Discurso Carmen Planas – Presentación vicepresidenta CAEB Menorca

-Presidenta del Consell de Menorca, Susana Mora

-Vicepresidenta de CAEB, Joana Maria Mora

-Alcaldes y alcaldesas de la Isla

-Empresarios, empresarias

-Amigas y amigos

¡Buenos días a todos! Bienvenidos.

Bienvenidos hoy a este sencillo acto de toma de posesión de Joana Mora como vicepresidenta de CAEB por Menorca.

En primer lugar, quisiera daros las gracias a todos por acompañarnos, por respaldar a Joana Maria en este camino recién iniciado como representante de la patronal balear en la isla de Menorca. Hace poco más de un mes que fui reelegida como presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares en un acto celebrado en la Playa de Palma en el que sentí el apoyo de todos los empresarios, de nuestros compañeros.

Y eso es precisamente lo que hoy venimos a transmitir aquí, en Mahón, nuestra total confianza y respaldo a Joana Maria, que tiene ante sí el resto de representar a todo el sector empresarial menorquín; de ser la voz y el nexo de unión con la Administración: Consell, ayuntamientos y también dentro del Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de CAEB, donde la nueva vicepresidenta va a encontrar siempre nuestro apoyo a la hora de trasladarnos todas las necesidades, problemas y sugerencias del tejido empresarial de esta preciosa Isla.

Su trayectoria, tú trayectoria Joana Maria, te avala. Te has hecho con las riendas de la empresa familiar, Juan Mora, una constructora con casi 30 años de trayectoria aquí en Menorca dedicada a la ejecución de toda clase de obras, públicas y privadas, y al transporte público de mercancías. Te has abierto paso en el difícil mundo de la construcción con determinación, la misma que te ha valido para incorporarte al Comité Ejecutivo de CAEB, al grupo de vicepresidentes en los que delego mi máxima confianza.

A lo largo de los 8 años que llevo al frente de la CAEB hemos dotado a la patronal de una estructura y un liderazgo horizontal y compartido, donde han jugado un papel importante tanto las vicepresidencias como las 6 Comisiones de Trabajo creadas. Cada una de las personas que me rodean, incluido mi equipo más cercano entre los que se encuentran los vicepresidentes, han desempeñado y seguirán desempeñando un papel especialmente relevante para el posicionamiento y la defensa de los intereses empresariales.

Como ya he comentado y no me canso de repetir, aunque la CAEB es un trasatlántico que representa a casi 100 asociaciones empresariales, la plantilla y el comité ejecutivo somos como una familia, reducida, cercana, a veces con discrepancias, pero unidos e imprescindible. Cada uno de sus miembros, aquí representados por Joana Maria Mora, juegan un rol fundamental, básico, sin cuyo desempeño el día a día de CAEB sería imposible de cumplir.

Permitidme, llegado a este punto, que tenga unas palabras de sincero agradecimiento a José Guillermo. Díaz Montañés ha formado parte de ese círculo cercano al que me he referido durante los últimos 4 años, en los que ha trabajado desde su posición como vicepresidente en Menorca por la unidad empresarial en pos del desarrollo económico de la isla.

Gracias José Guillermo, por tu predisposición, tu tiempo y asesoramiento en estos años, que han sido para mí una ayuda fundamental. Gracias de corazón.

Gracias a todos y cada uno de los empresarios que con su esfuerzo y constancia aportan riqueza a Baleares, en general, y a Menorca, en particular.

Apoyada en vuestro empeño, la resiliencia demostrada en estos dos años de pandemia, vamos a seguir trabajando duro y sin descanso desde CAEB para todas las empresas de Baleares con un firme propósito: seguir fortaleciendo la economía de estas Islas y convertirla en referente de bienestar económico, social y medioambiental. Seguiremos representando al sector empresarial balear de la mejor manera, siendo vuestra voz, no sólo ante la Administración autonómica y local, sino también en Madrid, haciendo que Baleares tenga una fuerte presencia en:

  • la Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE
  • Y en la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa CEPYME

…  defendiendo los intereses de Baleares ante el Gobierno central.

Además de daros voz y visibilidad, desde nuestro desembarco en CAEB hemos tenido claro que la transformación de esta gran organización debía pivotar sobre tres ejes muy fundamentales:

  1. La modernización, en donde juega un papel fundamental la estrategia de comunicación, a la que situamos en un lugar preferente acorde a las necesidades de las más de 90 organizaciones empresariales que representamos.
  2. El impulso de proyectos propios, que no sería posible sin unas cuentas saneadas, a las que dedicamos especial atención.
  3. Y, fundamental, el consenso empresarial, al que me dedico, nos dedicamos en cuerpo y alma todo el equipo de CABE porque sabemos de su dificultad, pero también tenemos claro que unidos el empuje y la fuerza que tenemos se multiplica.

Decía que hemos atravesado una larga travesía del desierto en forma de pandemia durante dos largos años… Ahora, la economía resurge, aquí en Menorca con un crecimiento superior a la media balear, un 9,8% en 2021. Nos estamos recuperando, SÍ, con el esfuerzo de todos, pero la incertidumbre sigue instalada en el horizonte.

Decía ayer al conocer las cifras del paro del mes de abril, cifras positivas que anticipan una temporada muy buena… Decía que las consecuencias de la invasión rusa en Ucrania o la inflación, los factores externos que no controlamos, no nos permiten relajarnos. La temporada se presenta con muy buenas expectativas, gracias en gran parte al esfuerzo empresarial.

Sé que seguís arrastrando problemas endémicos como el de la conectividad, pero también que os estáis diferenciando como destino turístico con vuestras particularidades, que os convierten en un destino diferencial. En este sentido, desde CAEB defendemos el crecimiento, SÍ, pero crecer mejor, de forma sostenible:

  1. Desde CAEB apostamos por crecer con mayor eficiencia, a través de la tecnología y la innovación.
  2. Porque la mejora de la eficiencia ha permitido la evolución de muchas industrias en las últimas décadas.
  3. Además, el decrecimiento que defienden algunos es incompatible con el deseo de aumentar las rentas (salariales, entre otras), algo que se aleja de nuestro ADN:
  4. Por último, la realidad nos señala que lo necesitamos no es volver atrás, sino precisamente lo contrario, desarrollar más tecnología y más innovación para reducir el impacto negativo de nuestras actividades.

Por tanto, el camino a seguir no está en no crecer o crecer menos, sino en crecer mejor, alineados con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

No es una tarea fácil. Pero no es la primera vez que afrontamos retos de gran envergadura y los superamos. Las Organizaciones Empresariales de Baleares, como parte indisoluble de la sociedad, demandan un cambio basado en el Desarrollo Sostenible. Somos un territorio con un entorno inmejorable, con una riqueza social y cultural difíciles de igualar, multicultural… pero limitado.

Queremos y sabemos competir, estamos preparados para el futuro digitalizado, para seguir siendo referentes turísticos, para fomentar y dar cabida a nuevas industrias… Todo en una economía y sociedad cada vez más globalizada. Competimos global y localmente, y los empresarios lo sabemos mejor que nadie.

Somos los que generamos empleo, riqueza, y también nos preocupamos de cuidar nuestro entorno, el medio ambiente.

Para todo esto, para alcanzar todos estos retos, cuento contigo Joana Maria, cuento con todos los empresarios menorquines… Tendemos la mano a las instituciones públicas para hacer de Menorca una tierra más próspera, menos aislada, abierta al visitante, pero manteniendo sus maravillosas particularidades.

Los empresarios hemos tirado y vamos a seguir tirando de nuestra economía, de la mano de nuestros trabajadores, miramos hacia el futuro con optimismo, siempre viendo el vaso medio lleno…

Como dije hace un par de meses el día de mi reelección…

Seguiremos trabajando EN POSITIVO:

¡Muchas gracias!

Discurso Carmen Planas – Asamblea CAEB 2022/Reelección presidenta

-Delegada del Gobierno,

-Presidente de la Asociación de Trabajadores  Autónomos de España y vicepresidente de CEOE,

-Autoridades, empresarias y empresarios, queridas amigas y amigos.

Gracias, gracias a todos en primer lugar por acompañarme hoy en un día tan especial para mí…

Especialmente a mi familia, quien siempre me acompaña y apoya en todos los retos que asumo, a pesar de robarles parte de su tiempo.

Hoy es el día que, con la confianza renovada de mis compañeros empresarios, arranca mi tercer mandato al frente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares.

Ahora que ya por fin podemos compartir de nuevo espacios y que, gracias a Dios, la pandemia empieza a dejar de marcar nuestras vidas…, estoy muy feliz de poder reunirme con todos vosotros, amigos, y presentaros lo que será mi hoja de ruta de los próximos 4 años y a las personas que me acompañarán en este trayecto.

Os aseguro que cuando asumí la presidencia de este gran buque que es CAEB, en 2014, no podía siquiera pensar que 8 años después volvería a estar frente a todos vosotros para dar continuidad a la labor que desempeño con plena dedicación desde entonces.

Desde ese ya lejano 2014 mi máximo empeño ha sido trabajar duro y sin descanso por todas las empresas de Baleares y con un firme propósito: fortalecer la economía de estas Islas y convertirla en referente de bienestar económico, social y medioambiental.

Durante estos 8 años he aprendido muchísimo de todos y cada uno de vosotros y he tratado de representaros de la mejor manera, siendo vuestra voz, no sólo ante la Administración autonómica y local, sino también en Madrid, haciendo que Baleares tenga una fuerte presencia en:

  • la Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE
  • Y en la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa CEPYME

…  defendiendo los intereses de Baleares ante el Gobierno central.

Además de daros voz y visibilidad, desde que llegué a CAEB tuve claro que la transformación de esta gran organización debía pivotar sobre tres ejes muy fundamentales:

  1. La modernización
  2. El impulso de proyectos propios
  3. Y el consenso empresarial

La modernización no sólo supone estar al día de los cambios aparejados al progreso de la sociedad, sino también dotar al equipo humano, las instalaciones de CAEB y todos sus asociados de los recursos necesarios para ser una organización referente en Baleares.

En este aspecto, considero fundamental la estrategia de comunicación, a la que he situado desde mi llegada en un lugar preferente acorde a las necesidades de las más de 90 organizaciones empresariales que representamos.

  1. El impulso de proyectos propios no sería posible sin unas cuentas saneadas, a las que he dedicado especial atención durante los años que llevo al frente de CAEB…

Para ello, hemos apostado firmemente por fomentar e incrementar la masa asociativa de organizaciones empresariales, a la vez que hemos dejado atrás la formación subvencionada decantándonos por la formación ejecutiva y bonificada.

  1. El tercer eje es quizás el más complicado, el consenso empresarial, soy muy consciente de este gran reto. Unidos somos más y más fuertes, y en esa tarea también me he implicado con convicción y esfuerzo.

Así, en 2014 elaboramos un Plan Estratégico cuyos grandes objetivos eran:

Influir en las Administraciones

  • Representar con voz propia a los asociados
  • Ser referente de opinión, información y conocimiento

Son objetivos plenamente vigentes a los que no dudaré en dar continuidad.

A lo largo de estos 8 años también hemos mantenido una intensa acción de participación institucional y de posicionamiento empresarial. Hemos dotado a la CAEB de una estructura y un liderazgo horizontal y compartido, donde han jugado un papel importante tanto las vicepresidencias como las 6 Comisiones de Trabajo creadas. Estas últimas han desempeñado y seguirán desempeñando un papel especialmente relevante para el posicionamiento y la defensa de los intereses empresariales.

Junto con mis vicepresidentes y presidentes de las comisiones, no quiero olvidarme de…

MI EQUIPO

Aunque la CAEB es un trasatlántico que representa a casi 100 asociaciones empresariales, la plantilla es como una familia, reducida, cercana e imprescindible. Sergio, Pau, Sonia, Fina, Mavia, Marga, Maria, Carmen, Ángeles, Iñaki, Juanmi, Arantxa, Enric, Tomeu, Bea y Sergio… Cada uno de vosotros, que hoy me acompañáis, jugáis un rol fundamental, básico, sin cuyo desempeño el día a día de CAEB sería imposible de cumplir.

A todos y cada uno de vosotros, a todos los que han pasado estos años por la planta 2ª de la calle Aragón 215… ¡GRACIAS!

Gracias por acompañarme, por ayudarme y por hacer el trabajo más fácil y útil para los miles de empresarios que representamos.

Además de toda la labor continua, diaria, de los últimos 8 años me gustaría destacar asimismo varios capítulos clave, como son:

La creación de la Fundación Impulsa, convertida ya en referente de información y conocimiento… una herramienta esencial para el conjunto de la sociedad balear.

De la mano de Toni Riera, su director, al que agradezco su constante implicación, los informes de coyuntura económica de IMPULSA se han convertido en estratégicos tanto para el sector público como el privado, una radiografía de la posición competitiva de las islas.

A lo largo de estos años, en el marco de nuestra Estrategia de Responsabilidad Social Corporativa, hemos puesto en marcha 4 grandes iniciativas:

  • Primero, el Congreso “Responsabilidad Social y Competitividad”, que promueve el compromiso de las empresas con la sociedad.
  • También hemos puesto en marcha el Programa CAEB Facilita, orientado a favorecer la integración socio-laboral de las personas más desfavorecidas y en riesgo de exclusión social.
  • En tercer lugar, cabe destacar la Alianza Empresarial contra la Pobreza Extrema, que iniciamos en 2017 con la Fundación Vicente Ferrer para contribuir a la transformación de una de las zonas más pobres de la India.
  • Y, finalmente, con motivo de la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia, hemos impulsado en Baleares el programa “Empresas que ayudan”, liderado por CEOE a través de su Fundación, para coordinar iniciativas solidarias de las empresas.

Y, por supuesto, no quiero dejar de señalar e insistir en nuestra activa presencia en la CEOE como vocal del Comité Ejecutivo y como vicepresidenta de CEPYME… Además, desde CAEB hemos liderado el compromiso y la acción en Responsabilidad Social Empresarial, lo que me ha llevado a ser nombrada presidenta de la Comisión de Responsabilidad Social Empresarial de CEOE.

Finalmente, también quiero resaltar, como gran altavoz y plataforma para dar visibilidad a los proyectos y éxitos empresariales de las organizaciones de estas Islas, la Gala anual CAEB y el premio al Empresario del Año… que en 2021 recayó en mi admirado Gabriel Barceló, ejemplo de:

EMPRESARIO  con  MAYÚSCULAS.

Llegué a CAEB con intención de dar lo mejor de mí misma y de acompañaros y apoyaros en una lucha incansable por mejorar la competitividad de Baleares. Con humildad y honestidad, creo que hemos hecho un buen trabajo, pero éste no habría sido posible sin el apoyo y el esfuerzo de todos los que conformáis CAEB, como he dicho anteriormente.

Me gustaría tener una especial mención a los vicepresidentes salientes:

  • Eduardo López
  • y José Guillermo Díaz Montañés

… cuya total predisposición y asesoramiento en estos años han sido para mí una ayuda fundamental. Gracias de corazón.

Y, cómo no, gracias especialmente a las personas que repiten y a los que se unen para los próximos 4 años, todos los vicepresidentes que me han acompañado aquí en la tarima hace unos minutos. Gracias una vez más a todos por vuestro tiempo, dedicación y, sobre todo, vuestra generosidad. Sin el apoyo que me brindáis, la gran labor que desarrolla CAEB no sería posible.

Os decía al comienzo de mi intervención que hoy era un día muy especial, muy feliz, por volverme a encontrar con todos y cada uno de vosotros y de poder deciros, mirándoos a los ojos, lo orgullosa que me siento de las empresas a las que represento…

Hoy, si cabe, me siento mucho más fuerte y segura que la primera vez que me dirigí a todos vosotros, hace 8 años, pero con la misma responsabilidad que requiere estar al frente de una entidad como ésta que agrupa a casi 100 organizaciones y asociaciones empresariales. He aprendido mucho de todos vosotros, y espero seguir haciéndolo.

En estos últimos 2 años también hemos aprendido juntos a resistir, aguantar y mirar hacia adelante con una increíble capacidad de resiliencia. Este gran esfuerzo por salir de una pandemia tan desconocida como virulenta, no hubiera sido posible sin vuestro arrojo.

Junto a vuestro valor, hace unos meses, en la Gala del Empresario hablaba de conocimiento, de cooperación, de apertura al cambio y de globalización, pero, sobre todo, de utopía… Decía que mi utopía es hacer de la economía balear una economía innovadora y singular que amplíe nuestras oportunidades de progreso y cultura. La utopía, con unos objetivos a conseguir, en base a ilusiones e ideales, presupone tomar conciencia del camino a recorrer, del esfuerzo, de las inercias a superar y del convencimiento. Y eso es precisamente lo que se espera de nosotros, la sociedad.

En este sentido, quiero y deseo una CAEB prospectiva, que mire lejos; que amplíe su mirada y desconfíe de las ideas preconcebidas; que mire profundo y utilice métodos tan rigurosos y participativos como sea posible. Y, sobre todo, quiero una CAEB que asuma riesgos para superar el acuerdo momentáneo.

De esta manera, en contra de aquellos que defienden el decrecimiento económico, y por tanto la reducción de la producción y del consumo, como la única posibilidad de salvar el planeta les diré:

  1. Desde CAEB, al igual que los países que mejor están afrontando la emergencia climática, apostamos por crecer haciendo las cosas mejor, con mayor eficiencia, a través de la tecnología y la innovación.
  1. Porque la mejora de la eficiencia ha permitido la evolución de muchas industrias en las últimas décadas, lo suficiente como para conseguir una producción mayor con menores inputs y menor impacto ambiental.
  1. Y, además, defender el decrecimiento es incompatible con el deseo de aumentar las rentas (salariales, entre otras), algo que se aleja de nuestro ADN:

¡Somos una organización que trabaja por y para aumentar nuestros niveles de renta!

  1. Por último, la realidad nos señala que lo necesitamos no es volver atrás, sino precisamente lo contrario, desarrollar más tecnología y más innovación para reducir el impacto negativo de nuestras actividades.

Para salvar el planeta no tenemos que retroceder, tenemos que avanzar, y en muchos casos, corregir algunos de los elementos y escalas de valores que nos han llevado a destruirlo. La solución no está en no crecer o en crecer menos, sino en crecer mejor, alineados con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que marca la ONU. Nos enfrentamos a un mundo globalizado donde cada problema o crisis nos concierne a todos, nos acaba afectando a todos.

Venimos de dos años muy duros por culpa de la crisis sanitaria, y ahora nos enfrentamos a las consecuencias de una guerra incomprensible dentro de Europa. Permitidme que tenga un recuerdo muy especial para los millones de ucranianos, algunos miles viviendo aquí, entre nosotros, que sufren la sinrazón de una invasión que nadie esperaba y que nadie entiende.

Sin olvidarnos ni por un segundo del drama humanitario, que es y debe ser la primera de nuestras preocupaciones, no podemos obviar que este conflicto repercutirá también en nuestra economía.

Ya lo estamos viendo, los precios de los carburantes, de la luz… están disparados, y las previsiones pueden saltar por los aires si la guerra se perpetúa. Sin embargo, la grave situación desatada por Rusia contra Ucrania puede variar notablemente estas previsiones… y debemos estar preparados para ello.

Estas crisis, y las que vendrán, son grandes retos para cualquier economía del Mundo, para cualquier empresario, pero aquí tenemos algunos de los mejores, reconocidos nacional e internacionalmente… Vuestro trabajo, empeño y constancia debe servirnos de ejemplo a todos, también a esta casa, la CAEB, la casa de los empresarios.

No es una tarea fácil. Pero no es la primera vez que afrontamos retos de gran envergadura y que salimos vencedores.

Las Organizaciones Empresariales de Baleares, como parte indisoluble de la sociedad, demandan un cambio basado en el Desarrollo Sostenible. Somos un territorio con un entorno inmejorable, con una riqueza social y cultural difíciles de igualar, multicultural, de acogida… pero, obviamente, limitado. Somos gente de palabra, de duro acceso, pero fieles… Nuestras señas de identidad nos han permitido a lo largo de la historia avances significativos hasta alcanzar un nivel de desarrollo en la media de las principales regiones europeas.

Queremos y sabemos competir, estamos preparados para el futuro digitalizado, para seguir siendo referentes turísticos, para fomentar y dar cabida a nuevas industrias… Todo en una economía y sociedad cada vez más globalizada.

Competimos global y localmente… y los empresarios lo sabemos mejor que nadie.

Y así se lo estamos trasladando a las nuevas generaciones, a los jóvenes que ya están inmersos en el día a día de sus empresas y también a los futuros empresarios baleares. Somos los que generamos empleo, riqueza, y también nos preocupamos de cuidar nuestro entorno, el medio ambiente. Con coraje, valentía e ilusión por mejorar, sin miedo a afrontar nuevos retos, con capacidad de aprender a aprender, desaprender, escuchar, enseñar y preguntar.

En los próximos 4 años voy a seguir apostando desde CAEB por tener el mejor producto, en el que todos nos sintamos importantes, y del que todos podamos vivir cómodamente, en libertad. Los empresarios hemos tirado y vamos a seguir tirando de nuestra economía, de la mano de nuestros trabajadores, miramos hacia el futuro con optimismo, siempre viendo el vaso medio lleno…

Seguiremos trabajando EN POSITIVO:

TENEMOS CLARO EL OBJETIVO

TENEMOS LOS MEJORES EQUIPOS HUMANOS

TENEMOS LAS HERRAMIENTAS

Y TENEMOS EL CONOCIMIENTO

Cuento con todos vosotros para seguir construyendo una sociedad emprendedora, entusiasta, vital, sufrida y trabajadora… una sociedad balear tan orgullosa de su pasado y presente, como estoy segura de que lo estará de su futuro.

¡Muchas gracias!

Discurso Carmen Planas – Gala CAEB 2021

 

-Presidenta del Govern,

-Presidenta del Consell de Mallorca,

-Autoridades,

-Empresarias y empresarios,

-Queridas amigas y amigos.

 

-Hoy es para mí un día muy especial. Os confieso que estaba deseando poder volver a compartir esta Gala anual con todos vosotros después de casi dos años especialmente difíciles.

 

-Hace un año, en este mismo Teatro y en la distancia por las restricciones sanitarias provocadas por la Covid-19, os rendíamos homenaje como “héroes” que habéis sido durante la pandemia.

 

 -Y hoy estoy muy feliz de poder encontrarme con todos y cada uno de vosotros y de poder deciros, mirándoos a los ojos, lo orgullosa que me siento de las empresas a las que represento y lo mucho que os admiro.

 

-Esta Gala es por y para vosotros. Es vuestro día. Vuestro homenaje. Porque os lo merecéis.

 

-En primer lugar, quiero felicitaros.

Felicitaros, empresarios, empresarias, autónomos y autónomas…. Porque habéis demostrado valentía y coraje. -Quiero felicitaros por vuestro espíritu luchador, por vuestra capacidad de resiliencia. Por haber hecho un gran esfuerzo para salir adelante.

 

-A lo largo del año, como presidenta de los empresarios de Baleares, suelo dirigirme a vosotros, de forma directa o a través de los medios de comunicación en forma de artículos, entrevistas, declaraciones puntuales.

 

– En general, intento trasladar la opinión empresarial, nuestro posicionamiento y, por supuesto, preparar los temas para no improvisar.

 

-Pero en días como el de hoy, al menos una vez al año, me dirijo a vosotros en base, sobre todo, a reflexiones personales a partir de lo que cada día me enseñáis.

 

-Y en base a eso, a lo que me enseñáis día a día, reconozco que hoy quiero ser ambiciosa. Me gustaría convenceros y, ¿por qué no?, conmoveros.

Pues no quiero que el discurso de hoy sea un discurso más.

-Este Teatro es hoy nuestro lugar de encuentro, y ojalá sea capaz de que todos vosotros veáis reflejadas las preguntas y retos a los que nos enfrentamos.

 

-También me gustaría que al finalizar hoy este discurso sea un punto de partida de un amplio y rico debate sobre la contribución que desde Baleares podemos hacer para construir una Europa más próspera, sostenible e inclusiva.

 

 -En esta tercera década del siglo XXI, que ya ha sido definida por Naciones Unidas, como la década de la restauración de los ecosistemas.

 

-Por todo lo que he dicho, hoy os quiero hablar de conocimiento, de cooperación, de apertura al cambio y de globalización, pero, sobre todo, de las reticencias que habrá que superar y de las voluntades que habrá que aunar para alcanzar esa utopía.

 

-Si, he dicho utopía. Y no tengo miedo a que me tachen de utópica. Prefiero, sin duda, la utopía a la quimera.

 

-La utopía, a diferencia de la quimera, forma parte de lo PLAUSIBLE.

 

-Y mi utopía es hacer de la economía balear una economía innovadora y singular que amplíe nuestras oportunidades de progreso y cultura.

 

-Así que hoy quiero ser la presidenta de los empresarios utópicos, porque quiero alejar a CAEB de la quimera.

-La quimera de ese cuento de hadas que escucho con preocupación a algunos grupos que, ante los retos a los que nos enfrentamos, sueñan con un paraíso inexistente.

 

-El sociólogo Javier Elzo nos dice que la sociedad debe mirar a la utopía, nunca a la quimera, camino directo al desastre. No puedo estar más de acuerdo.

 

-La utopía, con unos objetivos a conseguir, en base a ilusiones e ideales, presupone tomar conciencia del camino a recorrer, del esfuerzo, de las inercias a superar y del convencimiento.

 

-Y eso es precisamente lo que se espera de nosotros, la sociedad.

 

-Organizaciones utópicas capaces de mirar a medio y largo plazo y que respondan a un bien común. Y que superemos los intereses cortoplacistas limitados a diferentes grupos de interés.

 

 

 

-Gaston Berger (uno de los padres de la prospectiva) decía que con la prospectiva había que «ver lejos, amplio, profundo, tomar riesgos».

 

-Quiero y deseo una CAEB prospectiva, que mire lejos; que amplíe su mirada y desconfíe de las ideas preconcebidas; que mire profundo y   utilice métodos tan rigurosos y participativos como sea posible.

 

-Y, sobre todo, quiero una CAEB que asuma riesgos para superar el acuerdo momentáneo.

-Ese acuerdo que solo consigue que nada cambie y que deja a las generaciones futuras el peso de nuestras irresponsabilidades colectivas.

 

-Hoy os quiero decir alto y claro que yo misma he caído a menudo en la trampa de los acuerdos momentáneos alimentados por la urgencia del corto plazo y la demagogia participativa de las instituciones.

 

 -Soy plenamente consciente que las preguntas y retos a los que nos enfrentamos sobrepasan la responsabilidad y competencias de CAEB, pero no por ello debemos dejar de ser ambiciosos, buscar apoyos y ser facilitadores de un proceso de reformulación estratégica que es inevitable y que considero debe empezar por la casa de los empresarios.

 

-Porque, hoy, es también nuestro trabajo, como empresarios, revisar lo que producimos, a quién se lo vendemos y, sobre todo, cómo lo producimos (con qué mano de obra, con qué materias primas, con qué tecnología, con qué impacto económico, social y ambiental).

 

-Y ante ello, proponer alternativas y forjar una nueva realidad donde los objetivos de las empresas y de la sociedad se mimeticen.

 

 -Sé que no es fácil. Pero sé también que no es la primera vez que afrontamos retos de gran envergadura y que salimos vencedores.

 

-Solo hay que añadir algún ingrediente a la formula que utilizamos en el pasado, para avanzar, para progresar.

 

-Y por suerte tenemos excelentes guías para ello. La propia Agenda 2030 es, sin duda, una de ellas.

 

 

-Todas las sociedades avanzadas se enfrentan al reto de evolucionar, integrando nuevos matices a los valores que nos definen.

 

-Y la sociedad balear no es una excepción. Las Organizaciones Empresariales que la componen y toda ella en general, están demandando un cambio en el que los Objetivos de Desarrollo Sostenible se vayan convirtiendo en referentes, en una guía que genere una cultura no sólo abierta a los cambios, sino generadora también de cambios.

 

-Somos un territorio compuesto por más de un millón de habitantes que a lo largo de su historia ha labrado una imagen de “pueblo laborioso”, “gente seria en la que se puede confiar de palabra”, “que hacen negocios alrededor de una mesa”.

 

-Nuestras señas de identidad que, en parte, nos han permitido a lo largo de la historia avances significativos hasta alcanzar un nivel de desarrollo en la media de las regiones europeas.

 

-El mundo está cambiando a una velocidad de vértigo. Nuestras pequeñas islas tratan de mantener su identidad con unas reglas de juego distintivas en una economía y sociedad cada vez más globalizada.

 

-Competimos global y localmente.

 

-¿Cómo podemos dar respuesta a los retos que se nos plantean?

-¿Cómo podemos desarrollar una cultura que nos permita aumentar la capacidad competitiva de nuestras empresas y de nuestras islas?

-Responder a estas preguntas es imprescindible si queremos abordar escenarios más avanzados de desarrollo económico, humano y social, en lugar de quedarnos anclados en la complacencia de lo bien que nos ha ido hasta ahora.

 

-Nuestra cultura reconoce el valor del esfuerzo, damos importancia al camino y no sólo al resultado.

 

-Los empresarios lo sabemos mejor que nadie.

 

 -Coraje, valentía e ilusión por mejorar, sin miedo a afrontar nuevos retos, con capacidad de aprender a aprender, desaprender, escuchar, enseñar y preguntar.

 

-Es talante es el que ponemos al servicio del futuro de Baleares, de nuestros hijos, de nuestros nietos, pero también a nuestro servicio.

 

-Fomentemos el espíritu emprendedor y la creatividad.

 

-La fórmula para hacerlo que requiere de 4 ingredientes:

 

  • Conocimiento, la principal materia prima.

 

2- Cooperación, sobre la que asentamos el trabajo y las relaciones entre los agentes sociales.

 

3- Apertura al cambio, como actitud necesaria para aplicar el conocimiento adquirido y desarrollar nuevo conocimiento.

 

4- Globalización, es decir, mentalidad y visión para actuar en un entorno global.

 

-Mi compromiso es profundizar en la propuesta de estos valores. Me pongo a ello.

 

-Y hoy quiero explicaros, en palabras de Henry Ford, cuál es el motor o el freno, según como se mire, que deberemos gestionar en este proceso de cambio, a la vez que definimos el camino a recorrer.

 

-“Quítenme todo, pero déjenme a los hombres, y volveré a comenzar”.

 

-Si este es el motor, apostemos decididamente por:

 -La cualificación profesional,

-Por bajos niveles de exclusión social,

-Por aumentar la tasa de empleo en sector TIC,

-Por incorporar más empresas e industrias del conocimiento,

-Por incorporar instituciones culturales de calidad,

– Por extender el conocimiento del inglés para facilitar tanto la movilidad de jóvenes como internacionalización de empresas etc. (Por citar alguno de ellos)

 

-Porque no habrá en Balears una economía innovadora y singular sin sociedad, o dicho de otra manera, la innovación es un asunto social.

 

-Debemos movilizar la inteligencia creativa y ello requiere de un marco operativo eficaz que dé cabida a una estrategia de desarrollo explícita y conocida.

 

-Conocemos el reto. ¿Lo aceptamos?

 

¡Muchas Gracias!

 

 

 

 

-¡Muchas gracias a todos!.

 

Discurso Asamblea Electoral CAEB 2017 – Carmen Planas

Buenas tardes a todos

En primer lugar, y como no puede ser de otra manera, quiero daros las gracias. Gracias, a todos, por la confianza que depositáis tanto en mí como en la candidatura agrupada que hemos presentado a esta Asamblea Electoral.

Gracias porque esta confianza renovada confirma que compartimos el espíritu reformista que hemos impulsado en este último periodo. Una agenda de reformas que iniciamos hace ahora casi cuatro años -tal como os prometí al tomar posesión del cargo de Presidenta- y que, a partir de ahora, os prometo que continuaremos desarrollando con energías también renovadas.

Un espíritu reformista y modernizador con el que vamos a seguir adaptándonos a los nuevos tiempos, a este vertiginoso siglo XXI, que encaramos sin miedo y sin complejos, al contrario, con optimismo, con la mentalidad muy abierta, orgullosos de ser empresarios y con la convicción de que con trabajo, conocimiento estratégico y eficacia se pueden emprender los retos más difíciles.

Creo, y entiendo que vosotros también creéis, que hemos hecho avances importantes en los últimos años:

Hemos incrementado nuestra presencia y nuestra participación en los órganos de gobierno de las organizaciones empresariales nacionales. Tanto en CEOE, como en CEPYME en la que, este último año, nos hemos incorporado, por primera vez, como miembros del Comité Ejecutivo Nacional, lo que sin duda es una magnífica noticia para las miles de pequeñas y medianas empresas de Baleares, que son la inmensa mayoría de a las que CAEB representa.

Marcamos la agenda económica como fuente de información y de opinión en los temas candentes y de actualidad y, por poner un ejemplo, creo que, en este momento, CAEB es la única organización independiente que mantiene el rigor técnico y la fiabilidad en materia informativa sobre evolución y coyuntura económica.

Impulsamos la Innovación creando la Comisión de I+D+i y los Premios de Innovación Empresarial, promovemos la sostenibilidad energética y la movilidad eléctrica y hemos puesto en marcha el punto de recarga en nuestro parking.

Generamos nuevas oportunidades de negocio para nuestras empresas asociadas a través del nuevo servicio CAEB Networking que seguiremos prestando.

En el ámbito de la Formación hemos impulsado el programa ‘Desarrollo para Directivos’, con programas avanzados certificados por IE Business School, ESIC Business & Marketing School, la Universidad Francisco de Vitoria y ADEN Business School.

Hemos puesto en marcha una ambiciosa línea de trabajo en materia de Responsabilidad Social Empresarial porque queremos decir a la sociedad que las empresas somos personas, por eso, hemos organizado con éxito dos ediciones del Congreso CAEB de Responsabilidad Social y Competitividad que os anuncio que repetiremos.

Estamos preparando, y os presentaremos en breve, un plan para empresas y entidades sociales para facilitar empleos a personas desfavorecidas en Balears.

Trabajamos de la mano de UNAC, Fundación Mapfre, Mater Misericordiae, 3 Salut Mental, Sonrisa Médica y Projecte Home y, cada vez, con más entidades sociales.

Hemos creado la ‘Alianza empresarial contra la pobreza extrema en la India’ y promovemos para febrero, con la Fundación Vicente Ferrer, una visita de empresarios de las Islas a la India para involucrarnos en la lucha contra la pobreza extrema como herramienta de Responsabilidad Social Empresarial a la que, desde aquí, os invito a todos a participar, no tenéis más que decirlo.

Con ABONE y con la Federación Hotelera de Mallorca hemos puesto en marcha una iniciativa, pionera a nivel europeo para prevenir la violencia sexual en el ámbito del ocio nocturno que concluirá con un encuentro a nivel internacional que se celebrará en Palma.

Como sabéis una iniciativa de este mandato ha sido liderar desde CAEB la creación de la Fundación Impulsa que está haciendo un trabajo magnífico que una gran parte de las asociaciones que estáis aquí habéis podido ver y también aprovechar sus resultados.

Este último año, con CAEB en la Presidencia de Impulsa, la fundación ha crecido y ya son 32 los patronos de la Fundación. Creo que a través de Impulsa vamos a ser capaces de apoyar a nuestras empresas ofreciéndoles, de primera mano, conocimiento estratégico que les permita tomar las mejores decisiones, mejorar su competitividad y promover así un futuro mejor para toda nuestra comunidad porque queremos un futuro mejor que el presente.

También, me llena de orgullo poder decir que CAEB es hoy, más que nunca, la ‘casa de las empresas’ y que, además de las organizaciones que ya tenían aquí su sede, se han venido también a esta casa AVIBA, ABSI, Restauración, AFEDECO y ASAJA, que necesitaba más espacio, y ha podido ampliar sus instalaciones.

Se han incorporado nuevas organizaciones asociadas: la Asociación Restauración de Mallorca, la de suministradores de agua y la agrupación balear de empresas de Neteja.

Hemos renovado nuestra imagen y nuestra sede, hemos acogido a la Asociación Española Contra el Cáncer, tenemos las cuentas saneadas fruto de un gran trabajo por el que doy la enhorabuena al equipo de gestión liderado por nuestro gerente, por su eficiencia y por su eficacia.

Hemos puesto también en marcha el Premio Empresario del Año y estamos preparando ya la tercera edición que se entregará en la que será la Tercera Gala del Empresario. Las dos ediciones han sido actos muy mediáticos y de gran éxito social, y creo que constituye una magnífica oportunidad para alentar la excelencia empresarial, promover el reconocimiento social de la figura del empresario y, también, para que las organizaciones podáis poner en valor a vuestras empresas asociadas promoviendo candidaturas, lo cual os animo a seguir haciendo.

En las dos ediciones que hemos celebrado nos han acompañado, Juan Rosell, presidente de CEOE, Antonio Garamendi, presidente de CEPYME, Joaquín Gay de Monteyà, presidente del Foment del Treball de Cataluña, Juan Merino, ex presidente nacional de Jóvenes Empresarios, y muchos más líderes empresariales destacando, por encima de todos, la figura de Daniel Funes de Rioja, presidente de la Organización Internacional de Empresarios, que nos hizo el honor de acompañarnos en el recién inaugurado Palacio de Congresos de Palma.

Hemos celebrado el 40 aniversario de CAEB, y lo seguimos celebrando, desplegando múltiples actividades que han sido bien acogidas por los medios de comunicación y por la sociedad en su conjunto. Y, en suma, creo que hemos hecho muchas cosas, muchas, que las hemos hecho JUNTOS, porque, sobre todo, ha habido un gran trabajo de equipo y, por todo ello, me siento satisfecha, orgullosa, muy agradecida y muy, muy motivada para seguir haciendo muchas cosas más juntos por y para vosotros.

Os hablo de trabajar juntos y no puedo dejar de felicitar a los presidentes y miembros de las Comisiones de Trabajo por vuestra entrega y dedicación, así como al personal de CAEB por haberse sabido adaptar tan bien a estos nuevos tiempos que estamos imprimiendo en la Confederación y por su voluntad de servicio a todos vosotros, miembros de la Asamblea, y a las organizaciones a las que representáis.

Quiero agradecer también el trabajo realizado estos últimos meses por los miembros de la Mesa Electoral siguiendo fielmente el dictado de nuestros Estatutos. Gracias, Pedro, Antònia y Alex.

Y quiero agradecer especialmente por su dedicación y por los servicios prestados estos últimos años a Joan Melis, hasta hoy vicepresidente por Menorca, a Joan Bufí, vicepresidente por Ibiza y Formentera, y a los también vicepresidentes: Pau Bellinfante y Aurelio Vázquez. Gracias, de veras, a los cuatro. Joan, Joan, Pau y Aurelio (que no ha podido venir) gracias por vuestra generosidad y por vuestro compromiso.

En su lugar, damos hoy la bienvenida a: José Guillermo Díaz Montañés, nuevo vicepresidente por Menorca, a José Antonio Roselló, vicepresidente por Ibiza y Formentera (que no ha podido venir por el triste fallecimiento de su padre y al que desde aquí enviamos nuestro apoyo), y también a los nuevos vicepresidentes: Rafael Ballester, de AFEDECO y Gabriel Llobera, de la Federación Hotelera de Mallorca.

A los nuevos cargos os pedimos lo mismo que he agradecido a vuestros predecesores: generosidad y compromiso, lo mismo que esperamos de los vicepresidentes: Eduardo López, de la Asociación de Constructores, Francisco Martorell, de ASIMA y Rafael Roig, de la Federación de Transportes.

Lo mismo, generosidad y compromiso, que, podéis esperar de mí, eso ya lo sabéis todos. Generosidad, compromiso y una promesa: vamos a seguir luchando porque queremos un futuro que sea mejor que el presente. Y por ese futuro mejor es por lo que vamos a seguir trabando juntos desde CAEB. Y eso significa estar muy pendiente de vuestras necesidades y vigilantes ante los cambios, sobre todo políticos, que condicionan ese futuro mejor.

Podéis contar con que nos mantendremos combativos y reivindicativos para defender los intereses de los empresarios que no son otros que los de una sociedad que aspira a progresar; para defender el consenso entre el conjunto de Instituciones y agentes sociales a favor de las acciones necesarias para el progreso económico, social y humano; para revindicar el valor social del empresario; para defender los intereses empresariales en general y de los asociados en particular y para alzar nuestra voz contra las decisiones de los Gobiernos cuando no prioricen la búsqueda de la estabilidad o la necesaria seguridad jurídica que necesita una sociedad para generar oportunidades, atraer inversiones, y crear puestos de trabajo. Porque esto es lo que trae el progreso económico y social, y no crear más impuestos ni duplicarlos al tuntún.

En esa lucha estamos y estaremos. Os lo prometo. En esa lucha, y en mantener muy vivo ese espíritu colectivo, reformista y modernizador del que os hablaba antes, que sabéis que forma parte de mi forma de ser, y por el que también os quiero felicitar porque muchas de vuestras asociaciones os habéis modernizado mucho en estos últimos años y habéis logrado incorporar una mayor representatividad en vuestros diferentes sectores. Felicidades por ello.

Creo que, juntos, hemos formado un gran equipo y hemos hecho una gran labor y vamos a seguir trabajando así. Yo estoy, humildemente, a vuestro servicio y para todo lo que necesitéis.

Muchas gracias. Os deseo, a todos vosotros y a las personas que os rodean, una muy feliz Navidad y que el nuevo año que comienza sea generoso para todos y pleno de alegrías y de éxitos. Muchas gracias.

Gala del Empresario 2016

Intervención de Carmen Planas, presidenta de CAEB

Jueves, 5 de mayo de 2016, 19,15h. – Escola d’Hoteleria (UIB)

 

Buenas tardes,

La presidenta no ha podido venir así que, vicepresidente del Govern de les Illes Balears, presidente de CEOE, autoridades, empresarias y empresarios, amigas y amigos.

Os agradezco, a todos y cada uno de vosotros, vuestra presencia. Representáis todos los ámbitos de nuestra sociedad. Por ello, que nos hayamos reunido todos, hoy, y aquí, aparte de otorgar a este encuentro la importancia institucional que corresponde, pone de manifiesto que cuantos aquí estamos, tenemos un sentimiento común: la vocación de servicio al progreso de nuestra comunidad.

Un compromiso con el desarrollo económico y social (principalmente a través de la generación de riqueza y la creación de empleo) que, a todos, sinceramente, os honra.

Quiero enmarcar este acto en este concepto porque creo que debe servirnos de reflexión, de catarsis, y de vínculo de unión. Honestamente, os animo a hacerlo, porque, si somos capaces de interiorizar la relevancia de este sentimiento común, de esta vocación que nos une, si lo hacemos, veréis en cuán leve, fútil e insignificante, se convierte lo que, (cuando lo hubiere), nos separa.

En vuestras manos está el futuro de nuestra sociedad. Y yo os digo, que los empresarios, también asumimos la responsabilidad de este liderazgo social.

Los empresarios emprendemos, invertimos, lo arriesgamos todo. Los empresarios somos los que creamos empleo. Esforzándonos en ser competitivos, generamos riqueza y contribuimos al bienestar social. Los empresarios ponemos todo de nuestra parte para que mejore nuestra sociedad.

Yo provengo de una empresa familiar que siempre ha tenido en cuenta al trabajador. Tengo muy claro, porque así me han educado, porque así me lo enseñó mi padre, y porque yo misma he podido comprobarlo, que si los trabajadores se sienten parte de la empresa, si están satisfechos, todo funciona mejor. El factor humano es clave en cualquier empresa.

Dejadme por favor, que os cuente brevemente una historia, que a mí me parece ejemplar, y que tenéis relatada en la publicación que os han entregado al llegar. Como sabéis, (y todos lamentamos), recientemente nos dejó Antonio Fluxá.

Querido por todos, Antonio lideró su empresa durante décadas, la expandió internacionalmente, y llevó, lo mejor de esta maravillosa y amada tierra nuestra, más allá de nuestras fronteras. Tras su pérdida, en la comida de empresa de Navidad, surgió una, al principio, humilde iniciativa, que fue secundada por toda la plantilla y a la que nadie de la empresa dudó en sumarse.

Días después, un sábado, a las siete de la mañana, los trabajadores, y muchos jubilados de la empresa, marcharon, desde la fábrica de Inca, caminando, juntos, subiendo, recordándole, hasta el Santuario de Lluc.

Fue un homenaje, voluntario, sin nota de prensa, íntimo, y silencioso. Ese día, hubo hijos, nietos, y bisnietos, de familias vinculadas a la fábrica que fundó el abuelo de Antonio Fluxá hace casi un siglo y medio y que, en todo este larguísimo período de tiempo, no ha hecho sino, ofrecer futuro, generar prosperidad y, como resultado de ello, también afecto.

Esta es una historia, de aquí, ejemplar, nuestra, que nunca ha sido publicada, y que creo que merece que todos conozcamos. Es la historia de un empresario.

Sin embargo, hoy, lo que vende, es desacreditar al empresario, hacerle pasar por el explotador, el malo, al amparo de ejemplos tan aislados como condenables, pero que, en ningún caso, reflejan la realidad de nuestro tejido empresarial.

Las empresas de Baleares son, en su inmensa mayoría, empresas familiares. En ellas, lo más frecuente es que el empresario sea un trabajador más, el primer interesado en que las cosas salgan bien, porque la empresa es su proyecto de vida y asimismo, es consciente de que si la plantilla trabaja motivada, satisfecha, en un entorno laboral seguro y saludable también mejora la productividad y la competitividad.

En Baleares tenemos muchas empresas ejemplares, a algunas de ellas, desde CAEB, las hemos reconocido premiando su gran labor por destacar en ámbitos como la mejora del medio ambiente, su compromiso con la seguridad y la salud laboral, o por su innovación.

Sin embargo, también creo que el camino recorrido (que, honestamente, considero que es muy largo) no nos exime de seguir luchando desde CAEB, con constancia y determinación, por un tejido empresarial más innovador, más eficiente, que integre propuestas beneficiosas tanto para la organización como para los trabajadores.

Me estoy refiriendo a seguir avanzando en aspectos tan importantes como son la conciliación de la vida familiar y laboral, las políticas de igualdad, el ‘salario emocional’… Los empresarios somos conscientes de que afrontamos retos de transformación importantes para el futuro y para el progreso de nuestra sociedad.

Pero, también creo, que hemos de ser capaces, todos, de interiorizar que el empresario genera valor, que contribuye a levantar nuestra economía. Hemos de reconocer que son las empresas las que contratan y las que invierten.

Hemos de darnos cuenta de que nuestra sociedad no puede alcanzar el progreso y el bienestar que todos deseamos si no hay crecimiento y que no puede haber crecimiento sin inversión y que para que los empresarios inviertan hace falta, es absolutamente necesario, desde todos los ámbitos, un clima favorable de mejora de la competitividad.

Creo, sinceramente, que todos los actores de la sociedad, aquí representados, hemos de hacer una reflexión tranquila inteligente para prestigiar la figura del empresario. Ésta es la razón que nos ha reunido, hoy, y aquí, y éste es el sentido del ‘Premio Empresario del Año’ que hoy entregamos.

Hemos de promover entre todos que nuestros jóvenes vean en la creación de empresas una salida profesional de calidad y que, además, nuestros jóvenes entiendan que emprender es imprescindible para mantener la sociedad del bienestar en que vivimos.

En las escuelas, en los medios de comunicación, también desde el gobierno y desde los sindicatos, se debería reivindicar el valor social del empresario, apoyar al empresario, más aún cuando se enfrenta, en todas las facetas de su gestión, a un complejo entramado técnico, jurídico y administrativo, que no sólo es difícil de asumir, sino que, con frecuencia, y como muchos de los presentes sabéis es incluso difícil, siquiera, de entender.

Ser empresario es un gran reto, una gran aventura. Ser empresario es asumir un desafío diario, constante, que exige entrenarse, luchar, superarse, mejorar. Lo creo firmemente y yo os aseguro a todos que, como presidenta de CAEB: seguiré fomentando todo impulso al emprendimiento, seguiré tendiendo puentes con las instituciones para que apoyen a nuestros empresarios y seguiré promoviendo que desde las administraciones se generen las condiciones más adecuadas para que las empresas, todas, grandes o pequeñas, de todos los tamaños y de todos los sectores, puedan mejorar su competitividad y contribuir al crecimiento y bienestar de la sociedad de nuestras Islas.

Solo así nuestras empresas podrán crecer. Solo así nuestras empresas podrán generar empleo estable y de calidad.

Tengamos presente al empresario porque, que todos lo hagamos, es clave para la prosperidad, para el bienestar de la sociedad y para el futuro de nuestra comunidad.

Hace dos años, cuando asumí la responsabilidad de presidir esta gran patronal empresarial, Baleares estaba en recesión. Hoy, nuestra sociedad avanza por en el camino de la recuperación económica. Hemos sufrido una larga crisis, la mayor de la Democracia, que estamos logrando dejar atrás gracias al esfuerzo de las familias y de las empresas.

La recuperación está ganando terreno. Nuestra comunidad ha culminado ya seis trimestres consecutivos en positivo. Atendiendo a los datos oficiales, en este periodo, la regeneración del tejido empresarial de Baleares ha estado contribuyendo a que la reactivación del empleo y la normalización del mercado laboral de las Islas avance con una intensidad superior a la media nacional.

Nuestra economía evoluciona positivamente en términos de crecimiento, de creación de empleo y de afiliación a la Seguridad Social y eso tiene una lectura positiva ya que significa que las empresas de Baleares estamos haciendo los deberes y los estamos haciendo bien.

A lo largo de 2015, en Baleares, aumentó considerablemente el nacimiento de nuevas sociedades y el número de empresas se ha situado ya en el nivel más alto del último sexenio.

Se ha más que duplicado el capital suscrito por las nuevas empresas y esta positiva evolución empresarial ha ido ligada, como no puede ser de otra manera, a la mejoría del empleo.

El empleo ha mejorado en cantidad, puesto que hemos cumplido un trienio ininterrumpido de creación de puestos de trabajo en todos los sectores económicos, y, también, el empleo ha mejorado en calidad ya que llevamos dos años consecutivos de crecimiento de la contratación indefinida a un ritmo que ya alcanza al de los contratos temporales.

No podemos, sin embargo, lanzar las campanas al vuelo, porque nos queda mucho por hacer. Hay muchas familias a cuyos hogares aún no ha llegado esta mejora y, si bien avanzamos por el camino adecuado, lo estamos recorriendo más lentamente de lo deseado.

Nos gustaría dar respuesta cuanto antes a esas familias y, para ello, necesitamos que las administraciones contribuyan a crear un entorno de estabilidad y de seguridad jurídica que propicie el aumento de las inversiones y políticas que ayuden a facilitar el empleo y mejorar la competitividad de nuestras empresas porque, no me cansaré de repetirlo, esa es la única manera de que desde las empresas podamos crear nuevos puestos de trabajo.

Debe primar el diálogo y, de la misma forma que los empresarios tenemos claro que las decisiones de inversión privada deben tener presente las actuaciones políticas, las administraciones públicas no deben tomar decisiones de espaldas a los empresarios.

En este sentido, nuevos impuestos y nuevas normativas que limitan la actividad empresarial y que traen consigo inseguridad jurídica, ahuyentan la inversión, y no favorecen la competitividad de nuestras empresas ni, por tanto, la creación de empleo.

Para crear empleo y para que puedan subir los salarios el camino no puede ser el de la incertidumbre, la subida de impuestos y el aumento de las cargas a las empresas.

El camino no es poner un impuesto al turismo porque nuestro sector turístico es el eje sobre el que gira nuestro tejido empresarial. El turismo no es el problema. En Baleares, el turismo es la solución a la crisis y la puerta a nuestro progreso. Es responsabilidad de todos defender a nuestro sector turístico.

Unámonos para obtener una mejor financiación que compense los costes de insularidad y nos saque definitivamente del furgón de cola de la financiación autonómica, pero unámonos también en defensa del turismo.

En estos dos años al frente de CAEB, hemos reforzado la necesaria independencia de la institución y la hemos modernizado en consonancia con una realidad que siempre es cambiante.

Desde el primer día apostamos por el conocimiento, para colocar “el saber” en la base de la toma de decisiones tanto públicas, como privadas. Queríamos tener respuestas fiables, empíricas, sobre la posición real de Baleares en el entorno internacional. Ese afán, nos llevó a liderar desde CAEB la creación de la Fundació Impulsa Balears.

Una realidad en la que participan tanto el Govern como nuestras principales empresas y que hemos decidido abrir para compartir el conocimiento de las empresas con los agentes sociales y con toda la sociedad a través del Ágora-Impulsa.

Y la verdad, científica y, por tanto, inapelable, es que en los últimos 15 años los ciudadanos de Baleares hemos visto disminuir nuestro nivel de renta.

Hemos perdido calidad de vida y bienestar. Baleares ha erosionado su PIB per cápita más de un 18% mientras que el conjunto de España ha mejorado un 3%. Esto explica que Baleares haya descendido de la tercera posición a la séptima en el ranking nacional de renta per cápita.

El reto, por tanto, no es de futuro sino de acuciante presente y está claramente definido: para recuperar los niveles de riqueza y bienestar, Baleares debe pasar a la acción.

No perdamos ni un minuto, y hagamos que tanto el sector público como el privado, al mismo son, dirijamos nuestros esfuerzos a atraer capital productivo e inversiones ofreciendo confianza y seguridad jurídica.

Solo así nuestras empresas podrán crecer, y, solo así, nuestras empresas podrán generar empleo estable, de calidad, con mejores sueldos y salarios que es lo que todos deseamos y lo que demanda la sociedad.

Mis más sinceras felicitaciones a los finalistas de esta primera edición del ‘Premio Empresario del Año’.

Familia Aguiló, de Juguetería La Industrial; señor Fontanet, de Grupo Fontanet; señor Roselló, de Space Ibiza; señor Florit, de Transunión. Todos vosotros encarnáis en primera persona los valores del esfuerzo, del emprendimiento, de la superación y del servicio a la sociedad. Sé que todos os merecéis este premio.

Gracias a cuantos habéis colaborado para que este acto que hoy celebramos sea una realidad y lo siga siendo en los años venideros.

Gracias a las más de ochenta organizaciones empresariales que se integran en el seno de CAEB, porque, mediante esta unión y, a través de nuestra confederación, de CAEB, suena con fuerza la voz empresarial.

Este es un premio que emana de este casi centenar de organizaciones empresariales. Desde ellas se han propuesto las candidaturas, ellas son las que han decidido, y, en unos minutos, conoceremos todos al ganador.

Gracias, a todos, por acompañarnos hoy en este acto de homenaje a la figura del empresario.

A todos, con la mano en el corazón, os pido que colaboremos, juntos, para prestigiar la labor del empresario al servicio de la sociedad.

Tengamos presente al empresario porque, que todos lo hagamos, es clave para la prosperidad, para el bienestar de la sociedad y para el futuro de nuestra comunidad, las Islas Baleares, esta tierra a la que tanto amamos.

Muchas gracias.

 

 

Patronato Fundación Impulsa

Declaraciones de Carmen Planas, presidenta de CAEB

Miércoles, 23 de diciembre de 2015, 17,30h. – Sala de Bóvedas del Consolat de la Mar

Buenas tardes,

Quisiera, en primer lugar, agradecer especialmente a la Presidenta del Govern de les Illes Balears, que haya aceptado nuestro ofrecimiento para presidir durante el próximo año el Patronato de la Fundació Impulsa Balears.

Con este gesto, muestra el compromiso del Govern de trabajar por la misión, principios, valores y funciones que hace poco más de un año dieron lugar al nacimiento de la Fundación Impulsa Balears con la participación de CAEB y del Govern de les Illes Balears en calidad de patronos natos.

He expresado a la Presidenta del Govern de les Illes Balears mi deseo de cederle la presidencia de IMPULSA, como prueba de la voluntad de CAEB de maximizar los métodos de trabajo y dinámicas de IMPULSA y favorecer, así, la alienación de las políticas públicas y las estrategias empresarial.

Como presidenta de la Fundació Impulsa Balears hasta la fecha de hoy, considero que debemos felicitarnos todos por la senda de trabajo que ha recorrido la fundación desde que se constituyera el pasado 26 de septiembre de 2014.

A día de hoy y gracias a las herramientas desarrolladas por la Unidad de Inteligencia Económica de la fundación, estoy convencida que estamos en mejores condiciones para cumplir la misión para la que fue creada que no es otra que facilitar la toma de decisiones de los agentes económicos y sociales en la configuración de una agenda de transformación que tenga un impacto significativo sobre la competitividad global de Baleares y contribuir, así, a que nuestra sociedad avance hacia un futuro de mayor prosperidad.

En este tiempo, además de CAEB y el Govern como patronos natos, IMPULSA ha incorporado ya a 19 patronos no natos, todos ellos empresas representativas del tejido regional, y estoy convencida de que este interés no hará sino aumentar.

IMPULSA trabaja con voluntad de permanencia en el tiempo, más allá de la coyuntura política, y decidida a potenciar la sinergia público-privada, y así debe seguir trabajando.

Creo que todos somos conscientes de que estamos en un momento más que oportuno para avanzar en este sentido.

Muchas gracias.

2009780

 

Encuentro Empresarial Elecciones 20-D

Intervención de Carmen Planas, presidenta de CAEB

Lunes, 14 de diciembre de 2015, 12,30h. – Salón de actos de CAEB

Buenos días,

Gracias a todos por su presencia,

Damos la bienvenida hoy, aquí, en la sede de CAEB, en la casa de los empresarios de Baleares, a los candidatos de los principales partidos políticos que concurren por nuestra Comunidad a las Elecciones Generales que se celebran el próximo domingo día 20.

En primer lugar, y como no puede ser de otra manera, quiero agradecer a los candidatos su presencia en este acto.

Los citaré por orden alfabético:

Sr. Jaume Font, de Proposta per les Illes,

Sr. Mateo Isern, del Partido Popular,

Sr. Fernando Navarro, de Ciudadanos,

Sr. Ramon Socías, del Partido Socialista Obrero Español,

Sr. Antoni Verger, de Més per Mallorca

y Sr. Juan Pedro Yllanes, de Podemos

Gracias a todos y cada uno de ustedes por su presencia y gracias también por aceptar, con rapidez y sin titubeos, nuestra invitación a participar en este ‘Encuentro Empresarial Elecciones 20-D’ que hemos organizado desde CAEB.

El domingo los ciudadanos estamos llamados a votar. Una cita trascendental, como todas las elecciones generales, que en esta ocasión adquiere un carácter novedoso. El panorama político se ha abierto como nunca y, a priori, todo apunta a que estamos ante unas elecciones diferentes.

Dice el proverbio que “no puede impedirse el viento, pero pueden construirse molinos”. Por eso, con voluntad constructiva, hemos convocado ente encuentro para tender puentes, para escuchar a los diferentes candidatos y también para que puedan escucharnos a los empresarios.

Desde CAEB hemos remitido a los partidos políticos un documento en el que se incluye toda una serie de medidas facilitadoras de la actividad económica. Todas ellas son propuestas de apoyo a la creación de riqueza para su redistribución en beneficio de toda la sociedad.

Los empresarios consideramos que el principal reto de futuro para Baleares no es otro que la recuperación de los niveles de riqueza y bienestar social.

Desde el año 2001 hasta 2014, Baleares ha pasado de la tercera posición a la séptima en renta per cápita. Necesitamos priorizar esta recuperación que debe venir de la mano del apoyo al crecimiento de las empresas y a la mejora a nuestra competitividad.

Tras años de dura recesión económica, la más larga de la Democracia, el reto para nuestra economía es consolidar el proceso de recuperación que hemos iniciado.

La economía balear vuelve a crecer. Lo hará por encima del 3% este año 2015, cuando en 2009 caía por debajo del menos 4%.

Este cambio de tendencia se debe a las reformas estructurales pero, sobre todo, al esfuerzo de las familias y las empresas. Un esfuerzo que hemos de ser todos conscientes de que ha sido decisivo para la mejora de nuestra economía.

Las empresas somos el motor de la economía. Somos las que creamos empleo. Cualquier medida tomada desde las administraciones debería ser facilitadora de la actividad económica de las empresas, evitando entorpecerla.

Centramos nuestras propuestas en cuatro ejes:

– Política fiscal

– Financiación autonómica y Régimen Especial de Baleares

– Políticas de empleo y formación

– y Política industrial

En el ámbito fiscal, CAEB plantea un paquete de medidas que incluye:

  • La reducción de las cargas impositivas a las empresas y familias,
  • La necesaria coordinación de las políticas tributarias a los diferentes niveles: estatal, autonómico y local,
  • La reducción de las cotizaciones sociales a las empresas para igualarlas a los países de nuestro entorno
  • La reducción de las cargas administrativas,
  • Las ayudas a la inversión en I+D+i
  • Y, de manera transversal, la estabilidad normativa. Una estabilidad normativa necesaria porque la estabilidad es imprescindible para la seguridad jurídica.

Otro tema muy importante es el gasto público. Nuestros futuros legisladores deben ser conscientes de que gastar más no es más eficaz que gestionar de forma eficiente.

La dinamización del sector productivo, generador de empleo, no puede conseguirse a través de una carga fiscal cada vez menos sostenible.

Reducir gasto superfluo evita incrementar impuestos.

Si como resultado de las elecciones del día 20 los nuevos legisladores y la Administración entrante apoyasen a las empresas, éstas

  • mejorarían sus beneficios,
  • podrían crecer,
  • serían más sólidas,
  • contratarían más y contratos podrían ser más estables y de mayor calidad
  • la aportación de las empresas a los ingresos públicos sería mayor vía incremento de la actividad y no sería necesario aumentar los impuestos.
  • Se apoyaría así la creación de riqueza para su redistribución en beneficio de toda la sociedad.

Los empresarios estamos convencidos: se puede crecer sin subir los impuestos a las familias y a las empresas.

Financiación. Es evidente que Baleares está mal financiada. Desde CAEB apoyaremos las propuestas que defiendan ante el Gobierno del Estado

  • el incremento de una inversión pública estatal en mínimos históricos,
  • una mejora de la financiación autonómica,
  • una mayor participación en los tributos cedidos,
  • el cumplimiento de las inversiones estatutarias
  • y, muy importante, el desarrollo del Régimen Especial de Baleares que compense la merma de competitividad derivada de los costes de la insularidad y que incluya la mejora de la conectividad, tanto aérea como portuaria.

En el ámbito de las políticas de empleo y la formación CAEB aboga por medidas

  • que flexibilicen el mercado laboral,
  • que bonifiquen la contratación indefinida,
  • que den un giro a las políticas de prestaciones estimulando la búsqueda activa de empleo
  • y que apuesten por una formación profesional que dé respuesta a las necesidades reales de las empresas.

Respecto a la política industrial, los empresarios necesitamos disponer de energía a precios competitivos y medidas que nos permitan lograr el objetivo europeo de que la industria pese el 20% del PIB en 2020.

Éstas son nuestras propuestas.

Todas ellas convergen en un punto común: la competitividad de nuestras empresas.

Todas ellas son medidas facilitadoras de la actividad económica.

Todas ellas son propuestas de apoyo a la creación de riqueza para su redistribución en beneficio de toda la sociedad.

Con ellas podremos recuperar los niveles de riqueza y bienestar social perdidos.

Ayúdennos a conseguirlo.

Muchas gracias.

2015-12-14 CAEB Encuentro Empresarial 20-D 2

 

Jornada ASAJA – Ley Agararia

Intervención de Carmen Planas, presidenta de CAEB

Miércoles, 2 de diciembre de 2015, 16 h. – Salón de actos de CAEB

Buenos tardes,

Sr Vicenç Vidal, conseller de Medi Ambient, Agricultura y Pesca,

Sr Joan Company, presidente de Asaja,

Representantes y portavoces de los diferentes partidos políticos,

Representantes de los Colegios de Ingenieros Agrónomos, de Ingenieros Técnicos Agrícolas y de Ingenieros Forestales,

Representantes del GOB,

Representantes del Sector Primario de Baleares,

Asociados,

Gracias a todos por vuestra asistencia.

Como presidenta de CAEB quiero agradecerte Joan, a ti y a ASAJA, que me hayas invitado a abrir esta Jornada sobre ‘Un Año de Aplicación de la Ley Agraria en Baleares’.

Y te agradezco la invitación, Joan, porque apoyo el diálogo y la comunicación como medio de entendimiento.

Por tanto, quiero poner en valor la búsqueda del entendimiento de ASAJA a la hora de convocar esta jornada.

Quiero recordar también que la Ley Agraria que lleva un año en vigor y que nació con el consenso de todo el sector y con unanimidad.

Ahora, un año después, surgen voces de agentes políticos y sociales que piden su modificación, sin que esté claro aún en qué proponen que se modifique.

IMG_7351Por tanto, creo que con esta Jornada, el Sector Primario demuestra talante, gallardía y sentido de la responsabilidad, mostrándose dispuesto a hablar sobre si es oportuno o no modificar la Ley Agraria.

Creo que el Sector Primario merece todo nuestro interés. La mitad de nuestro territorio está dedicado a actividades relacionadas con este Sector que representa como ningún otro el cuidado de ‘lo nostro’, el producto de la tierra y, en definitiva, nuestro patrimonio.

Demos todos pues la importancia que se merece a este Sector y a esta Jornada en la que, insisto, pongo en valor a ASAJA por proponer el diálogo como medio de entendimiento y someter a debate si es preciso o no cambiar una Ley aprobada hace un año con el consenso de todo el Sector y con unanimidad. Una Ley Agraria que ha mejorado la competitividad del Sector y, en definitiva, una Ley Agraria que el mundo del campo sigue considerando positiva.

Muchas gracias a todos.

Entrega de Becas ‘Santander-CRUE-CEPYME’

Intervención de Carmen Planas

Miércoles, 2 de diciembre de 2015, 12 h. – Escuela de Hostelería

Buenos días,

Gracias Llorenç, rector, por cederme la palabra.

Buenos días también Señora Margalida Mayeras, vicerrectora,

Señora María del Mar Socías, gerente del SOIB,

Señora María José Maciá, directora Territorial del Banco de Santander,

Buenos días a todos y a todas.

Quiero agradecer especialmente a la Universitat de les Illes Balears y a Banco Santander que una vez más hayan contado con nuestra participación.

Desde la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares siempre hemos mantenido una excelente colaboración con estas dos instituciones y es un placer volver a participar en un acto con la UIB y con Banco Santander.

En esta ocasión, CAEB participa en representación de CEPYME, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa, en la que estamos integrados y a la que representamos en Baleares.

También quiero saludar a la señora Magdalena Alomar, gerente de la escoleta Petits Ferrerets, y a la becaria María Llabrés. Casos como el que han explicado al principio de este acto favorecen un incremento de competitividad muy importante para nuestras empresas.

Estas becas permiten que los 60 alumnos beneficiarios, a quienes quiero felicitar, complementen los conocimientos actualizados con la experiencia que les ofrece el ámbito empresarial.

Y por parte de las microempresas, pequeñas y medianas empresas es esencial conocer nuevos perfiles que en los mejores casos acaban integrándose en las plantillas.

El resultado es una combinación de juventud, actualización y experiencia muy productiva, que favorece que a medio y largo plazo el conjunto de la sociedad que acoge estos profesionales capacitados se beneficie de estas becas.

Y todo ello, fruto de la colaboración entre el mundo económico, representado en este caso por nuestro tejido empresarial y el Banco Santander, y el del conocimiento, que es la UIB.

Esta relación es fundamental para nuestro futuro y para reducir el paro a niveles aceptables, por lo que las organizaciones empresariales, a través de la Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas, apoyamos con firmeza este programa de becas, que hoy mismo inicia su quinta edición.

Hoy, el presidente de CEPYME, la presidenta de Banco Santander y el presidente de CRUE, la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, firman la renovación, un año más, de este programa de ‘Becas Santander de Prácticas en PYMEs.

Creo que es de justicia reconocer el apoyo que nos presta el Banco Santander, una entidad que día a día demuestra estar comprometida con el tejido empresarial y con los futuros profesionales.

Solo deseo añadir que queremos que sepan que desde el mundo empresarial somos muy conscientes que estas becas son una oportunidad también para nosotros, y que los escogidos serán bienvenidos.

Enhorabuena a todos.

Muchas gracias.

Celebración de San Eloy / Gala de INFOCAL

Intervención de Carmen Planas, presidenta de CAEB

Viernes, 27 de noviembre de 2015, 21h. – Restaurante Sa Tanca

Buenas noches,

Sólo quiero deciros dos palabras porque esta es una noche de celebración para todos.

En primer lugar, agradecer la invitación a participar en esta velada que organiza Infocal para celebrar San Eloy, patrón de vuestro sector, y el Día del Socio.

Quiero darte las gracias a ti, Andreu, presidente de Infocal, y a toda tu directiva por organizar esta celebración un año más, como ya es tradición.

Y también, gracias a todos vosotros, socios y acompañantes, por participar en esta fiesta de la Asociación a la que pertenecéis.

Infocal es una de las primeras asociaciones que forma parte de CAEB. Formáis parte de la Confederación desde 1978 (desde marzo del 78) muy poco después de que se fundase la CAEB en diciembre de 1977. Es decir que a los cuatro meses de vida de CAEB, vuestro colectivo ya se había unido a la Confederación empresarial.

Hemos estado juntos desde entonces y creo que es de justicia poner en valor hoy, aquí, que Infocal siempre ha sido una Asociación activa y participativa y que os ha representado y os representa con dedicación y con ahínco.

Los empresarios hemos atravesado unos años difíciles. Esta crisis ha sido muy dura. Ahora, todo apunta a que la economía se está reactivando, pero hay incertidumbres y, no os digo nada que no sepáis, vivimos un momento complicado.

Creo firmemente que los momentos de dificultades son precisamente los momentos en que hay que estar más unidos que nunca.

Precisamente ahora que nos quieren hacer pasar a los empresarios como los malos de la película, debemos estar unidos y sentir orgullo de ser empresarios.

Somos los empresarios los que generamos valor y los que tiramos de la economía.

Somos los empresarios los que lo arriesgamos todo.

Somos los empresarios los que invertimos.

Somos los empresarios los que creamos empleo.

Por eso, quiero deciros que allá donde voy defiendo al empresario y lucho para prestigiar la figura del empresario y reivindicar el valor social del empresario.

Porque el empresario necesita comprensión, necesita apoyo.

Es muy difícil ser empresario. El desafío es diario. Tenemos que luchar, que superarnos y nos enfrentamos a un complejo entramado jurídico técnico muy difícil de asumir y más aún por las pequeñas y medianas empresas que son la inmensa mayoría de las que forman parte de CAEB.

Por eso es necesario que estemos unidos.

Por mi parte, seguiré:

–     Fomentando el impulso al emprendimiento.

–     Seguiré tendiendo puentes con los que apoyan a los empresarios

–     Y seguiré promoviendo que generen las condiciones más adecuadas para que las empresas, de todos los tamaños y sectores, podamos mejorar nuestra competitividad y contribuir así al crecimiento y al bienestar de nuestras Islas.

Sólo así, mejorando nuestra competitividad, nuestras empresas podrán crecer.

Sólo así, mejorando nuestra competitividad, nuestras empresas podrán generar empleo estable y de calidad.

Los empresarios somos la clave de la prosperidad y del futuro de Baleares.

Y sólo estando unidos, lo conseguiremos.

Feliz San Eloy, Feliz Navidad y muchas gracias a todos.