CAEB denuncia “la insensibilidad de muchos Ayuntamientos, como Palma, frente a la crisis que sufren empresas, trabajadores y todos los ciudadanos”

Carmen Planas exige que “los ayuntamientos deben cumplir sus obligaciones pactadas en la Mesa de Diálogo Social y en el Plan de Reactivación” 

“Sorprende que Palma no actúe como muchos otros municipios como Ibiza, Calvià, Pollença o Artá, ni tampoco como hacen Madrid, Sevilla, Las Palmas de Gran Canarias, Huelva o Zamora, entre otros”

 

Puede escuchar o descargar audio con declaraciones de la presidenta de CAEB, Carmen Planas.

Puede ver o descargar imágenes TV con declaraciones de la presidenta de CAEB, Carmen Planas.

Palma, 6 de febrero de 2021.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), Carmen Planas ha salido en defensa “de las empresas, de los trabajadores y de todos los ciudadanos”, al denunciar “la insensibilidad de muchos Ayuntamientos, como el de Palma frente a la crisis desatada por la pandemia” al oponerse a considerar la exención de tasas e impuestos municipales y ha exigido que “los ayuntamientos debe cumplir sus obligaciones pactadas en la Mesa de Diálogo Social y en el Plan de Reactivación”.

Planas, mostrando el malestar del sector privado con los ayuntamientos, ha señalado que “sorprende municipios, como Palma, no actúen como muchos otros ayuntamientos como Ibiza, Calvià, Pollença o Artá, ni tampoco como hacen Madrid, Sevilla, Las Palmas de Gran Canarias, Huelva o Zamora, entre otros”.

CAEB no entiende que el Ayuntamiento de Palma haya decidido que no puede dejar exento o suspendido el pago de la tasa de recogida de residuos para los negocios cerrados, ni aplicar reducción alguna, tal como se informó desde la empresa municipal Emaya, escudándose en que la Ley Reguladora de Hacienda Local no contempla estas medidas, mientras que, en contraposición a Palma, otros ayuntamientos como el de Ibiza, Calvià y Pollença, si lo pueden hacer.

Planas ha recalcado que “también, muchos otros Ayuntamientos del territorio nacional ya han aprobado la exención, bonificación total, o reducción de la tasa de residuos durante el periodo del estado de alarma como, por ejemplo, Las Palmas de Gran Canarias, Sevilla, Huelva o Zamora, entre otros”.

La presidenta de CAEB añade que “todos los ayuntamientos, incluido también el de Palma, pueden articular las bonificaciones que sí están expresamente previstas en la Ley de Haciendas Locales y cuya implementación depende exclusivamente de la decisión y voluntad del Ayuntamiento”.

Ibiza aprobó la devolución íntegra de la tasa pagada para los negocios cerrados, aplicando también una reducción automática en 2020 de la tasa pagada en 2019 en porcentajes que varían dependiendo del sector de actividad de cada contribuyente y que, en el caso de los hoteles, es del 33%.

El Ayuntamiento de Calvià aprobó una reducción de la tasa de residuos (tasa de servicio de tratamiento y eliminación de R.S.U.) de hasta un 50% de las tasas para el sector productivo afectado, facilitando además su tramitación mediante un trámite telemático en su página web donde se puede completar la solicitud.

El Ayuntamiento de Pollença aprobó la modificación de las ordenanzas fiscales para suspender el cobro municipal de la tasa sobre la ocupación de terrenos de uso público local (con mesas, sillas, etc.) así como la tasa de recogida domiciliaria y tratamiento de residuos.

“De esta manera, las empresas y negocios más perjudicados por la actual crisis como el pequeño comercio, restaurante, bares, cafeterías y hoteles no tendrán que hacer frente a estos impuestos locales durante los próximos seis meses, esto es hasta el 30 de junio de 2021”, destaca CAEB.

 

Bonificaciones en tasas e impuestos previstas por la Ley de Haciendas Locales

CAEB expone también que incluso, sin estar directamente relacionadas con el COVID-19, los ayuntamientos pueden incluir una bonificación del 20% de la cuota tributaria prevista para entidades que promuevan la gestión de buenas prácticas medioambientales. Municipios como Artá o Calvià aplican bonificaciones a los contribuyentes que se adhieran a programas de reciclaje o buenas prácticas.

En el mismo sentido, podrían aprobarse bonificaciones por la domiciliación del pago de la tasa, prevista en la Ley de Haciendas Locales, en un importe de hasta el 5% de la tasa, como hace Madrid, que bonifica el 5% de la cuota tanto del IBI (impuesto sobre Bienes Inmuebles) como de la tasa de basuras tal como aprobó el ayuntamiento madrileño en el artículo 43de la Ordenanza de Gestión Tributaria o el de Sevilla, que bonifica el 5% de los recibos de los impuestos municipales que se domicilien, teniendo la bonificación carácter indefinido como se contempla en el Artículo 44.1.e de la Ordenanza de Gestión Tributaria.

 

La ATIB avala la devolución de los importes impuestos durante el estado de alarma

CAEB destaca además que la Agencia Tributaria de les Illes Balears (ATIB) en su nota informativa sobre posibles medidas a adoptar en relación con los tributos locales de fecha 17 de abril de 2020 expone las medidas que podrían adoptar los ayuntamientos para compensar o disminuir el importe exigible en concepto de las tasas en los casos en que no se produzca el hecho o acto que determina el establecimiento de la tasa. La ATIB señala que los ayuntamientos pueden hacer uso de lo dispuesto en el artículo 26.3 del TRLRHL (texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales) que prevé que cuando por causas no imputables al sujeto pasivo, el servicio público, la actividad administrativa o el derecho a la utilización o aprovechamiento del dominio público no se preste o desarrolla, procederá la devolución del importe correspondiente.

“Este marco legal da cobertura a la devolución los importes impuestos en el periodo de tiempo de vigencia del estado de alarma, que, se inició el 14 de marzo de 2020”, en virtud de Real decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, y las posteriores medidas que han imposibilitado o limitado el normal desarrollo de la actividad económica.

 

Gestión privada para aminorar costes y no facturar cuando no se presta el servicio

Por último, CAEB recuerda que si la administración pública no puede adaptarse, quizás debería plantearse dejar la gestión de los residuos en manos de gestores privados tal y como se prevé en el artículo 17.3 de la Ley 22/2011 de Residuos, que dispone que aquellos productores de residuos comerciales no peligrosos que no quieran hacer uso del servicio municipal de recogida de basuras, puedan optar por contratar a un gestor privado autorizado que le pueda prestar un servicio más personalizado y acorde a sus concretas necesidades, y desde luego, que no le facture durante periodos en los que no ha realizado actividad alguna, y por tanto, no ha generado residuos.

CAEB muestra su “frontal oposición” a que el Govern prohíba la publicidad de toda actividad empresarial y comercial en zonas urbanas

Con la nueva legislación, el Govern invade competencias propias de los Ayuntamientos y las Ordenanzas Municipales porque prohíbe carteles publicitarios y obliga a solicitar al Consell de Mallorca autorización para instalar carteles informativos (nombre comercial), actividades reguladas hasta ahora por los PGOU y las ordenanzas municipales 

Lejos de “impulsar la actividad económica”, que es el objetivo de ley, se asesta un “duro golpe” que deteriorará aún más la situación de extrema gravedad que sufren la economía balear y las empresas y que, sin duda, tendrá efectos muy negativos para el empleo

Palma, 30 de noviembre de 2020.- La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB) muestra su “frontal oposición” a la nueva normativa impuesta por el Govern que prohíbe la publicidad de las empresas en zonas urbanas al eliminar una excepción fundamental observada hasta ahora en la legislación vigente que permitía la publicidad visible “en las travesías de población, en las cuales la publicidad estará sometida a las Ordenanzas Municipales”.

Además, el texto aprobado obliga a retirar la publicidad antes del 20 de enero de 2021. Asimismo, todas las empresas deben solicitar, antes de dicha fecha, autorización a los Consells insulars para poder tener instalados carteles, de lo contrario, también deberán ser retirados.

Por lo tanto, además de considerar que, con esta nueva legislación, el Govern invade competencias que son propias de los Ayuntamientos y de las Ordenanzas Municipales, CAEB destaca “el grave perjuicio que supone para las empresas de todas las ramas de la actividad que se les prohíba visibilizar y dar a conocer sus ventajas competitivas y cualquier tipo de oferta asestándoles un duro golpe que no servirá más que hace sino deteriorar aún más la situación de extrema gravedad que padecen tanto la economía balear, como las empresas y que, sin duda, tendrá efectos muy negativos para el empleo”.

La crítica se refiere al redactado de la Ley 2/2020, de 15 de octubre, de medidas urgentes y extraordinarias para el impulso de la actividad económica y la simplificación administrativa en el ámbito de las administraciones públicas de las Illes Balears para paliar los efectos de la crisis ocasionada por la COVID-19, y, en concreto, a la disposición final sexta con la que se modifica de facto el artículo 36 de la Ley de Carreteras.

La Ley 2/2020, publicada en el BOIB el día 20 de octubre, modifica el artículo 36 de la Ley 5/1990, de 24 de mayo, de carreteras de la comunidad autónoma de las Illes Balears, de manera que, en contra de lo estipulado, a partir de ahora y según reza la nueva ley “se prohíbe la publicidad visible desde la zona de dominio público de las carreteras integradas en las redes primaria y secundaria, prohibición que, a su vez, no da lugar a ningún tipo de indemnización compensatoria”.

Además, la prohibición afectará “a todos los elementos de la instalación publicitaria, que comprenden la fijación de carteles, inscripciones, formas, logotipos e imágenes, de cualquier tamaño y sus elementos de apoyo”, señala la nueva ley.

Cabe recordar que la Ley General de Publicidad (34/1988, de 11 de noviembre) define como publicidad “toda forma de comunicación realizada por una persona física o jurídica, pública o privada, en el ejercicio de su actividad comercial, industrial, artesanal o profesional con el fin de promover de forma directa o indirecta la contratación de bienes muebles o inmuebles, servicios, derechos y obligaciones”.

Es decir, a excepción de la identidad corporativa de los establecimientos, deben considerarse como publicitarios todos las demás carteles o letreros que tengan instalados o exhibidos las empresas y que sea visibles desde cualquier tramo de las travesías urbanas de las carreteras de la redes primaria y secundaria como, por ejemplo, las travesías de la Ma1c, desde Cas Català hasta el rotonda de Palmanova, la travesía de la Ma15-C, de Manacor, que discurre por la Vía Palma, la travesía de la Ma15-D, a su paso por Son Ferriol o la travesía de la Ma12, desde el Port d’Alcúdia hasta Artà, pasando por los núcleos urbanos de Port de Alcudia y Can Picafort, etc.

Estos carteles (que suelen anunciar rebajas, ofertas, precios, productos, marcas, etc.) deben ser retirados antes del 20 de enero de 2021 y los carteles con la identidad corporativa o marca comercial deberán contar con la pertinente autorización del Consell insular antes de dicha fecha. En caso contrario, la Ley prevé fuertes sanciones en caso de incumplimiento.

El Govern admite la publicidad en vehículos tras recibir la preocupación de la FEBT

CAEB comparte la preocupación mostrada por la Federación Empresarial Balear de Transporte (FEBT) que denunció que el Govern modificara la Ley de Carreteras autonómica para prohibir la instalación de publicidad en los vehículos, a excepción de la de la propia empresa. Ante esta medida, la patronal del transporte integrada en CAEB consideró que esta prohibición “roza lo absurdo”, en un momento de crisis económica en la que los transportistas, y en particular los taxistas, verán imposibilitada la posibilidad de obtener unos ingresos extra por difundir publicidad.

La FEBT consideró que la nueva restricción se anunciara sin aportar “ningún argumento ni razonamiento”, y la calificó como una medida “arbitraria” y perjudicial para el sector de transporte, que ha visto “tremendamente mermada” su actividad por la pandemia.

Ante la preocupación mostrada por la Federación Empresarial Balear de Transporte y, a través de un comunicado, la Conselleria de Movilidad y Vivienda aclaró que los taxis, camiones y autobuses sí pueden llevar publicidad de otros negocios siempre que no sea un elemento que sobresalga del vehículo, como hasta ahora, como una fuente de ingresos más para sus respectivas empresas.

Esta aclaración emitida mediante un comunicado por la Conselleria de Movilidad y Vivienda está en contra de la literalidad de la propia Ley, que prohíbe la publicidad visible desde carretera de manera general, sin prever excepciones de ningún tipo, por lo que para que los vehículos puedan exhibir publicidad visible, debe modificarse el texto de la Ley.

Ejemplos:

Un banco de la calle Joan Miró (FOTO 1) podrá continuar como hasta ahora, y una farmacia situada a 100 metros, al inicio de la calle urbana Calle Andraix, ya del término de Calviá, deberá retirar todos los carteles, a excepción del propio letrero de la farmacia (FOTO 2), que deberá contar con el permiso del Consell, porque la carretera Ma 1-C, que es travesía hasta Palma Nova, tiene su inicio en este punto, con la modificación , los carteles que no sean nombre comercial, estarán prohibidos, a pesar de cumplir la ordenanza de Calviá.

La tercera (FOTO 3) es una foto de un cartel de Ikea, visible desde la vía de cintura, que también deberá retirarse en atención a la nueva normativa que prohíbe la publicidad de toda actividad empresarial y comercial en zonas urbanas.

Foto 1:

La calle Joan Miró acaba justo en el límite de los términos municipales de Palma y Calvià (aprox., en el nº 354). Fotografía de una entidad bancaria que, al estar en una calle municipal, podrá seguir con los carteles publicitarios adosados a sus cristaleras, además del cartel de su marca comercial, siempre que cumpla con las ordenanzas del Ayuntamiento de Palma.

Foto 2:

Negocio situado en el inicio del término municipal de Calvià, en la Carretera de Andratx, donde empieza la Ma1-C (Ca’s Català – Palmanova). Hasta ahora, se permitía la publicidad en travesías (tramo de la Ma1-C que discurre por suelo urbano). Este primer local está a pocos metros del que se observa en la foto anterior. Con la modificación de la ley, sólo se permitirá el cartel de su nombre comercial o razón social (Farmacia Ldo. …), que, además, deberá ser objeto de solicitud de autorización al Consell de Mallorca, a pesar de estar en urbano. Todos los carteles publicitarios adosados a los cristales deberán ser retirados antes del 20 de enero de 2021. La falta de la autorización o la no retirada de los mismos, supondrá el inicio de expedientes sancionadores.

Foto 3:

Fotografía de una gran superficie comercial ubicada en el entorno de la Ma-20, con carteles publicitarios visibles desde una travesía (tramo de la Vía de Cintura que discurre por suelo urbano).

Sólo podrá exhibir su nombre comercial, previa autorización del Departamento de Carreteras del Consell de Mallorca. El cartel publicitario con la oferta anunciada, en virtud de la modificación llevada a cabo por la Ley 2/2020, de 15 de octubre, deberá retirarse.