CatalanEnglishGermanSpanish

Entrevista OK Baleares: «La recuperación de Baleares es más intensa porque es la región que más ha sufrido»

Por Andreu Vidal.

Carmen Planas (Palma, 1952) es la presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares desde 2014. Licenciada en Farmacia por la Universidad de Navarra, fue directora de la Clínica Planas, fundada por su abuelo Vicente Planas Rosselló, y presidenta del Consejo de Administración del Grupo. Además, es vicepresidenta de CEPYME, de la Cámara de Comercio de Mallorca, de la Federación Nacional de Clínicas Privadas y presidenta de la Unión Balear de Entidades Sanitarias.

P.-¿Cuál es la situación de las empresas de Baleares tras dos años de pandemia?

R.-Nuestro crecimiento es el más intenso, porque somos la región que más ha sufrido las consecuencias de la pandemia. Dependemos del sector servicios y del turismo. Por eso somos la autonomía con la recuperación más intensa durante el segundo trimestre de 2021, aunque ahora se ha ralentizado y poco a poco se irá normalizando. Aunque nos preocupa que tenemos una inflación muy alta y esto, sumado a la sexta ola, está creando incertidumbre.

P.-¿Cuáles son las previsiones para 2022?

R.-No lo sabemos, porque hay muchos factores que ahora mismo nos impiden valorar cómo evolucionará este año. Si nos atenemos a cómo ha sido 2021, creemos que habrá una recuperación progresiva a lo largo del 22 y del 23. Es cierto que las empresas de Baleares ahora están por encima de la media nacional en crecimiento, pero porque somos las que más sufrimos.

P.-La incertidumbre, la inflación, los costes energéticos. ¿Cómo está afectando todo esto a las empresas de las Islas?

R.-Son crisis que están aquí y en todo el mundo. Creemos que el precio de la energía se recuperará a partir de junio y si no es así, será muy malo. La inflación es preocupante, pero por ahora sólo es coyuntural, por la situación que vivimos. El problema será si se convierte en estructural, que entonces sería mucho más perjudicial para las empresas y los trabajadores.

P.-¿Cómo está afectando a la inversión y al desarrollo de nuevos proyectos?

R.-Está haciendo que los empresarios se lo piensen mucho. Nosotros siempre decimos que lo que queremos es que haya seguridad jurídica. De esta forma, las empresas de fuera y las de aquí se pueden animar a seguir invirtiendo y aumentando el crecimiento económico. Otro problema añadido a la inflación es que repercutirá negativamente a los salarios de los convenios que se negocien a lo largo de este año.

P.-¿Qué debería hacer el Govern para ayudar y evitar que esta situación dañe a las empresas?

R.-Es fundamental la colaboración público privada. Que a la hora de hacer leyes cuenten con el sector privado y empresarial. Y sobre todo que haya seguridad jurídica y no aumenten la presión fiscal, que en España es muy alta. Tendrían que reducir la carga impositiva a todas las empresas para ayudar a los empresarios.

P.-¿Necesita Baleares un Régimen y una fiscalidad especial?

R.-Deberían tener en cuenta el precio de la insularidad, que es un coste añadido para todas las empresas de Baleares. El famoso REB no ha llegado y se ha quedado en un cajón de sastre. Pues deberían ejecutarlo, junto con la parte fiscal. Es muy necesario y sería importante que lo tuvieran en cuenta.

P.-¿Se tiene que cambiar el modelo económico de las Islas para no depender tanto del turismo?

R.-Yo creo que no. Lo que hay que cambiar es el concepto de turismo. Apostar por la calidad de los productos que tenemos, mejoras en la infraestructura, conservar el entorno. Creo que es un proceso de transformación que llevará su tiempo. También debemos apostar por el conocimiento, el talento, que la gente esté formada y que haya formación dual. Que tengamos personas capacitadas para ocupar puestos de trabajo.

P.-Para que las empresas encuentren los perfiles que buscan

R.-Por ejemplo, el sector náutico a los mejor necesita mecánicos y no hay o los que hay no hablan inglés. Hay que apostar por el conocimiento y por el talento. Es algo en lo que el Govern tendría que ayudar.

P.-¿Puede Baleares atraer a empresas para que diseñen sus productos y desarrollen todo el trabajo intelectual aquí?

R.-Yo creo que sí. Además, hay mucha gente que con el teletrabajo está cambiando de residencia, sobre todo europeos. Hay posibilidades si hay emprendedores y proyectos. Las empresas tecnológicas del Parc Bit son un claro ejemplo. Lo que pasa es que los empresarios necesitan tener una seguridad jurídica, unas rebajas fiscales y unos convenios colectivos que se adapten al momento en que haya flexibilidad.

P.-¿Cuál es la postura de CAEB sobre la reforma laboral?

R.-La misma que la de CEOE. En realidad no es una reforma ni una contrareforma, sólo han cambiado algunos aspectos de la ley del PP de 2012. No estamos contentos al 100%, porque este no es el acuerdo que habríamos deseado, pero siempre hay partes que pierden y otras que ganas. Este mantiene algunas cosas importantes, como la flexibilidad en la empresa a la hora de contratar y se ha tenido en cuenta la temporalidad.

P.-¿Se adapta a la realidad laboral de España y de Baleares en concreto?

R.-Hay un aspecto que es muy positivo, que es el de los fijos discontinuos. Se han tenido en cuenta a nivel de toda España y eso es importante para Baleares, porque somo una economía muy estacional. Esto facilitará que en las Islas y en otras comunidades puedan tener en cuenta esta figura para reducir la temporalidad.

P.-¿Cuál es la hoja de ruta para alcanzar el modelo de empresa sostenible?

R.-Hay que adaptarse a la economía circular y tomar como guía los objetivos de la Agenda 2030. En realidad hay muchas empresas que no lo sabían y ya estaban aplicando algunos de los objetivos de desarrollo sostenible. Somos conscientes de que puede ser más difícil para las pequeñas empresas y por eso hemos elaborado un documento que les sirva de guía. Ante todo, tenemos que utilizar mejor los recursos y adaptarnos a lo que nos está pidiendo el mundo.

 

 

Lee la noticia en OKBaleares.