierre masivo de empresas y la pérdida de decenas de miles de empleos: “Es una alternativa que no nos podemos permitir ni como sociedad, ni como comunidad”

La economía balear entra en recesión tras sufrir una contracción del 35,6% en el segundo trimestre del año

El impacto de la COVID-19 afecta especialmente en las Pitiüses, si bien Menorca también se ve arrastrada por los efectos de la pandemia

 

Puede ver o descargar IMÁGENES TV con declaraciones de la presidenta de CAEB

Puede escuchar o descargar AUDIO con declaraciones de la presidenta de CAEB

Puede descargar la PRESENTACIÓN del informe de coyuntura del 2º Trimestre de 2020

Puede descargar el INFORME de coyuntura del 2º Trimestre de 2020

Palma, 7 de octubre de 2020.- La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB) ha hecho público en el día de hoy el informe de “Evolución Económica” correspondiente al segundo trimestre del ejercicio 2020, en el que se analizan los impactos derivados del fortísimo shock económico que ha sufrido la economía balear como consecuencia de la COVID-19.

La presidenta de CAEB, Carmen Planas, ha señalado que “los datos de este informe de coyuntura económica, más allá de confirmar la situación técnica de recesión en la que nos encontramos, muestran una contracción económica que es histórica y sin precedentes que alcanza el 35,6% del PIB de Balears y que amplifica la del trimestre anterior (-4,5%)”.

Y es que, el mantenimiento de las restricciones a la actividad y la movilidad asociadas a la COVID-19 iniciadas a finales del mes de marzo hasta bien entrado el mes de junio, no solo ha extendido el shock de oferta, sino que ha alimentado, en una segunda vuelta, un shock de demanda que han conducido al archipiélago a una recesión sin precedentes.

 

El sector servicios el más perjudicado tras la interrupción de la temporada turística

Desde el punto de vista de la oferta, el informe destaca la fuerte afectación del sector servicios que, en el segundo trimestre, ha experimentado una contracción del 37,8% (vs -4,5%, 1º trim), superior a la media balear. Se trata de una caída inédita que se refleja, entre otros, en el índice de la cifra de negocios del sector (-55,5% vs -10,3%, 1º trim.), el tránsito aéreo de pasajeros (-98,1% vs -24,3%, 1º trim.). En este contexto, la destrucción de ocupación (-14,6% vs -0,2%, 1º trim.) ha sido también más intensa que la del resto de sectores, fruto del fuerte descenso de afiliación observado en el conjunto de ramas turísticas (-25,7% vs -4,5%, 1º trim.) tras la interrupción de la campaña de Pascua y el inicio de la temporada turística de verano.

 

La industria ahonda en el terreno negativo por el bloqueo del comercio internacional

El sector industrial ha saldado el segundo trimestre con una reducción del 23,6% (vs -3,2%, 1º trim), afectado tanto por la interrupción de las cadenas globales de suministros como por la paralización de la actividad industrial a nivel regional. No en vano, tanto el índice de producción industrial (-36,1% vs -11,1%, 1º trim.) como el índice de la cifra de negocios del sector (-41,5% vs -9,3%, 1º trim.) han anotado los mayores descensos de la serie histórica, en un contexto de retroceso de la ocupación (-6,5% vs -0,6%, 1º trim.).

 

La construcción tampoco esquiva la recesión

La tasa estimada de crecimiento de la construcción, a pesar de retroceder en menor medida que la de los demás sectores que integran la estructura económica balear, ha sufrido una contracción del 20,9% (vs -5,8%, 1º trim.). Este comportamiento recesivo que se palpa, entre otros, en la evolución negativa de las certificaciones de fin de obra (-31,1%, abril; -20,9%, mayo), ha encontrado un mal aliado en la esfera pública, dado el retroceso de licitación oficial observado a finales del 2018 (-40,7%). Con todo, el hecho de que el sector haya podido reactivar la actividad antes que el resto de los sectores explica que el impacto de la COVID-19 haya sido menor no solo en términos de producción sino también de ocupación, al registrarse una caída de la afiliación (-4,1% vs -3,2%, 1º trim.) inferior a la del resto de los sectores.

 

La incertidumbre y las bajas expectativas desploman el consumo y la inversión

“Vivimos en un entorno de máxima incertidumbre”, ha destacado Carmen Planas. Y, en este sentido, desde el punto de vista de la demanda, tal y como se esperaba, el shock de oferta ha desencadenado en un shock de demanda que ha paralizado las decisiones de gasto e inversión de los hogares y las empresas. Concretamente, el consumo agregado ha sufrido, el segundo trimestre, un descenso del 36,5% (vs -5,2%, 1º trim.), en un contexto donde la capacidad de gasto se ha resentido ante la negativa evolución del mercado laboral, con una caída histórica de la afiliación (-13% vs -0,6%, 1º trim.) y un incremento sin precedentes del número de parados (84,6% vs 4,7%, 1º trim.). Todo ello ha obligado a los hogares a reducir, por un lado, el consumo de bienes duraderos, tal y como se desprende de la matriculación de vehículos (-86,6% vs -63,5%, 1º trim.) y, por otro lado, el consumo de bienes no esenciales, tal y como refleja la evolución de las ventas minoristas (-29,3% vs -3,4%, 1º trim.).

Por otro lado, la inversión ha estado marcada por el bajo nivel de utilización de la capacidad productiva instalada (27,7%), el menor de la serie histórica, en un contexto de elevada incertidumbre. De este modo, en el segundo trimestre, la formación bruta de capital ha retrocedido un 24% (vs -6,1%, 1º trim.), dados los descensos observados tanto en la creación de sociedades mercantiles (-44,3% vs -15,8%, 1º trim.) como en la afiliación de empresas a la Seguridad Social (-13,1% vs -2,6%, 1º trim.). Asimismo, en un clima de baja confianza empresarial (-37,7% vs -34,7%, 1º trim.), la inversión en construcción se ha resentido en todas las categorías a juzgar por la evolución de los visados de obra del mes abril (-39,8%) y mayo (-43,6%).

 

Las Pitiüses encajan peor que Menorca el envite de la COVID-19

Si bien todas las islas han sufrido, por el lado de la oferta, la parálisis de la producción por falta de efectivos laborales o suministros y, por el lado de la demanda, la contención del gasto, el envite de la COVID-19 se ha amplificado significativamente en las Pitiüses como consecuencia, entre otros factores, del nivel de dependencia respecto de las actividades fundamentales para la economía balear. En concreto, el marcador de crecimiento pitiuso ha retrocedido un 40,1% (vs -4,8%, 1º trim.), claramente por encima del menorquín (-35,7% vs -4,7%, 1º trim.).

Y es que, en términos particulares, Eivissa y Formentera han destruido ocupación a un ritmo superior (-22%) a Menorca (14,5%), especialmente en las ramas ligadas al sector turístico (-33,7% vs -29,2%, Menorca).

Por el contrario, el secundario menorquín ha resultado más afectado que el pitiuso, pues la ocupación ha retrocedido en Menorca en mayor medida (-10,9%) que en las Pitiüses (-9,4%).

Por el lado de la demanda, el mayor incremento del paro registrado en las Pitiüses (143,3% vs 3,6%, 1º trim.), en comparación con Menorca (94,1% vs 6,8%, 1º trim.), explica también la mayor afectación de la capacidad de gasto de los hogares pitiusos.

En esta misma línea, el ciclo inversor también ha resultado más dañado en Pitiüses, tal y como indica la caída del número de empresas afiliadas (-18,2% vs -13,8%, Menorca).

 

Un futuro marcado por la incertidumbre

En un contexto, en que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado a la baja las previsiones de crecimiento y ha confirmado que será imposible recuperar las caídas del PIB a lo largo de 2021, la economía balear emerge como una de las regiones más castigadas por la pandemia. No en vano, el mercado laboral se ha resentido considerablemente y se prevé que las tasas de desempleo continúen elevándose como consecuencia, principalmente, de la destrucción de una parte del tejido productivo. Y es que a la preocupación por la pérdida económica generada durante los últimos meses se suma el elevado grado de incertidumbre que predomina sobre (i) la resolución o control de la pandemia y su rol como condicionante de la actividad empresarial y (ii) el ritmo al que se acumularán efectos de segunda vuelta sobre los principales marcadores económicos.

Con todo, es previsible que la actual situación acentúe otros de los desequilibrios estructurales que presentaba la economía balear antes de la crisis, por lo que CAEB recomienda orientar los esfuerzos hacia la mejora de la competitividad global del archipiélago, reforzando las capacidades tanto a nivel individual como colectivo, como única vía para recuperar con rapidez los niveles de actividad pre-crisis y afrontar el escenario post-pandemia lo más reforzados posible.

 

“Los datos que ya vislumbramos en el tercer trimestre remarcarán la recesión de Balears”

Planas ha adelantado a su vez que “los datos que ya vislumbramos que van a marcar la evolución de la economía balear en el tercer trimestre no van a ser mejores y remarcarán la recesión que padecemos en las Islas”.

La presidenta de CAEB ha insistido en que “los datos hacen que nuestra comunidad sea, de lejos, la más perjudicada del país y ante ello es preciso, y de forma urgente actuar con sentido común y a favor de los ciudadanos”.

“Para hacerlo, desde CAEB tendemos la mano a las diferentes administraciones para articular una necesaria colaboración público-privada porque la política no puede estar únicamente centrada en los ERTE”, ha manifestado Carmen Planas.

 

Propuestas “urgentes” para salir de la crisis

“Necesitamos, en primer lugar, rigor sanitario porque controlar la pandemia es completamente prioritario, imprescindible, para poder recuperar la demanda de bienes y servicios como fórmula para reactivar la economía. Pero también necesitamos poner en marcha, de forma urgente, planes sectoriales que sean eficaces para reactivar la economía de las Islas y que actúen como revulsivo para impulsar esta demanda”, ha añadido.

Planas ha demandado “que el Gobierno de España corresponda a la siempre generosa Balears a la hora de asignar la distribución de fondos de los 140.000 millones de Europa y que todas las administraciones sean responsables y copartícipes de la situación renunciando a subir impuestos y entendiendo que la actual presión fiscal nos está ahogando a todos, sobre todos a las pymes y a los autónomos”.

Por otra parte, la presidenta de CAEB ha afirmado que “demostraríamos que tenemos la inteligencia que la situación actual exige si, paralelamente, fuéramos capaces de aprovechar el tiempo para poner en marcha planes formativos que especialicen a nuestros trabajadores para que cuando los motores vuelvan a estar en marcha estemos preparados para despegar”.

“En todos estos factores nos queda mucho por hacer y es preciso hacerlo de forma conjunta, trabajando en la misma dirección y con los mismos objetivos tanto el sector público como el sector privado. Si no actuamos así, de forma conjunta e inteligente, lo que viene es el cierre masivo de miles de empresas y la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo. Y esta es una alternativa que no nos podemos permitir ni como sociedad, ni como comunidad”, ha concluido Carmen Planas.

La economía balear mantiene el pulso

“Balears cerrará 2017 con un incremento en torno al 3,3%, por encima de la previsión para 2018 que estará alrededor del 3%”

Balears avanza al mismo ritmo por tercer trimestre consecutivo (3,3%) apoyada en el aumento del empleo, la reactivación de la inversión y la mejora de las perspectivas

“La economía de Menorca se desmarca de la tónica regional a diferencia de la de Eivissa y Formentera”

Palma, 22 de diciembre de 2017.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Planas, ha dado a conocer el nuevo informe de “Evolución Económica” señalando que “el ritmo de crecimiento de la economía balear transita por una fase de mayor estabilidad apoyado en la firme evolución de las condiciones económicas de fondo”. Prueba de ello es que entre los meses de julio y septiembre Balears ha crecido por tercer trimestre consecutivo a un ritmo interanual del 3,3%.

Carmen Planas ha adelantado así mismo que “con los datos del tercer trimestre la previsión de CAEB es que la economía balear podrá terminar 2017 con un incremento en torno al 3,3%, por encima de la previsión para 2018, año en el que esperamos un crecimiento que estará alrededor del 3%”.

En este sentido, entre los principales factores que están ejerciendo de sostén del crecimiento regional Planas ha destacado “el aumento del empleo y sus beneficios sobre el consumo privado, la reactivación de la inversión y la mejora de las perspectivas económicas del entorno que estimulan la demanda externa del archipiélago”.

 

El crecimiento del consumo privado se sostiene

La presidenta de CAEB ha explicado que “el consumo privado, con un avance estimado del 3,2% en el tercer trimestre, ha crecido al mismo que ritmo que el trimestre anterior, apoyado en la progresión de los salarios (3,8%, 2º trim.), el elevado ritmo de creación de empleo (5,7%) y la contribución del gasto efectuado por parte de los no residentes (12,3%) en un contexto de aumento de la inflación (1,9%, IPC general; 1,7%, IPC subyacente).

 

La demanda de inversión gana pulso nuevamente

“La formación bruta de capital fijo se ha mantenido como el componente de la demanda que más crece en el tercer trimestre, pues ha continuado avanzado a un ritmo robusto del 4% interanual, tal y como ya hiciera el trimestre anterior” ha señalado Planas, quien ha puntualizado que este empuje de la inversión “resulta especialmente palpable en el ámbito de la construcción, de acuerdo con las cifras del presupuesto correspondiente a los visados de obra (51%). Este aumento de la demanda de inversión ha espoleado, a su vez, la dinámica empresarial del archipiélago, pues la afiliación de empresas a la Seguridad Social se ha incrementado en el tercer trimestre (2,9%) nuevamente al mayor ritmo del conjunto estatal (0,5%).

Todo ello se produce, además, en un contexto de mayor contribución por parte de la demanda externa al crecimiento regional, dado que las ventas al exterior del archipiélago se han incrementado (64,1%) de manera significativamente más acusada que las importaciones (29,1%).

 

Los servicios avanzan al mismo ritmo

Carmen Planas ha señalado que “el sector servicios ha contribuido a sostener el marcador regional desde el lado de la oferta gracias al empuje de la actividad turística durante la temporada alta”.

Así, los servicios han crecido en el tercer trimestre a un ritmo del 3,2%, el mismo que el anotado durante el segundo cuarto del año, favorecidos por la creciente llegada de turistas extranjeros –que ha registrado un nuevo máximo (6,8 millones)– y los réditos que este hecho ha arrojado sobre las ramas más estrechamente vinculadas a la esfera turística, tal y como señala el grado de ocupación hotelera (90,7%, julio; 91,1%, agosto; 84,9%, septiembre), el más elevado del conjunto estatal. Además, los servicios inmobiliarios han seguido mostrando una elevada actividad beneficiados por el aumento de la compraventa de viviendas (13,8%), especialmente en el segmento de segunda mano (14,4%).

 

Construcción e industria frenan la aceleración

La presidenta de CAEB ha apuntado que “tanto el sector de la construcción como de la industria han puesto fin en el tercer trimestre a la tendencia a la aceleración que habían venido mostrando durante la primera mitad del año, toda vez que la industria ha crecido al mismo ritmo que el trimestre anterior (2,5%), en sintonía con el agregado regional, mientras que el avance de la construcción se ha moderado levemente (3,6% vs 3,8%, 2º trim.)”.

Este comportamiento se debe, en el caso del sector secundario, a la ralentización de la producción industrial iniciada en el segundo trimestre (2,5% vs 6,2%, 1r trim.) y que se ha concretado en un ligero descenso en el tercero (-1,7%), mientras que en el de la construcción se explica por el tono más moderado mostrado por la inversión en construcción durante el pasado ejercicio (568 millones de euros vs 678 millones de euros, 2015).

 

Menorca se desmarca de la pauta regional

Carmen Planas ha señalado que “a diferencia de Eivissa y Formentera, la economía de Menorca se ha mantenido ajena a la tónica regional de estabilidad del ritmo de crecimiento”.

Y es que “el crecimiento de la economía menorquina se ha acelerado dos décimas en el tercer trimestre (2,9% vs 2,7%, 2º trim), impulsado, desde el lado de la demanda, por el empuje de la inversión, tal y como señala la afiliación de empresas a la Seguridad Social, que se ha incrementado (2,4%) de manera más intensa que en el segundo cuarto del año (1,9%) a diferencia de la evolución observada en el conjunto regional (2,9% vs 3,2%, 2º trim.)”. Al mismo tiempo, desde el lado de la oferta, el mejor comportamiento relativo de la economía menorquina se explica, en gran medida, por la mayor contribución del sector de la construcción, cuya afiliación de trabajadores se ha acelerado (6,6% vs 3,6%, 2º trim.) de manera más marcada que en el conjunto del archipiélago (12% vs 10,7%, 2º trim.)

Por el contrario, la economía de Eivissa y Formentera, si bien se ha mantenido como la más dinámica del conjunto regional, ha evolucionado en sintonía con el agregado y ha avanzado al mismo que el trimestre anterior (3,6%). Desde esta perspectiva, el crecimiento de la economía pitiusa se ha sostenido apoyado, desde la óptica de la demanda, en el pulso del consumo privado –tal y como señala el incremento de la demanda eléctrica (2,7% vs 3,2%, Balears)– así como de la inversión –de acuerdo con el comportamiento de la afiliación de empresas (3% vs 2,9%, Balears)–, mientras que, desde la oferta, la construcción ha ejercido como principal sostén –tal y como indica el aumento de trabajadores afiliados al sector (9% vs 12%, Balears)– junto con los servicios (5,4% vs 5,3%, Balears).

Consulte aquí el INFORME EVOLUCIÓN ECONÓMICA TERCER TRIMESTRE 2017 BALEARS Y MALLORCA

Consulte aquí el INFORME EVOLUCIÓN ECONÓMICA TERCER TRIMESTRE 2017 MENORCA

Consulte aquí el INFORME EVOLUCIÓN ECONÓMICA TERCER TRIMESTRE 2017 PITIUSES

Consulte aquí la Consulte aquí la PRESENTACIÓN EVOLUCIÓN ECONÓMICA TERCER TRIMESTRE 2017

 

La economía balear sigue creciendo pero intensifica su desaceleración

2016-12-20-caeb-ndp-informe-coyuntura-evolucion-economica-3t-2016

Balears creció un 3,4% en el tercer trimestre de 2016, tres décimas menos que el trimestre anterior

La economía de Menorca pierde menos ritmo y Eivissa y Formentera lo hacen de manera más acusada

Palma, 20 de diciembre de 2016.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Planas, ha hecho público el nuevo informe de ‘Evolución Económica’ del Servicio de Coyuntura de CAEB que refleja que “la economía de Balears creció un 3,4% en el tercer trimestre de 2016, tres décimas menos que el trimestre anterior”.

Planas ha señalado que “la economía balear intensifica su desaceleración en el tercer trimestre y confirma el pronóstico que apuntaba a una progresiva ralentización del ritmo de avance a partir del segundo semestre del año”.

CAEB no revisa, por tanto, su previsión de crecimiento para 2016 y la mantiene en una horquilla “entre el 3,4 y el 3,6%” ya que, según ha explicado Carmen Planas, “de los 45 indicadores estadísticos que analiza el Servicio de Coyuntura, el 69,8% sigue mostrando crecimientos positivos, si bien más de la mitad de ellos avanzan a un ritmo menor”.

El ciclo económico balear muestra, además, “un elevado grado de sincronía con la economía española”, que empezó a ralentizarse en el primer trimestre del año, “si bien la desaceleración a nivel nacional (3,2%) es superior a la de Balears que, al mismo tiempo, mantiene un dinamismo superior al de la economía europea, que se encuentra estabilizada en tasas moderadas (1,8%)”.

El consumo pierde empuje por primera vez en cuatro trimestres

“La desaceleración de la economía balear se explica por la menor contribución de la demanda interna y, especialmente, del consumo que ha mostrado, por primera vez en los últimos cuatro trimestres, un menor empuje debido al agotamiento de los vientos de cola y su efecto sobre la capacidad de gasto de los hogares”.

El consumo ha mostrado un menor dinamismo (3,5% vs 3,8%, 2º trim.) como consecuencia de la recuperación de los precios del petróleo, que se ha trasladado al IPC (+0,7%), y la moderación de la creación de empleo, principal factor determinante de la capacidad de gasto de las familias destacando que “las ventas al por menor han crecido a un menor ritmo por primera vez en los últimos cinco trimestres” ha indicado la presidenta de CAEB.

La inversión se desacelera por tercer trimestre consecutivo

Carmen Planas ha incidido en que “la inversión insiste en la pauta de moderación” ya que “ha mantenido en el tercer trimestre la tendencia a la desaceleración que viene mostrando desde principios de año, de acuerdo con la cautela que refleja el sentimiento empresarial”.

La inversión pierde ritmo por tercer trimestre consecutivo, “cediendo cuatro décimas respecto al trimestre anterior (3% vs 3,4%, 2º trim.) en línea con la confianza empresarial que crece (2%) pero mucho menos que hace un año y con la evolución del stock de empresas afiliadas a la Seguridad Social (3%) ya que mientras la creación de sociedades pierde ritmo, se acelera la disolución de empresas”.

Con todo, ha añadido Planas, “esta menor contribución de la demanda interna ha sido compensada, en parte, gracias a la mejora del sector exterior y el aumento de las exportaciones”.

Los servicios se mantienen como motor de la economía balear

Desde el lado de la oferta, los servicios se mantienen como el motor de la economía regional si bien avanzan a un ritmo menor (3,5% vs 3,8%, 2º trim.). Sin embargo, el sector servicios es el ámbito de producción que más crece gracias al impulso que la mayor afluencia de visitantes ha conferido a las ramas vinculadas a la provisión de servicios turísticos, como es el caso del alojamiento hotelero y, paralelamente, los servicios inmobiliarios han seguido beneficiándose de la elevada actividad en la compraventa de viviendas.

Construcción e industria mantienen la evolución del trimestre anterior

Mientras, la construcción y la industria han dado continuidad a la evolución del segundo trimestre. Así, mientras que la construcción ha seguido perdiendo ritmo de avance (2,9% vs 3,4%, 2º trim.), la industria se ha acelerado suavemente, tal y como ya hiciera el trimestre anterior.

“La construcción mantiene la pauta de desaceleración iniciada el primer trimestre tal y como evidencia la evolución de los certificados de fin de obra con descensos acusados tanto en número (-48,1%) como en valor de liquidación (-69,6%)”, ha explicado Carmen Planas.

La industria se acelera progresivamente (1,9% vs 1,8%, 2º trim.) de la mano del aumento de la producción industrial, que consigue sostener los ingresos del sector tras tres trimestres en negativo”. 

Menorca se desacelera menos y Eivissa y Formentera más

“Todos los territorios insulares se mimetizan con la ralentización del agregado regional y si bien todas las islas han participado de la ralentización del marcador de crecimiento balear, ha sido en Eivissa y Formentera donde esta pérdida de empuje se ha producido de manera más acentuada” ha advertido Carmen Planas.

Así, la presidenta de CAEB ha señalado que “la economía de Menorca (3% vs 3,1%, 2º trim.) se modera en menor medida que la media regional (3,7% vs 3,4%, 2º trim.) gracias, fundamentalmente, al mayor impulso de las actividades asociadas a la provisión de servicios turísticos”.

Planas ha detallado varios indicadores que justifican este comportamiento de la economía menorquina como el dato de afluencia de turistas extranjeros (+14,1% en Menorca vs +8,6% de media en Balears), turistas nacionales (+22,5% en Menorca vs +7,7% de media en Balears), o las pernoctaciones hoteleras (+7,4% vs +3,2% en Balears).

Por el contrario, “la economía de Eivissa y Formentera (3,4% vs 4%, 2º trim.) experimenta una desaceleración más intensa como consecuencia del menor pulso relativo de la demanda interna”, ha señalado la presidenta de CAEB.

Planas ha indicado que diferentes indicadores confirman esta tónica como son la demanda eléctrica (-2% en Eivissa y Formentera vs -0,4% de media en Balears), la matriculación de vehículos (-21,7% en Eivissa y Formentera vs +48,1% de media en Balears), o el transporte marítimo de mercancías con una caída de 18,6 puntos porcentuales en Eivissa y Formentera frente a una bajada de 4,8 puntos porcentuales de media en Balears.

Previsiones y vulnerabilidades

La presidenta de CAEB ha pronosticado que “en los próximos meses, la economía balear continuará desacelerándose, al menos hasta finales del primer semestre de 2017”.

Carmen Planas ha señalado que “este proceso de desaceleración del crecimiento balear es inherente al hecho de que la economía ha alcanzado ya los niveles de actividad precrisis y, por lo tanto, está entrando en una fase más madura del ciclo”.

Se corrobora, pues, la previsión de crecimiento realizada a finales del año pasado para 2016 y que situaba el crecimiento de la economía balear por debajo del crecimiento observado en el cuarto trimestre de 2015 (3,6%).

Se reafirma el rol de los servicios como motor de la economía balear, empujados fundamentalmente por las actividades de hostelería, el comercio y las actividades profesionales.

Sin embargo, Planas ha indicado que “la evolución del contador de crecimiento, no está exenta de vulnerabilidades”, advirtiendo que “la composición del crecimiento se debilita por la pérdida de protagonismo de la inversión” y que “la senda de crecimiento descansa sobre la creación de puestos de trabajo y la recuperación de competitividad en costes”.

Por último la presidenta de CAEB ha alertado sobre el patrón de crecimiento de Balears “que otorga un papel secundario a la productividad, que vuelve a retroceder”.

 

Consulte aquí el INFORME EVOLUCIÓN ECONÓMICA 3º TRIMESTRE 2016

Consulte aquí la PRESENTACIÓN EVOLUCIÓN ECONÓMICA 3º TRIMESTRE 2016