La economía balear continúa desacelerándose y el crecimiento durante el primer trimestre baja al 2%

La ralentización es más acusada en Menorca y en Ibiza y Formentera

El esfuerzo inversor empresarial amortigua la ralentización que acusa especialmente el consumo privado  

La pérdida de ritmo es compartida por todos los sectores

CAEB aboga por alcanzar “un gran pacto público privado para la modernización y la transformación productiva de la economía de Balears ante un escenario trufado de riesgos” 

 

Puede descargar el audio con declaraciones de la presidenta de CAEB, Carmen Planas pulsando aquí.

Puede descargar las imágenes para TV en HD, con declaraciones de la presidenta de CAEB, Carmen Planas, pulsando aquí. (Archivo compartido por enlace de OneDive, necesitará disponer de cuenta de correo vinculada a Microsoft ya sea Outlook o Hotmail).

Puede descargar el INFORME_Evolucion_Economica_13_1T2019 pulsando aquí

Puede descargar la PRESENTACIÓN_EVOLUCIÓN ECONÓMICA 13_1T2019

Palma, 24 de julio 2019.- La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Planas, ha dado a conocer en el día de hoy el nuevo informe de “Evolución Económica” correspondiente al primer trimestre del ejercicio 2019, el cual constata que la economía balear ha dado continuidad durante el primer cuarto del año a la senda de desaceleración que mantiene desde los primeros compases de 2018 con un crecimiento medio del 2% interanual, dos décimas menos que el trimestre anterior (2,2%). El informe puntualiza, en este sentido, que la ralentización del crecimiento experimentada entre los meses de enero y marzo (-0,2 pp) ha resultado inferior a la del cuarto trimestre del pasado ejercicio (-0,3 pp), así como a la del tercero (-0,4 pp), lo que indica que la economía se desacelera a un ritmo cada vez más suave.

Esta evolución se sitúa en sintonía con la trayectoria de las principales economías del entorno, ya que la zona del euro ha avanzado en el primer trimestre al mismo ritmo interanual que el trimestre anterior (1,2%), mientras que el crecimiento de la economía española apenas se ha acelerado una décima (2,4% vs 2,3%, 4º trim.).

El consumo privado crece a un menor ritmo

Entre las causas que explican la desaceleración del crecimiento desde el punto de vista de la demanda, la presidenta de CAEB ha señalado, principalmente, al consumo de los hogares, que en el primer trimestre ha crecido a una tasa estimada del 1,8% interanual, dos décimas menos que el trimestre anterior (2%). “Ello se asocia a la moderación del proceso de creación de empleo y su efecto sobre la capacidad y la propensión al gasto de los hogares”, ha indicado Planas, quien ha añadido que “este efecto se está viendo mitigado, en parte, gracias al aumento de los salarios”, en referencia al incremento de los costes salariales registrado durante el pasado ejercicio en Balears (3,4%), el más elevado del territorio nacional (1%). Como resultado de este menor empuje, los precios finales muestran una trayectoria cada vez más contenida, tal y como se observa en la evolución del Índice de Precios de Consumo (IPC), que entre enero y marzo ha anotado el menor avance de los últimos diez trimestres (0,8%).

El esfuerzo inversor empresarial mantiene el pulso

En este contexto, la inversión se erige en el componente de la demanda que más está contribuyendo a suavizar la desaceleración del ritmo de crecimiento de la economía, ya que durante el primer cuarto del año ha avanzado a la misma tasa interanual que en el trimestre anterior (3,5%). Respecto a esta cuestión, Carmen Planas ha destacado, particularmente, “el esfuerzo inversor empresarial es el que está amortiguando la ralentización de la economía en estos momentos”. Añadiendo que “el aumento de la inversión en construcción que refleja el presupuesto de visados de dirección de obra (9,9%) y el incremento de la demanda de bienes de equipo que se observa en los datos de importación (59%) y producción industrial (10,4%)”.

Al mismo tiempo, los datos agregados de exportaciones e importaciones indican que el intercambio de bienes del archipiélago con el exterior ha derivado durante el primer trimestre en un déficit comercial de 29 millones de euros, lo que contrasta con el saldo positivo que la balanza comercial de bienes había registrado durante los dos trimestres anteriores.

Los servicios ceden ritmo de avance

Desde el punto de vista de la oferta, la evolución de la economía balear responde, en gran medida, al crecimiento más moderado que se observa en el sector servicios, cuyo ritmo de avance para el primer trimestre se ha estimado en el 2% interanual, dos décimas menos que en el último cuarto del pasado ejercicio (2,2%). Este comportamiento del sector servicios se atribuye, principalmente, al consumo privado y al menor dinamismo que se observa en las ramas más directamente orientadas al turismo tras los elevados niveles de actividad alcanzados en los últimos años. En este sentido, durante el primer trimestre la afiliación de trabajadores ha crecido en las ramas más estrechamente vinculadas a la actividad turística a un ritmo medio (0,4%) más moderado que el trimestre anterior (1,9%) e inferior a la media regional (2%).

Industria y construcción comparten la pauta regional

“La construcción ha experimentado la desaceleración más acentuada, aunque se mantiene como el sector que más crece en Balears” ha señalado la presidenta de CAEB en referencia a la pérdida de cinco décimas en el ritmo de crecimiento de la construcción durante el primer trimestre hasta situarse en el 4,3% interanual (vs 4,8%, 4º trim.), una evolución que ha asociado “con el proceso de recuperación en el que aún se encuentra el sector”. Al mismo tiempo, la industria balear ha cedido dos décimas en el ritmo de avance durante el primer trimestre hasta situarlo en el 1% (vs 1,2%, 4º trim.), un hecho que, según Planas, se produce “como consecuencia de la trayectoria descendente de la producción industrial, que ha retrocedido por segundo trimestre consecutivo”.

Ralentización más acusada en Menorca y en Ibiza y Formentera

La desagregación territorial de la coyuntura económica revela que la pauta de desaceleración se ha hecho extensiva a los diferentes territorios insulares del archipiélago. En este contexto, Menorca ha experimentado la ralentización más acusada (1% vs 1,4%, 4º trim) debido, fundamentalmente, al menor pulso que han evidenciado algunas de las actividades más representativas de la estructura productiva menorquina. Y es que la marcha del empleo ha perdido fuelle tanto en la industria agroalimentaria (-7,1% vs -5%, 4º trim) como en el comercio (-4% vs -2,6%, 4º trim.), actividades, ambas, que cuentan una importancia relativa mayor en Menorca que en el resto de islas.

Por su parte, la economía de Eivissa y Formentera ha experimentado una moderación de tres décimas en el ritmo de crecimiento (2,5% vs 2,8%, 4º trim), el cual se aproxima gradualmente a la media regional. Ello se achaca, principalmente, a que Eivissa y Formentera están acusando en mayor medida la desaceleración del crecimiento en las ramas turísticas, pues estas actividades tienen un peso mayor en ambas islas que en el resto del archipiélago.

Un gran pacto público privado ante un escenario trufado de riesgos

Para finalizar, la presidenta de CAEB ha señalado que “la actual coyuntura económica no está exenta de riesgos”, entre los que ha destacado “las tensiones geopolíticas y comerciales que afectan al comercio y al precio del petróleo, del cual el sistema energético es altamente dependiente; el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea y la ralentización de las economías del entorno, que afectan a la demanda turística; y el progresivo debilitamiento de las expectativas de los hogares y las empresas”. Por todo ello, ha recalcado la necesidad de que “Balears aborde las reformas estructurales que permitan aumentar la resiliencia ante factores externos y reforzar, así, la senda de crecimiento”.

Planas ha recalcado que “desde CAEB creemos que es necesario un gran pacto público privado para la modernización y la transformación productiva de la economía de Balears, y que es preciso recordar a los representantes políticos la necesidad de situar, de manera clara y evidente, a las empresas, y en especial, a las pymes en el eje central de las políticas económicas, porque no solo se está desacelerando la economía sino que a la vez, la creación de empleo está también perdiendo empuje”.

“Balears tiene por delante importantes retos que debemos afrontar, juntos, desde el sector público y el sector privado, de forma dialogada y consensuada y eso es lo que pedimos a las nuevas administraciones tras las elecciones: diálogo para alcanzar consensos que sean beneficiosos para los ciudadanos y para un desarrollo económico de las islas que, como estamos comprobando, está perdiendo ritmo”.

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.