CatalanEnglishGermanSpanish

La opinión experta de Cuatrecasas: Sobre la dotación de medios ergonómicos al personal que presta servicios a distancia

La reciente Sentencia nº 4779/2023 de la Audiencia Nacional de 3 de octubre de 2023 resuelve la siguiente pregunta:

Si el personal que presta servicios presencialmente dispone de una silla ergonómica, ¿es discriminatorio o incumple la normativa en materia de PRL no entregársela a los trabajadores a distancia?

En efecto, la citada sentencia resuelve la demanda de conflicto colectivo formulada por la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de la Unión General de Trabajadores (FeSMC-UGT, cuya pretensión era que se declarase que la empresa tiene la obligación de facilitar al personal que presta servicios a través de la modalidad de teletrabajo la silla ergonómica que sí proporciona a los trabajadores que prestan servicios de manera presencial.

Los argumentos principales en los que el sindicato sustentó su demanda son los siguientes:

  • La negativa de la empresa a proporcionar la silla ergonómica vulnera el principio de igualdad de trato entre los trabajadores presenciales y los teletrabajadores, establecido en el artículo 4.1 de la Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia (LTD).

Recordemos que dicho artículo establece que “las personas que desarrollan trabajo a distancia tendrán los mismos derechos que hubieran ostentado si prestasen servicios en el centro de trabajo de la empresa, salvo aquellos que sean inherentes a la realización de la prestación laboral en el mismo de manera presencial (…)”.

  • Asimismo, el sindicato demandante postuló que la silla ergonómica era una medida de seguridad y salud necesaria para todos los trabajadores que prestan servicios en remoto, de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 15 y 16 de la LTD, que se refieren al derecho a la prevención de riesgos laborales, y en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de riesgos laborales (LPRL).

La Audiencia Nacional, sin embargo desestima ambas pretensiones, resolviendo que el principio de igualdad de trato entre trabajadores presenciales y teletrabajadores contenido en la LTD no se extiende al tipo de asiento que se utiliza para la prestación de servicios.

Argumenta la Sala que los artículos 7, 11 y 12 de la LTD, que se refieren a la dotación de medios para la prestación de servicios en régimen de teletrabajo, admiten que éstos sean objeto de negociación individual o colectiva. Así, la libertad de negociación en cuanto a la dotación de medios que permite la LTD vendría a ratificar que los medios o herramientas de trabajo de los trabajadores a distancia no deben ser exactamente idénticos a los de los trabajadores presenciales.

En el caso sometido a consideración de la Audiencia Nacional, ni en los acuerdos de teletrabajo suscritos ni en el convenio de aplicación se establecía la obligación de proporcionar una silla ergonómica a todos los “teletrabajadores”, por lo que el motivo es desestimado.

En segundo lugar, la Audiencia Nacional también rechaza que la entrega de una silla ergonómica con carácter generalizado a todos los “teletrabajadores” constituya una medida de prevención de riesgos aplicable con carácter general.

Al respecto, se valoró que la empresa acreditó en el acto de juicio que (i) imparte formación en materia de prevención de riesgos laborales a los trabajadores a distancia, (ii) efectúa evaluaciones de riesgos laborales individuales a dichos trabajadores y (iii) que provee de material ergonómico a los trabajadores que lo reclamen, previo informe del servicio de prevención.

A pesar de su novedad, esta Sentencia no es la primera en la que la Sala aborda el principio de igualdad entre trabajadores a distancia y teletrabajadores.

En efecto, en sus Sentencias de 30 de junio y de 22 de septiembre de 2021 también en procedimientos de conflicto colectivo, la Audiencia Nacional resolvió que la igualdad de condiciones de trabajo contenida en el art. 4.1 de la LTD sólo es predicable respecto de aquellas condiciones de trabajo que no sean inherentes a la presencialidad o al trabajo a distancia, rechazando así por ejemplo que las personas trabajadoras que prestan servicios en remoto tengan derecho a reclamar aquellos conceptos retributivos vinculados a la presencialidad, como pudiera ser el caso del “plus transporte”.

Ahora bien, la sentencia de la Audiencia Nacional nº 4779/2023 supone un pronunciamiento novedoso que sirve como criterio orientador a las empresas cuya plantilla presta servicios en la modalidad de teletrabajo y, asimismo, nos recuerda que debe respetarse el principio de igualdad de trato entre teletrabajadores y trabajadores presenciales. Este pronunciamiento invita por tanto a que las empresas revisen si las diferencias en las condiciones de trabajo entre ambos colectivos pueden resultar discriminatorias para los teletrabajadores.

 

Autora: Tatiana Muñoz