Entrevista a Carmen Planas en Última Hora: «La crisis que viene ahora es peor porque aún hay más incertidumbre»

La presidenta de CAEB repasa la actualidad económica y social de Balears en las páginas de Última Hora, e insiste en la necesidad de dar seguridad y atemperar la fiscalidad para no agudizar la crisis económica.

Lee la entrevista completa pinchando AQUÍ

Menos incertidumbre y más prosperidad (Carmen Planas)

El 2022 ha empezado nuevamente con dificultades derivadas de la odiosa pandemia que sigue azotándonos a todos. La sexta ola de la pandemia está golpeando con dureza. Y aunque es cierto que, gracias a la vacunación, la incidencia hospitalaria está siendo menor, en el aspecto laboral se está traduciendo en un incremento disparado de bajas por COVID (solo en el mes de diciembre aumentaron un 270%). Enero se despierta con menos ciudadanos trabajando y, en consecuencia, con una merma de la productividad empresarial. Nos preocupa el desbordamiento en la gestión de los trámites de las bajas laborales. Esta semana hemos exigido el alta y baja laboral simultáneo por COVID de siete días, como ya se han aprobado en otras comunidades autónomas. Seamos ágiles y eficaces para no dañar más el tejido productivo. Adaptémonos a la realidad y no pongamos más en peligro la recuperación que hemos iniciado en 2021.

A pesar de ello, como presidenta de los empresarios de Balears, y tal como dije en la Gala del Empresario el pasado 21 de diciembre, quiero ser optimista e incluso utópica. Queremos huir de las quimeras y afrontar el futuro con ánimo transformador.

Y como se trata de expresar los mayores deseos para el año que empieza, me gustaría que profundizáramos en un mayor equilibrio en los acuerdos público-privados, a todos los niveles. No me cabe duda que en el diálogo y el acuerdo está ese futuro más innovador, más sostenible y más competitivo. Debemos insistir en exigir todos aquellos mecanismos que son imprescindibles para que las empresas creen riqueza y bienestar. Régimen fiscal, menores cargas fiscales y administrativas, agilidad y eficacia para que los fondos europeos lleguen a las empresas, etc. Pero también asumimos compromisos.

Este año nos comprometemos, más que nunca, a impulsar modelos de gestión responsables que contribuyan al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

En la Agenda 2030 de Naciones Unidas tenemos una magnífica guía para esa transición que deseo para Balears. Tenemos una oportunidad, medios para conseguirlo y conocimiento.

Sabemos que el gran enemigo de las empresas es la incertidumbre y, siendo cierto que hay muchos factores externos que no ayudan, como la inflación, las dificultades en la cadena de suministros o la crisis sanitaria. Nuestro deseo y nuestro compromiso nos deben ayudar a superar las dificultades y generar más prosperidad. Feliz año a todos.

 

Lee el artículo completo en ‘El Económico’ de Última Hora

Entrevista OK Baleares: «La recuperación de Baleares es más intensa porque es la región que más ha sufrido»

Por Andreu Vidal.

Carmen Planas (Palma, 1952) es la presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares desde 2014. Licenciada en Farmacia por la Universidad de Navarra, fue directora de la Clínica Planas, fundada por su abuelo Vicente Planas Rosselló, y presidenta del Consejo de Administración del Grupo. Además, es vicepresidenta de CEPYME, de la Cámara de Comercio de Mallorca, de la Federación Nacional de Clínicas Privadas y presidenta de la Unión Balear de Entidades Sanitarias.

P.-¿Cuál es la situación de las empresas de Baleares tras dos años de pandemia?

R.-Nuestro crecimiento es el más intenso, porque somos la región que más ha sufrido las consecuencias de la pandemia. Dependemos del sector servicios y del turismo. Por eso somos la autonomía con la recuperación más intensa durante el segundo trimestre de 2021, aunque ahora se ha ralentizado y poco a poco se irá normalizando. Aunque nos preocupa que tenemos una inflación muy alta y esto, sumado a la sexta ola, está creando incertidumbre.

P.-¿Cuáles son las previsiones para 2022?

R.-No lo sabemos, porque hay muchos factores que ahora mismo nos impiden valorar cómo evolucionará este año. Si nos atenemos a cómo ha sido 2021, creemos que habrá una recuperación progresiva a lo largo del 22 y del 23. Es cierto que las empresas de Baleares ahora están por encima de la media nacional en crecimiento, pero porque somos las que más sufrimos.

P.-La incertidumbre, la inflación, los costes energéticos. ¿Cómo está afectando todo esto a las empresas de las Islas?

R.-Son crisis que están aquí y en todo el mundo. Creemos que el precio de la energía se recuperará a partir de junio y si no es así, será muy malo. La inflación es preocupante, pero por ahora sólo es coyuntural, por la situación que vivimos. El problema será si se convierte en estructural, que entonces sería mucho más perjudicial para las empresas y los trabajadores.

P.-¿Cómo está afectando a la inversión y al desarrollo de nuevos proyectos?

R.-Está haciendo que los empresarios se lo piensen mucho. Nosotros siempre decimos que lo que queremos es que haya seguridad jurídica. De esta forma, las empresas de fuera y las de aquí se pueden animar a seguir invirtiendo y aumentando el crecimiento económico. Otro problema añadido a la inflación es que repercutirá negativamente a los salarios de los convenios que se negocien a lo largo de este año.

P.-¿Qué debería hacer el Govern para ayudar y evitar que esta situación dañe a las empresas?

R.-Es fundamental la colaboración público privada. Que a la hora de hacer leyes cuenten con el sector privado y empresarial. Y sobre todo que haya seguridad jurídica y no aumenten la presión fiscal, que en España es muy alta. Tendrían que reducir la carga impositiva a todas las empresas para ayudar a los empresarios.

P.-¿Necesita Baleares un Régimen y una fiscalidad especial?

R.-Deberían tener en cuenta el precio de la insularidad, que es un coste añadido para todas las empresas de Baleares. El famoso REB no ha llegado y se ha quedado en un cajón de sastre. Pues deberían ejecutarlo, junto con la parte fiscal. Es muy necesario y sería importante que lo tuvieran en cuenta.

P.-¿Se tiene que cambiar el modelo económico de las Islas para no depender tanto del turismo?

R.-Yo creo que no. Lo que hay que cambiar es el concepto de turismo. Apostar por la calidad de los productos que tenemos, mejoras en la infraestructura, conservar el entorno. Creo que es un proceso de transformación que llevará su tiempo. También debemos apostar por el conocimiento, el talento, que la gente esté formada y que haya formación dual. Que tengamos personas capacitadas para ocupar puestos de trabajo.

P.-Para que las empresas encuentren los perfiles que buscan

R.-Por ejemplo, el sector náutico a los mejor necesita mecánicos y no hay o los que hay no hablan inglés. Hay que apostar por el conocimiento y por el talento. Es algo en lo que el Govern tendría que ayudar.

P.-¿Puede Baleares atraer a empresas para que diseñen sus productos y desarrollen todo el trabajo intelectual aquí?

R.-Yo creo que sí. Además, hay mucha gente que con el teletrabajo está cambiando de residencia, sobre todo europeos. Hay posibilidades si hay emprendedores y proyectos. Las empresas tecnológicas del Parc Bit son un claro ejemplo. Lo que pasa es que los empresarios necesitan tener una seguridad jurídica, unas rebajas fiscales y unos convenios colectivos que se adapten al momento en que haya flexibilidad.

P.-¿Cuál es la postura de CAEB sobre la reforma laboral?

R.-La misma que la de CEOE. En realidad no es una reforma ni una contrareforma, sólo han cambiado algunos aspectos de la ley del PP de 2012. No estamos contentos al 100%, porque este no es el acuerdo que habríamos deseado, pero siempre hay partes que pierden y otras que ganas. Este mantiene algunas cosas importantes, como la flexibilidad en la empresa a la hora de contratar y se ha tenido en cuenta la temporalidad.

P.-¿Se adapta a la realidad laboral de España y de Baleares en concreto?

R.-Hay un aspecto que es muy positivo, que es el de los fijos discontinuos. Se han tenido en cuenta a nivel de toda España y eso es importante para Baleares, porque somo una economía muy estacional. Esto facilitará que en las Islas y en otras comunidades puedan tener en cuenta esta figura para reducir la temporalidad.

P.-¿Cuál es la hoja de ruta para alcanzar el modelo de empresa sostenible?

R.-Hay que adaptarse a la economía circular y tomar como guía los objetivos de la Agenda 2030. En realidad hay muchas empresas que no lo sabían y ya estaban aplicando algunos de los objetivos de desarrollo sostenible. Somos conscientes de que puede ser más difícil para las pequeñas empresas y por eso hemos elaborado un documento que les sirva de guía. Ante todo, tenemos que utilizar mejor los recursos y adaptarnos a lo que nos está pidiendo el mundo.

 

 

Lee la noticia en OKBaleares.

Entrevista Mallorcadiario.com: “No es la reforma laboral que deseábamos pero estamos satisfechos”

Por Josep Maria Aguiló

Carmen Planas (Palma, 1952) es la presidenta de la CAEB y asimismo de la Unión Balear de Entidades Sanitarias (UBES). Además, es vicepresidenta de la Fundación Impulsa, presidenta de la Comisión de Responsabilidad Social Empresarial de la CEOE y vicepresidenta de la Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas (CEPYME). Licenciada en Farmacia, de su biografía cabe destacar también su vinculación familiar y profesional con la Clínica Planas.

¿Qué balance hace la CAEB de la economía balear en 2021?

Yo creo que ha sido el año en el que hemos iniciado la recuperación, con un crecimiento económico que estará entre el 10 por cien y el 12 por cien —aún no se disponen de los datos del último trimestre—. Nuestra recuperación se ha situado por encima de la media nacional y de la europea, porque Baleares fue la comunidad que más sufrió en 2020 por la pandemia, con un descenso del PIB cercano al 26 por cien. A partir de ahí, es lógico que ahora seamos la comunidad que más está creciendo.

¿Y qué previsiones hay para este recién iniciado 2022?

Pensamos que la recuperación continuará a lo largo de 2022 y también en 2023. En principio, el crecimiento en 2022 se situará por debajo del 10 por cien, por lo que será inferior al de 2021, pero es lógico que así sea, pues la economía está llegando ya a lo que sería un ciclo más normal y tendrá por ello un crecimiento que se irá moderando. Con el tiempo, ese crecimiento será semejante al que habíamos tenido en los últimos años, de un 2 por cien o un 3 por cien.

¿Cuáles han sido en los últimos meses los sectores más afectados por la crisis?

La crisis ha afectado en Baleares a muchísimas ramas de actividad, porque dependemos del turismo y del sector servicios, pero desde luego se han visto muy afectadas la restauración, el comercio y la hostelería. Es cierto que en el tercer trimestre del año pasado hubo un repunte, pero hemos de tener en cuenta que el primer trimestre y el cuarto trimestre no fueron tan buenos como en años anteriores. A ello habría que añadir la incertidumbre que ha habido en el cuarto trimestre por la sexta ola de la pandemia y la inflación, que es muy alta. En definitiva, se han visto afectadas por la crisis sobre todo las pymes, mientras que la construcción se ha visto también afectada y la industria ha crecido menos de lo normal.

¿Cómo piensa que irán las rebajas?

Las rebajas acaban de empezar, por lo que todavía es pronto para saber cómo irán. Yo creo que dependerá de muchos factores. Es cierto que el consumo fue aumentando a lo largo del año pasado, pero, como le acabo de comentar, ahora mismo tenemos la incertidumbre de la sexta ola y el aumento de la inflación. Por tanto, aún no sabemos cómo van a ir las rebajas. En cualquier caso, esperamos que vayan lo mejor posible, porque el pequeño comercio se ha visto muy afectado por la actual crisis.

¿La línea de colaboración entre las instituciones y las patronales debería continuar?

Yo creo que esta colaboración público-privada se tiene que mantener. La patronal y los empresarios de Baleares haremos todo lo posible para mantener ese diálogo y esa paz social. Por lo que respecta a los políticos, pienso que es muy importante que tengan en cuenta las opiniones de los empresarios a la hora de tomar decisiones que puedan afectar a la competitividad de las empresas y a la productividad. Por tanto, es fundamental que siga existiendo esta colaboración público-privada, para poder reactivar la economía y el crecimiento de Baleares lo antes posible.

¿Ese entendimiento tiene que existir también a nivel estatal?

Sí, también a nivel nacional. Como sabe, estoy en el Comité Ejecutivo de CEOE y soy vicepresidenta de CEPYME. Creo que es muy importante que destaquemos esto último, porque aquí hay muchísimas pymes y CAEB representa a las pymes de Baleares. Desde CEPYME y CEOE estamos trabajando muy estrechamente para mantener este diálogo social y esta interlocución con el Gobierno central, algo que ahora se ha demostrado con el acuerdo al que se ha llegado con la reforma laboral. Por su parte, el Gobierno sabe que tiene que contar con los empresarios, porque somos los únicos que podemos hacer que el crecimiento económico siga la senda que todos queremos.

¿Qué valoración hace de la nueva reforma laboral?

Yo diría que ha sido muy costoso y difícil llegar finalmente a un acuerdo. Ha habido muchas reuniones y muy largas. Es cierto que no es el mejor acuerdo que hubiéramos querido, pero estamos satisfechos, porque hemos podido conseguir que haya flexibilidad en las empresas, que también se tenga en cuenta el contrato de la externalización cuando se externalizan empresas o se subcontratan. Cuando hay una negociación nunca llegas a conseguir todo lo que quieres, unos ganan y otros pierden, pero lo importante es que Gobierno, patronales y sindicatos han llegado a un acuerdo y que ha habido un consenso entre todos.

¿Y a partir de ahora?

Ahora esperamos que ese acuerdo se apruebe en las Cortes, a pesar de que hay partidos que ya han dicho que se van a oponer a dicho acuerdo. Nosotros confiamos en que no se cambie ni una coma del texto que nos mandaron, porque es lo que aprobamos y lo que tenemos escrito. Por tanto, esperamos que no haya cambios.

¿El turismo ha de seguir siendo el eje de la economía en Baleares?

Cambiar el modelo es muy difícil. Es cierto que hemos de seguir apostando para que haya nuevos emprendedores y nuevos sectores, pero el turismo es nuestra principal fuente de ingresos. Lo que hay que hacer es aumentar la calidad del turismo que estamos dando, cambiar volumen por valor, remodelar zonas maduras y poner los edificios y las instalaciones adecuadas, que se actualicen. Pienso que hay que apostar por el turismo de calidad y de esta manera seguir en la senda, porque Baleares es un destino que tiene muchas posibilidades. Además, ahora podemos lograr con la economía circular que todo sea más sostenible y que tengamos un entorno mucho más seguro y eficiente.

En una situación de crisis como la actual, ¿Qué deben hacer los nuevos emprendedores?

Yo creo que es el momento de que los nuevos emprendedores y los jóvenes inicien una ruta distinta y que arriesguen. Lo que es muy importante es que haya una seguridad jurídica y que no aumente la presión fiscal, que los nuevos emprendedores tengan un marco para que pueda haber inversiones, tanto locales como otras que puedan venir de otros países. Es esencial que demos una imagen de país seguro y fiable.

¿Hay quizás un exceso de reglamentaciones en nuestro país?

En España tenemos muchísimas leyes y muchísimas normas. En ese sentido, siempre dice el presidente de CEOE —Antonio Garamendi— que deberíamos tener una regulación más fácil para poder atraer capital extranjero y que haya inversiones en este país. Aun así, durante la pandemia ha habido emprendedores nuevos y empresas que están teniendo éxito porque han arriesgado y han creído en su proyecto. Por todo ello, no podemos cerrar las puertas a nuevos emprendedores y a nuevas inversiones.

¿Cómo afectará la subida del precio de la luz y de la inflación a las empresas?

Bueno, nosotros creemos que a partir de junio se regulará el precio de la luz y que todo se irá normalizando, con lo que se evitará que la actual inflación coyuntural se convierta en estructural, porque si eso sucediera, entonces sí que sería un problema que afectaría al crecimiento del año 2022. Las subidas afectan tanto a familias y a consumidores como a grandes y pequeñas empresas, con lo cual creo que el Gobierno tiene que tomar cartas en el asunto. Es preciso que esta inflación coyuntural que tenemos ahora no se acabe convirtiendo en una inflación estructural, pues ello podría perjudicar también al empleo, a los salarios y al consumo, porque el poder adquisitivo sería menor.

¿Qué les diría a las pymes que no acaban de remontar?

Les diría que no pierdan la esperanza. Hemos tenido unas ayudas por parte del Gobierno que han sido importantes —por un importe total de 855 millones— y que han llegado a muchas empresas de Baleares, pero es cierto que para algunas empresas no han sido suficientes. Yo creo que si a partir de ahora las cosas van como queremos, la sexta ola se controla y podemos tener un año 2022 mejor que el 2021, poco a poco nos iremos recuperando y volveremos a la normalidad, tras dos años muy malos. Para ello será también necesario que el Gobierno central ponga en marcha el régimen fiscal especial para Baleares, que aún no se ha llevado a término.

Habrá que esperar…

Nosotros, desde la patronal, estamos al día de todo lo que se pueda estar regulando y pueda afectar a nuestras empresas, para poder defender los intereses de todas las pequeñas empresas y autónomos de Baleares, que son la mayor parte de los que forman parte de CAEB.

¿Qué papel puede jugar la responsabilidad ciudadana en esa deseada recuperación?

La responsabilidad individual y la vacunación son indispensables para poder llegar a la normalidad. En ese sentido, apelaría a la responsabilidad de los ciudadanos en cuanto a las medidas que tomen. Habernos vacunado ha hecho que la sexta ola no haya sido tan grave como hubiera sido antes y que la presión hospitalaria sea hoy menor.

Es cierto, sí…

En esa misma línea, añadiría que los empresarios y los restauradores están haciendo las cosas muy bien en todo lo relativo a las medidas de prevención. Los contagios vienen, por tanto, de la gente que no hace lo que toca. Por último, señalaría que lo que nos preocupa más ahora es que con esta sexta ola hay muchas empresas que están teniendo numerosos trabajadores de baja, que es algo que afecta a la producción, pero espero que pronto se solvente esta situación y volvamos a la normalidad.

Lee la noticia en mallorcadiario.com

ARTÍCULO “LOS ADMINISTRADORES, CADA VEZ MÁS RESPONSABLES”

        

 

Por Enrique Álvarez Bernardo

Cuatrecasas

¿Hasta dónde llega la responsabilidad del administrador y quién puede ser considerado como tal?

A nadie se le escapa que si los administradores incumplen sus deberes de diligencia o lealtad, o, dicho de otro modo, no desempeñan su cargo como ordenados empresarios y en interés de la sociedad, resultarán responsables de manera personal y solidaria.

Pero cuando hablamos de administradores en este contexto, ¿a quiénes nos estamos refiriendo realmente? La legislación y la jurisprudencia han interpretado este concepto de manera cada vez más extensiva, de modo que, en materia de responsabilidad, ya no se considera únicamente a los nombrados por la junta, sino también a los administradores de hecho, a los representantes de las personas jurídicas administradoras y, en ciertos casos, también a los altos directivos.

Además, en las sociedades que tengan un consejo, sus miembros responderán por lo general de manera solidaria de los acuerdos lesivos que adopte dicho órgano, aunque estos fueran aprobados por la junta. Llegado el caso, podrían tener que responder, incluso, de las actuaciones lesivas llevadas a cabo por los consejeros delegados o con facultades delegadas permanentemente o, en su defecto, por los principales directivos de la entidad.

Por su parte, la legislación mercantil hace especial hincapié en la responsabilidad que pudiera derivarse de la actuación de los administradores en supuestos en que concurriese causa legal de disolución o situación de insolvencia de la sociedad. En ambos casos prevé la adopción de fuertes medidas contra los administradores que hubieran resultado culpables.

Finalmente, es preciso hacer referencia a la reforma del Código Penal de 2010, en la que se introdujo por primera vez la responsabilidad penal de la persona jurídica en España. Ante las enormes dudas interpretativas generadas por la reforma, en 2015 el legislador se vio obligado a aclarar que los conocidos como programas de compliance eximirían de responsabilidad penal a la persona jurídica.

Los programas de compliance son modelos de organización y gestión que incluyen medidas de vigilancia y control que, cumpliendo con los requisitos que marca el Código Penal, resultan idóneos para prevenir delitos en el seno de la sociedad.

Aunque estos programas están concebidos como eximente de la responsabilidad de la persona jurídica, si se implementan debidamente, también permitirán acreditar que los administradores han actuado con la diligencia debida ante el delito cometido.

En conclusión, la implantación de medidas adecuadas de control interno y el conocimiento por parte de quienes dirigen las empresas de los deberes y responsabilidades a los que están sometidos es, sin duda, uno de los pilares básicos sobre el que se debe sustentar el gobierno de cualquier entidad.

 

Enrique Álvarez Bernardo

Abogado de Cuatrecasas

 

ARTÍCULO “SI NO SE REPARTEN DIVIDENDOS, ME VOY”

   

Por Natalia Gallego

Cuatrecasas

A partir de este año 2017 entra en vigor la norma que permite que cualquier socio pueda separarse de su sociedad si no se reparten dividendos.

Se trata de una norma introducida el pasado 2011 con el objetivo de evitar el abuso de los socios mayoritarios que se nieguen sistemáticamente a repartir dividendos si los resultados lo permiten y no hay razones económicas para no repartirlos. Sin embargo, la norma ha sido muy criticada desde su nacimiento, especialmente por las dificultades financieras que su aplicación podría provocar a las sociedades españolas en un contexto de crisis. De hecho, su aplicación se ha aplazado por el propio legislador en dos ocasiones hasta que finalmente este año se reactivará.

En síntesis, lo que a partir de ahora sucederá es que cualquier socio de una sociedad anónima no cotizada o una sociedad limitada podrá invocar esta norma y ejercer su derecho de separación si la sociedad no reparte, como mínimo, un tercio de los beneficios de explotación vía dividendos. Y en esos casos, la sociedad deberá permitir la salida del socio, y pagarle el valor de su inversión a valor razonable. El único límite a este derecho es que sólo se puede solicitar a partir del quinto año desde que la sociedad se constituyó e inscribió en el Registro Mercantil, por lo que será de aplicación en sociedades que fueron inscritas antes o a lo largo del año 2012.

A efectos prácticos, la reactivación de este derecho implica que la primera junta ordinaria de este 2017 en la que se apruebe el no reparto de dividendos por el resultado del 2016 (previsiblemente en junio) será la primera ocasión para que todo socio se plantee el ejercicio de este derecho. Para ello, debe asistir a dicha junta y votar a favor de la distribución del dividendo (o en contra de la propuesta de no repartirlos o hacerlo en cuantía inferior).

No obstante, todavía hay numerosas dudas sobre la interpretación literal de esta norma, dada su falta de aplicación hasta el momento. Todo ello implica que, ante las importantes consecuencias económicas que el ejercicio de este derecho puede suponer en el patrimonio social, sea de especial interés analizar el impacto que esta reactivación puede tener en nuestra sociedad y conocer cuáles son los supuestos del derecho de separación, cómo se ejercita y si las sociedades pueden limitarlo de algún modo.

 

 

Responsabilidad Social y Competitividad

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB) organiza los próximos días 21 y 22 de noviembre el ‘I Congreso CAEB – RESPONSABILIDAD SOCIAL Y COMPETITIVIDAD’ con el objetivo de incentivar y reconocer el compromiso de las empresas con la sociedad y con el entorno que nos rodea.

2016-10-21-congreso-de-responsabilidad-social-y-competitividad-el-economicoDesde la patronal empresarial de Balears entendemos que, a través de la gestión socialmente responsable, las empresas contribuyen de manera decidida al progreso colectivo y a la mejora de la sociedad y que, además, generan confianza, se diferencian de la competencia, aportan rigor y eficacia, retienen el talento y mejoran la productividad.

Promovemos, por tanto, este simposio como una magnífica oportunidad para impulsar modelos de gestión responsables que velen tanto por la competitividad de las empresas y el crecimiento de la economía, como por el desarrollo de las personas.

Por ello, este I Congreso CAEB, dedicado a la Responsabilidad Social Empresarial, se centrará precisamente en eso, en el valor de las personas, y fruto de este compromiso social de las empresas, prestará una especial atención a los colectivos desfavorecidos, a la integración laboral de personas con capacidades diferentes, a la igualdad de oportunidades y la no discriminación y al desarrollo profesional y emocional de las personas.

Por otra parte, el Congreso se enmarca dentro del ‘Fórum de Responsabilidad Social y Competitividad’, una plataforma que impulsa CAEB de la mano de Obra Social “la Caixa” con el objetivo de promover modelos responsables de gestión empresarial. El Fórum engloba diferentes iniciativas y su actividad más relevante es la celebración en Palma de este I Congreso CAEB – RESPONSABILIDAD SOCIAL Y COMPETITIVIDAD.

Tanto el Congreso, como el Fórum, son muestras palpables de que CAEB trabaja de forma activa en la implementación en Balears de iniciativas en línea con la Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas acordada por el Gobierno central y los agentes sociales en base a las últimas directrices emanadas de la Unión Europea.

Desde CAEB, por tanto, y gracias al apoyo de Obra Social “la Caixa”, hacemos realidad esta línea de trabajo cuyo objetivo es incentivar, promover y poner en valor el compromiso de las empresas al servicio de la sociedad, con un ambicioso proyecto que encaja al cien por cien con los valores que salvaguardamos, porque en CAEB defendemos las personas, las ideas, las oportunidades y el futuro y creemos en la responsabilidad social de las empresas porque, las empresas, somos personas.

En suma, el de noviembre será un Congreso que estimulará los programas empresariales en materia de responsabilidad social y que recogerá la gran labor desarrollada por numerosas de nuestras empresas, todas ellas comprometidas, todas ellas con valores. Y, por todo ello, espero contar con tu participación en esta ocasión tan especial.

El reto que nos concierne a todos

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

Nadie duda a día de hoy de la situación de sobrecarga en la que se encuentran algunos recursos naturales como consecuencia fundamentalmente de la cada vez mayor presión humana. Además, existe consenso en torno al hecho de que los efectos de este fenómeno se extienden, más allá de su impacto sobre el medio ambiente, sobre nuestro sistema económico y productivo y, en definitiva, sobre nuestras vidas.

2016-08-19-el-reto-que-nos-concierne-a-todos-el-economicoSin embargo, en esta posición el reto no es tratar de aliviar las presiones ambientales con limitaciones o restricciones fruto de análisis parciales, sino afrontar el conjunto de la situación y todas sus ramificaciones frontalmente, sin ambages ni subterfugios, porque lo que hagamos tendrá, en cualquier caso, una profunda incidencia en los ratios de crecimiento, empleo y bienestar.

Debemos enmarcar la sostenibilidad como un factor más, pero no el único de mejora de la competitividad de la economía balear porque, siendo un objetivo a conseguir, la sostenibilidad por si sola no resuelve el problema de pérdida de renta y bienestar de los ciudadanos de Baleares  de los últimos 15 años.

Balears necesita diseñar e implementar una estrategia económica consensuada entre la administración pública, el sector privado y el resto de agentes intermedios que dé amparo, entre otras, a una política turística basada en algo más que en la creación de un nuevo impuesto y en la imposición de límites y a una política industrial que supere las buenas intenciones del actual anteproyecto de la ley de industria. La transformación productiva de nuestra economía requiere acciones concretas, identificar sectores en los que seamos o podamos ser competitivos en el futuro, aumentar la productividad del conjunto del sistema, innovar y apostar por la calidad en lugar de seguir centrados en la cantidad, desarrollar una correcta gestión en materia de infraestructuras públicas –como depuradoras y carreteras– y bienes y servicios públicos –como playas, transporte y limpieza–. Balears precisa de seguridad jurídica e incentivos que impulsen la inversión privada creadora de empleo y necesita activar aquellas palancas de competitividad que nos aseguren que la riqueza que genera el sector empresarial se traduzca en bienestar social.

Nos hallamos ante un reto que nos concierne a todos y solo cabe que actuemos en la misma dirección. Desde la perspectiva de las administraciones públicas resulta necesario promover el trabajo interinstitucional contemplando los principios de la nueva gobernanza: apertura, participación, eficacia, responsabilidad y coherencia. Porque estamos ante un reto que nos exige, al mismo tiempo, implicación colectiva y compromiso institucional. Y esto hoy no se da. Soy consciente de que es difícil aunar diferentes sensibilidades e intereses y que es más fácil practicar la vieja política, pero no es menos cierto que las garantías de éxito son mayores si la participación de todos los actores involucrados y el grado de compromiso es alto. Desde este enfoque de toma de decisiones, por el que apuesta y trabaja la CAEB, no caben análisis parciales ni decisiones improvisadas.

 

Ágora-Impulsa, creando valor compartido

Publicado en DIARIO de MALLORCA

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

La primera sesión de trabajo del Ágora Impulsa, el espacio de transferencia estratégica de información, conocimiento y experiencia, a través del cual la Fundación Impulsa Balears promueve la reflexión colectiva sobre la situación actual y las vías de progreso para el impulso de la competitividad de Balears, aglutinó, el pasado lunes, a más de treinta agentes de la tetrahélice regional –empresas, administración pública, centros y unidades de investigación y agentes intermedios (sindicatos, cámaras, asociaciones,…). A todos ellos, nuestro más sincero agradecimiento por su asistencia y participación, pues estamos convencidos que las visiones sobre la economía balear, por más plurales que sean, son coincidentes en muchos aspectos.

2016-07-15-carmen-planas-agora-impulsa-diario-de-mallorcaLa trayectoria de la economía balear en los últimos quince años muestra dos caras: hemos avanzado mucho pero nuestros resultados son, comparados con otros territorios, más que modestos, preocupantes. Hemos crecido un 18,5% en ocupación y un 14,7% en valor añadido, pero nuestra productividad ha descendido un 3,2% y nuestra renta por habitante ha retrocedido un 16,4% en términos reales. Estamos más de 21 puntos porcentuales por debajo de los niveles de País Vasco, región que lidera en estos momentos el ranking autonómico de renta per cápita, pues nuestra productividad es también un 15,7% inferior respecto de esta misma región.

Estos resultados aconsejan revisar a fondo nuestra estrategia de competitividad porque durante la última fase expansiva cometimos el error de centrarnos más en obtener beneficios a corto plazo que en responder a los desafíos de la globalización. Nos cerramos en lugar de abrirnos. Perdimos un tiempo precioso que la crisis se encargó de evidenciar pero que ahora, una vez superada, podemos recuperar si asumimos, seria y decididamente, el reto de forjar una senda de crecimiento más resistente, correctora de desequilibrios y capaz de asegurar mayores niveles de renta.

Para ello necesitamos fijar la posición de partida, marcar la orientación correcta y dotarnos del mejor equipaje para transitar hacia una nueva economía, a menos que deseemos seguir perdiendo posiciones en ingresos y bienestar. La recuperación es una buena oportunidad para hacer muchas cosas que debimos hacer antes. Si las hacemos será más probable que el crecimiento se consolide en la buena dirección y que contribuya a ofrecer lo que necesitamos: un mejor posicionamiento y mayor prosperidad.

Para alcanzar este objetivo es necesario desarrollar una actitud proactiva en la que la responsabilidad de la empresa se sitúa en el centro. Por esa razón, el cambio no será posible sin el liderazgo de los empresarios y de los emprendedores, aunque también será necesario que estos cuenten con las relaciones que mantiene con el resto de agentes de la tetrahélice regional. Pues Balears necesita en estos momentos reconectar los polos de transformación para activar muchas palancas de mejora de la productividad. Baleares necesita más empresas eficientes, necesita que las buenas prácticas de muchas empresas y sectores se difundan, que la parte del tejido empresarial de menor tamaño y más cerrada, conozca y asimile que se pueden hacer las cosas de otra manera. La economía necesita aprovechar el talento e innovar en todas sus actividades, pero especialmente en los sectores más tradicionales (turismo, comercio, restauración,..) porque tienen mucho peso y en aquellos de baja tecnología (industria y construcción).

Todo ello necesita reconocer el valor de la información estratégica y la cooperación, vectores sobre los que Impulsa Balears desarrolla su actividad. Conocimiento, profesionalización, vanguardia, anticipación y reputación. No me cabe ninguna duda, y espero sea una opinión compartida, que Impulsa Balears trabaja sin descanso para hacerse con estos cinco ingredientes. Pero para que estos ingredientes penetren en la toma decisiones necesitamos aumentar todavía más nuestra masa crítica y aprovechar la visión, las actitudes y las orientaciones del conjunto de agentes regionales. Ya hemos dado el primer paso!

 

Es hora de entenderse

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

 

El domingo 26 los ciudadanos estamos nuevamente llamados a votar. Una cita trascendental, como todas las elecciones generales, pero lo novedoso es que por primera vez en la historia de nuestra Democracia la consulta se repite tan sólo seis meses después de que, tras las elecciones del pasado 20 de diciembre, los partidos políticos no hayan sido capaces de lograr el entendimiento necesario en su inexcusable responsabilidad de dialogar y alcanzar acuerdos para garantizar la gobernabilidad y, sobre todo, la estabilidad que requiere nuestra economía.

2016-06-17-es-hora-de-entenderse-el-economicoEl panorama político se mantiene abierto y todo apunta a que, con sus diferencias, estamos ante unas elecciones muy similares a las frustradas de diciembre, sin mayorías absolutas y, por tanto, serán necesarios los pactos.

La prosperidad de la economía y de nuestra sociedad precisa que tras el 26 de junio pueda conformarse un Gobierno que ofrezca estabilidad y seguridad jurídica porque estas son condiciones indispensables para generar confianza y atraer inversiones que son la base del crecimiento económico y la creación de empleo.

Los favorables ‘vientos de cola’ actuales no serán eternos. Cierto es que los bajos tipos de interés, el reducido precio del petróleo, la ventajosa relación del euro con otras divisas –aunque la libra esterlina ya ha comenzado a devaluarse por el temor al Breixit que se vota el día 23- y el aumento de la demanda de nuestro sector turístico ante destinos competidores en horas bajas han impulsado nuestra economía y, si bien han paliado la situación, no se puede obviar que la incertidumbre de estos meses está teniendo un coste económico por el aplazamiento de decisiones empresariales fruto de la falta de solvencia política.

Por eso, tras el 26-J, los partidos políticos tienen la responsabilidad de dar al país la estabilidad que necesita la economía y, desde CAEB, pedimos a las diferentes formaciones capacidad de diálogo y entendimiento para formar un Gobierno que apoye a las empresas porque las empresas somos las que creamos empleo.

Apoyar a las empresas significa apostar por la creación de riqueza para su redistribución en beneficio de toda la sociedad. La sinergia del esfuerzo público y privado es el camino del aumento de competitividad de nuestras empresas que, de esta forma, podrán invertir, innovar y contratar más. Sólo con una mejora de estas condiciones los contratos podrán ser más estables y de mayor calidad y la aportación de las empresas a los ingresos públicos será mayor vía incremento de la actividad sin ser necesario aumentar los impuestos ni crear otros nuevos.

Es hora de entenderse para que no sólo logremos mejorar la economía sino para que el conjunto de la sociedad tenga una percepción más positiva que la actual al constatar que aumenta su renta per cápita y bienestar.