CatalanEnglishGermanSpanish

La opinión experta de Cuatrecasas: Si la persona trabajadora que sufre un accidente o enfermedad teletrabaja, ¿es accidente laboral?

La mayor implantación del trabajo a distancia a raíz de la pandemia del COVID-19 está teniendo su reflejo en las controversias que se someten a la decisión de los jueces y tribunales.

 

En anteriores post ya analizamos las implicaciones que el trabajo a distancia tiene sobre la evaluación de riesgos del puesto de trabajo, por lo que en el post de este mes abordaremos varias sentencias recientes sobre la calificación como accidente de trabajo de situaciones acaecidas mientras el trabajador estaba prestando servicios desde su domicilio.

 

La Sentencia más reciente dictada sobre esta materia es la Sentencia núm. 297/2022 del Juzgado de lo Social de Cáceres de 26 octubre de 2022. En este caso, la persona trabajadora había sido contratada para realizar funciones de teleoperadora y sufrió un accidente al salir del cuarto de baño de su domicilio y tropezar en el pasillo, cayendo al suelo y sufriendo un traumatismo en el codo y en la parrilla costal derecha.

 

Pues bien, en este caso el Juzgado estima que acudir al baño durante la jornada de trabajo en el domicilio no rompe el nexo causal entre el accidente y el trabajo. Por ello, debe entenderse que el accidente se produjo con ocasión o por consecuencia del trabajo y que resulta de aplicación la presunción iuris tantum establecida en el artículo 156 de la Ley General de la Seguridad Social (“LGSS”). Es decir, que habiéndose producido el accidente en tiempo y lugar de trabajo, se presume, salvo prueba en contrario, que las lesiones derivadas del mismo son constitutivas de accidente de trabajo. Atendiendo a lo anterior, considera que el accidente fue laboral.

 

En dicha Sentencia, el Juzgado de lo Social apunta varias cuestiones muy interesantes. La primera, que no es posible dar una solución genérica o universal a los accidentes sufridos durante la jornada en teletrabajo (debiendo analizarse las circunstancias concurrentes en cada caso) y que podría entenderse roto el nexo causal entre el trabajo y el accidente si durante el tiempo de trabajo una persona trabajadora se corta accidentalmente con un cuchillo en la cocina. La segunda, que no se trata de dispensar un mejor trato a quien teletrabaja, sino de evitar su desprotección cuando la persona trabajadora debe atender una necesidad fisiológica.

 

Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, en su sentencia núm. 988/2022 de 25 de febrero de 2022 niega el carácter laboral del accidente sufrido por una persona trabajadora que, tras remitir un mail a su superior jerárquico indicándole que había terminado el encargo y que se pone con otros asuntos, coge una segunda pantalla de un estante para trabajar y sufre un tirón en el hombro que resulta en una incapacidad temporal de dos meses de duración. Apenas 30 minutos después de enviar el citado correo electrónico la persona trabajadora acude a la mutua.

 

En este caso, tanto el Juzgado de instancia como el Tribunal Superior de Justicia consideran que no puede declararse que se trate de un accidente laboral porque (i) no se acreditó que la lesión del hombro ocurriera en el domicilio, valorando para ello que los correos electrónicos pueden enviarse desde cualquier lugar, y (ii) que aunque sí hubiera ocurrido en su domicilio, no se ha acreditado que realmente el accidente se produjera al mover una pantalla de ordenador.

 

Si bien puede sorprender que en este caso el Juzgado y el Tribunal exigieran la acreditación de las circunstancias en que se produjo el accidente, máxime cuando tratándose de teletrabajo, dicha prueba puede resultar complejísima de obtener, debemos destacar que, en nuestra opinión, la desconfianza del Tribunal ante la versión de la trabajadora deriva del hecho de que la versión del accidente que dio la demandante ante la mutua y la contenida en la demanda difieren.

 

Por último, nos gustaría destacar la Sentencia núm. 199/2021 del Juzgado de lo Social núm. 3 de Girona de 12 de noviembre de 2021. En esta resolución, el Juzgado sí estima la demanda interpuesta por la persona trabajadora y declara que el ictus sufrido durante la jornada de teletrabajo tiene la consideración de accidente laboral.

 

En concreto, el Juzgado estima que la enfermedad sufrida no excluye, por su propia naturaleza, que su origen pueda ser laboral y que al no haber desacreditado la empresa la presunción establecida en el artículo 156 LGSS que hemos mencionado anteriormente, no puede descartarse que el trabajo fuera un factor desencadenante o coadyuvante del ictus.

 

A través de las anteriores resoluciones judiciales vemos cómo la defensa del origen común del accidente sufrido o enfermedad que se manifiesta mientras la persona trabajadora presta servicios en régimen de trabajo a distancia o teletrabajo debe efectuarse de manera individualizada, adecuándose a las circunstancias que concurren en cada caso.

 

 

 

 

Autora: Tatiana Muñoz Sánchez