Sistema de gestión de riesgos penales

En esta infografía WILLIS analiza el Sistema de gestión de riesgos penales, ¿en qué consiste?, ¿cómo se hace?, ¿qué software necesita? y las fases del proyecto desde la planificación a la validación y mejora.

infografía-sistema-de-gestión-de-riesgos-penales

En la reforma del Artículo 31 bis del Código Penal se establecen los distintos supuestos de imputación penal a la persona jurídica, pero también la posibilidad de conseguir la exoneración de la misma mediante la implantación en el seno de las Empresas de los denominados modelos de organización y gestión.

“Desde su publicación, en Willis Towers Watson hemos trabajado para dar respuesta a nuestros clientes en un asunto tan sensible como este, habiendo desarrollado un Servicio de Consultoría y Software para el mismo, denominado Sistema de Gestión de Riesgos Penales (SRGP) cuyo alcance, desarrollo e implementación se explica en la siguiente infografía”, comenta Fernando Redondo, director Gerencia de Riesgos de Willis Towers Watson Iberia.

¿Qué es el Sistema de gestión de riesgos penales?

En definitiva, un servicio para el mayor control sobre los posibles riesgos penales de la organización y el menor impacto sobre las personas jurídicas y la organización.

¿Cuáles son sus fases de proyecto?

1. Inicio, planificación y análisis
– Alcance y objetivos
– Compromiso de la dirección
– Responsables y comités
– Política SGRP
– Análisis diferencial
– Análisis de riesgos penales
– Partes interesadas

2. Implantación
– Gestión de riesgos penales
– Implantación de procedimientos de apoyo

3. Comunicación y Formación
– Formación y concienciación sobre prevención de delitos
– Plan de comunicación interno y externo

4. Validación y mejora
– Métricas, monitorización y revisión
– Auditoría interna de cumplimiento
– Revisión por dirección
– Plan de mejora continua

Todo ello con los siguientes beneficios

1. Previene la ocurrencia de delitos
2. Posible exención de sanciones penales
3. Mejora la imagen y reputación
4. Software que facilita su implantación y monotorización

Para más información

Contacta con:

Fernando Redondo Izquierdo, Director Gerencia de Riesgos, Willis Towers Watson Iberia

fernando.redondo@willistowerswatson.com

Inmaculada Ramírez Gordo, Gerencia de Riesgos, Willis Towers Watson Iberia

inmaculada.ramirez@willistowerswatson.com

 

 

El liderazgo social del empresario

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

A punto de cumplirse dos años desde que asumí la responsabilidad de presidir la patronal empresarial de Baleares, nuestra sociedad avanza en el camino de la recuperación económica tras haber sufrido la mayor recesión de la Democracia, una larga crisis que estamos logrando dejar atrás gracias al esfuerzo de las familias y de las empresas.

2016-04-15-el-liderazgo-social-del-empresario-el-economico

La recuperación está ganando terreno en Baleares y llevamos ya seis trimestres consecutivos en positivo, algo que no ocurre en el resto de España. La regeneración del tejido empresarial de Baleares está contribuyendo a que la reactivación del empleo y la normalización del mercado laboral de las Islas se estén alcanzando con una rapidez e intensidad superior a la media nacional.

Nuestra economía es la que mejor evoluciona en términos de crecimiento, de creación de empleo y de afiliación a la Seguridad Social y eso significa que las empresas de Baleares estamos haciendo los deberes y los estamos haciendo bien, mejor que otras comunidades.

A lo largo del pasado año aumentó considerablemente en Baleares el nacimiento de nuevas sociedades y el número de empresas se ha situado en el nivel más alto del último sexenio. Se ha más que duplicado el capital suscrito por las nuevas empresas y esta positiva evolución empresarial ha ido ligada, como no puede ser de otra manera, a la mejoría del empleo en cantidad y en calidad: hemos cumplido un trienio ininterrumpido de creación de puestos de trabajo del que se benefician todos los sectores económicos y dos años consecutivos de crecimiento de la contratación indefinida a un ritmo que ya alcanza al de los contratos temporales.

Los empresarios contribuimos a mejorar la sociedad y, para continuar haciéndolo y a la vez trasladar esa mejora a la economía real, ponemos todo de nuestra parte. Queda mucho por hacer y, para lo que no está en nuestra mano, necesitamos que las administraciones contribuyan a crear un entorno de estabilidad y de seguridad jurídica que propicie el aumento de las inversiones, así como políticas de empleo que ayuden a mejorar la competitividad de nuestras empresas porque, no me cansaré de repetirlo, las empresas somos las que creamos empleo.

Debe primar el diálogo y, de la misma forma que las decisiones de inversión privada deben tener presente las actuaciones políticas, las administraciones públicas no deben tomar decisiones de espaldas a los empresarios. En este sentido, nuevos impuestos e inseguridad jurídica no favorecen la inversión, ni la competitividad de nuestras empresas ni, por tanto, la creación de empleo.

En estos casi dos años al frente de CAEB, aparte de modernizar la institución, hemos liderado la creación de la Fundación Impulsa -que ya empieza a dar sus frutos- con el propósito de que el saber y el conocimiento constituyan la base de la toma de decisiones y así mejorar la competitividad de Baleares y, por tanto, el bienestar de todos los ciudadanos.

Los empresarios somos conscientes de nuestra responsabilidad social y la asumimos arriesgándolo todo, dedicándole toda nuestra atención, tiempo y recursos. Desde CAEB creemos que es imprescindible reivindicar el valor social del empresario, evitar que sea desacreditado al amparo de ejemplos aislados que, siendo condenables, no reflejan la realidad social de nuestras empresas y reconocer el liderazgo social del empresario.

Por ello, el próximo 5 de mayo haremos entrega del ‘Premio Empresario del Año’ en un acto ante la sociedad civil con el que queremos alentar la excelencia empresarial, promover el reconocimiento social a la figura del empresario y divulgar el desempeño de su labor al servicio de la sociedad como muestra de nuestro compromiso, firme y decidido, con la prosperidad de Baleares.

 

Para crear empleo, Impulsa

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

En los últimos 15 años los ciudadanos de Balears hemos visto disminuir nuestro nivel de renta. Hemos perdido calidad de vida y bienestar. Balears ha erosionado su PIB per cápita un 18,3% mientras que el conjunto del Estado lo ha aumentado un 3%. Esto explica que Balears haya descendido de la tercera posición a la séptima en el ranking nacional de renta per cápita.

El reto, no ya de futuro sino de presente, es claro: Balears debe recuperar los niveles de riqueza y bienestar impulsando no sólo la creación de empleo sino la calidad del mismo. Para lograrlo no hay otro camino que apoyar a nuestro tejido empresarial, mejorar los procesos de producción y entender que las empresas son la suma de empresarios y trabajadores.

Para el empresario es un éxito aumentar la plantilla y un fracaso tener que despedir a un empleado. El trabajador es una persona que forma parte de la familia que es la empresa. Entre todos, debemos contribuir a mejorar los niveles de productividad y competitividad. Las empresas son el motor de nuestra economía. Las empresas son las que crean empleo y con ello mejoran los niveles de bienestar y calidad de vida. Cualquier medida tomada desde las administraciones debe facilitar la actividad económica, evitando entorpecerla.

Hemos de ser conscientes de esta realidad y de que tanto el sector público como el privado, al mismo son, debemos dirigir nuestros esfuerzos a atraer capital productivo e inversiones. Para ello es fundamental contar con una política económica estable que transmita seguridad jurídica.

Desde que asumí la presidencia de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares, CAEB, quise tener respuestas fiables, empíricas, sobre la posición real de Balears en el entorno internacional. ¿Qué posición ocupa Balears en el ranking regional europeo?, ¿sobre qué pilares fundamenta su posicionamiento competitivo?, ¿cómo podemos acercarnos a las regiones europeas más avanzadas?

Para disponer de este conocimiento pusimos en marcha la Fundación Impulsa Balears y hoy ya tenemos las respuestas a estas y a muchas otras preguntas gracias al i|ICG, el índice de competitividad global, la primera herramienta que Impulsa pone a disposición de los agentes de nuestra comunidad para facilitar el diseño e implementación de una agenda de transformación productiva que actúe en favor del desarrollo económico y social de nuestras Islas.

Este índice de competitividad global, elaborado por la Unidad de Inteligencia Económica de Impulsa, liderada por el profesor Antoni Riera, mide la posición competitiva de Balears en el conjunto de regiones de la UE-28 sobre la base del estudio de 11 pilares y 80 indicadores. Según la última actualización del i|ICG, Balears ocupa la posición 175 del ranking de competitividad global integrado por 263 regiones de la UE-28.

Hemos remontado 7 puestos desde 2011, cuando ocupábamos la posición 182, la más baja del último sexenio. Pese a esta ligera mejora, la competitividad balear sigue condicionada por el escaso aprovechamiento de los factores de producción y nuestras peores notas son en eficiencia e innovación.

Por eso Impulsa Balears sigue trabajando y sumando actores a esa iniciativa estratégica de CAEB, del Govern de les Illes Balears y de un grupo de empresarios representativos del tejido regional. Grupo que, tal como es vocación de Impulsa, continúa creciendo, en nuestro afán por identificar vías de progreso, impulsar la competitividad global de Balears y contribuir, así, a que nuestra sociedad avance hacia un futuro de oportunidades, empleo y mayor prosperidad.

A nuestros futuros legisladores

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

Tras la dura recesión económica, la más larga de la Democracia, el reto para nuestra economía es consolidar el proceso de recuperación iniciado. La economía balear vuelve a crecer por encima del 3% en 2015, cuando en 2009 caía por debajo del -4%. Las reformas estructurales y, sobre todo, el esfuerzo de familias y empresas han sido decisivos para la mejora de nuestra economía.

En 2014 el crecimiento del empleo (+3,2%) superó al aumento del PIB (+1,9%) y, aunque queda mucho por hacer, la recuperación comienza a trasladarse a la economía real. Sin embargo, seguimos ante importantes retos: alto nivel de desempleo y deuda, déficit estructural y recuperación de los niveles de renta per cápita y bienestar social.

2015-12-11 A nuestros futuros legisladores El Económico

 

Desde 2001 hasta 2014 Baleares ha pasado de la tercera posición a la séptima en renta per cápita. Para recuperar el nivel de riqueza de nuestros ciudadanos debemos apoyar que las empresas mejoren su productividad y comenzar una nueva etapa en la que los esfuerzos se dirijan a atraer capital productivo, con inversiones a largo plazo y creación de empleo.

Los retos de futuro para Baleares son, por tanto, claros. Recuperar los niveles de riqueza y bienestar social debe venir del apoyo al crecimiento de las empresas y a su competitividad vía productividad. Las empresas son el motor económico de nuestra economía y las que crean empleo, por lo que cualquier medida tomada desde las administraciones debería ser facilitadora de su actividad económica, evitando entorpecerla.

Desde CAEB proponemos a nuestros futuros legisladores medidas que fomenten el autoempleo, reduzcan las cuotas de autónomos e incentiven a las Pymes, mayoría en nuestro tejido empresarial. Políticas de simplificación y disminución de impuestos a familias y empresas -especialmente el IVA turístico-, reducción de cotizaciones y cargas administrativas y mejora de la seguridad jurídica. Iniciativas para que las empresas puedan disponer de energía a precios competitivos, que flexibilicen el mercado laboral, que bonifiquen la contratación indefinida y que apuesten por una formación profesional que dé respuesta a las necesidades reales de las empresas.

Si como resultado de las elecciones del día 20 los nuevos legisladores y la Administración entrante apoyasen a las empresas, éstas mejorarían sus beneficios, podrían crecer, serían más sólidas, contratarían más –contratos más estables y de mayor calidad- y su aportación a los ingresos públicos sería mayor vía incremento de la actividad sin ser necesario aumentar los impuestos. Se apoyaría así la creación de riqueza para su redistribución en beneficio de toda la sociedad.

Nuestros futuros legisladores deben ser conscientes de que gastar más no es más eficaz que gestionar de forma eficiente. Reducir gasto superfluo evita incrementar impuestos y la dinamización del sector productivo, generador de empleo, no puede conseguirse a través de una carga fiscal cada vez menos sostenible.

Baleares precisa una financiación estatal más justa. Desde CAEB apoyamos las propuestas que defiendan ante el Gobierno del Estado el incremento de una inversión pública estatal en mínimos históricos, una mejora de la financiación autonómica, una mayor participación en los tributos cedidos, el cumplimiento de las inversiones estatutarias y el desarrollo del Régimen Especial de Baleares que compense los costes de la insularidad que merman nuestra competitividad.

Ésta es, la competitividad de nuestras empresas, la clave en torno a la que giran las propuestas que CAEB ha dirigido a nuestros futuros legisladores y el motivo por el que ha invitado a los candidatos de los principales partidos políticos al ‘Encuentro Empresarial Elecciones 20-D’ el lunes 14 en CAEB. Si nuestras empresas no son competitivas no podrán crecer ni invertir, que es lo necesario para que puedan crear empleo estable y de calidad.

El reto de ser empresario

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

No debiera ser necesario resaltar la importancia del empresario en la sociedad pero es significativo que más del 70% los universitarios de último año de carrera aspire a ser funcionario y prácticamente ninguno desee emprender su propio negocio. Una sociedad que no emprende no avanza, no progresa, y la nuestra, saliendo de una de las peores crisis que se recuerdan, requiere empresarios y emprendedores con nuevas ideas, nuevos procesos y nuevos productos.

¿Les falta a los jóvenes información o formación práctica?, ¿lo consideran una hazaña difícil?, ¿está mal visto ser empresario? Ya sea por éstos u otros factores bien es cierto que se desacredita constantemente al empresario, apareciendo como el “explotador” o el “especulador”, al amparo de ejemplos aislados que en ningún caso reflejan el tejido empresarial de estas islas.

2015-10-09 El reto de ser empresario - El Económico

Nuestras empresas son, en su inmensa mayoría, familiares. En ellas el empresario es un trabajador más. La empresa es su proyecto de vida personal, al que dedica toda su atención, tiempo y recursos. Lo arriesga todo y es el primer interesado en que las cosas salgan bien, en que sus trabajadores se sientan motivados y satisfechos en un entorno laboral seguro y saludable. Todo ello mejora la productividad y la competitividad.

Tenemos empresas ejemplares, algunas de ellas reconocidas por su gran labor a través de nuestras ediciones de Premios de medio ambiente, salud laboral e innovación. Pero el camino recorrido no nos exime de seguir luchando desde CAEB por un tejido empresarial más innovador y eficiente, que integre propuestas beneficiosas para la organización y para los trabajadores: conciliación de la vida familiar y laboral, políticas de igualdad, ‘salario emocional’… Somos conscientes de que afrontamos retos de transformación importantes.

El empresario genera valor y contribuye a levantar nuestra economía. Son las empresas las que contratan y las que invierten. No hay crecimiento sin inversión y ésta requiere, desde todos los ámbitos, un clima favorable de mejora de la competitividad.

Todos los actores de la sociedad hemos de hacer una reflexión tranquila e inteligente para prestigiar la figura del empresario y promover que nuestros jóvenes vean en la creación de empresas una salida profesional de calidad imprescindible para mantener la sociedad del bienestar en que vivimos. En las escuelas, en los medios de comunicación y desde el gobierno y los sindicatos se debería reivindicar el valor social del empresario, apoyarle, más aún cuando se enfrenta, en todas las facetas de su gestión, a un complejo entramado técnico-jurídico, difícil de asumir.

Ser empresario es un gran reto, una gran aventura. Ser empresario es asumir un desafío diario, constante, que exige entrenarse, luchar, superarse, mejorar… Lo creo firmemente y, como presidenta de CAEB, seguiré fomentando todo impulso al emprendimiento, tendiendo puentes con las instituciones que apoyan a nuestros empresarios y promoviendo que el Govern genere las condiciones más adecuadas para que las empresas, de todos los tamaños y sectores, puedan mejorar su competitividad y contribuir al crecimiento y bienestar de la sociedad de nuestras islas.

Solo así nuestras empresas seguirán creciendo y generando empleo estable y de calidad. Tengamos presente al empresario. Es la clave de la prosperidad y del futuro de Balears.