CatalanEnglishGermanSpanish

Los salarios crecen por encima de la inflación y mejora el poder adquisitivo de las familias

Favorece, por tanto, que el consumo privado contribuya a mantener la senda de crecimiento de la economía regional a lo largo del ejercicio

La desaceleración de los precios energéticos y los alimentos no elaborados contribuye a contener la inflación 

Puede escuchar la valoración de la presidenta de CAEB, Carmen Planas sobre el Plan de Empleo presentado hoy por el Govern

Palma, 15 de julio de 2019.- Los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) relativos al índice de precios de consumo (IPC) indican que la inflación ha continuado desacelerándose durante la primera mitad del año. Prueba de ello es que el IPC ha avanzado a lo largo del primer semestre a un ritmo interanual medio (0,7%) inferior al anotado el ejercicio anterior (1,5%), una evolución que se ha hecho especialmente palpable en el mes de junio (0%).

Esta circunstancia se achaca, principalmente, a la progresión más contenida que a lo largo del primer semestre han registrado algunos de los precios más volátiles de la cesta de consumo, como son los de los alimentos no elaborados (1,9% vs 2,7%, 2018) y los vinculados a la energía, como carburantes y combustibles (2,2% vs 7,1%, 2018). Particularmente, detrás del comportamiento de los precios energéticos, se encuentra, sin duda, el mayor grado de estabilidad que muestra el precio del petróleo tras los episodios de elevada volatilidad experimentados en los últimos ejercicios. No en vano, la cotización del barril Brent, el crudo de referencia en Europa, se ha mantenido durante la mayor parte del primer semestre en valores inferiores a la barrera de los 70 dólares por barril (65,7$, junio), a diferencia del pasado ejercicio, cuando el precio llegó a sobrepasar los 80 dólares por barril (81,6$, noviembre). Este hecho ha contribuido a que la contención de los precios esté siendo percibida por los consumidores, pues el indicador que aproxima el comportamiento de los precios de aquellos de bienes de compra más frecuente también ha avanzado durante el primer semestre (1,2%) a un ritmo inferior al del año anterior (1,8%).

En este contexto, cabe señalar que si se contabiliza la trayectoria de los precios sin los elementos más volátiles como la energía o los alimentos no elaborados –lo que se conoce como inflación subyacente–, la progresión de los precios entre enero y junio ha mostrado una evolución aún más contenida (0,4%) que el índice general. La inflación se mantiene, por tanto, alejada del objetivo de estabilidad de precios del Banco Central Europeo (2%), una circunstancia que se espera tenga continuidad durante los próximos meses en un contexto de progresiva desaceleración de las economías europeas, entre ellas la de Balears, y donde la política monetaria conservará un perfil marcadamente acomodaticio en la zona del euro, con los tipos de interés situados en mínimos históricos (0%) al menos hasta la segunda mitad del próximo año.

 

Se refuerza el poder adquisitivo de las familias

En este contexto, CAEB apunta que, a tenor de la evolución de la inflación, la progresión de los salarios durante la primera mitad del año ha contribuido a reforzar el poder adquisitivo de las familias. Según la última estadística disponible, los convenios registrados hasta el mes de junio incorporan un incremento salarial medio pactado del 1,98%. Por su parte, durante el primer trimestre, el coste salarial medio mensual (1.771,75 €), se ha incrementado un 1,1% respecto al mismo periodo del año anterior, avance que supera con creces la inflación acumulada durante este periodo (0,7%).

Ello beneficia la capacidad de gasto de las familias y favorece, por tanto, que el consumo privado contribuya a mantener la senda de crecimiento de la economía regional a lo largo del ejercicio.

 

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.