ARTÍCULO “LOS ADMINISTRADORES, CADA VEZ MÁS RESPONSABLES”

        

 

Por Enrique Álvarez Bernardo

Cuatrecasas

¿Hasta dónde llega la responsabilidad del administrador y quién puede ser considerado como tal?

A nadie se le escapa que si los administradores incumplen sus deberes de diligencia o lealtad, o, dicho de otro modo, no desempeñan su cargo como ordenados empresarios y en interés de la sociedad, resultarán responsables de manera personal y solidaria.

Pero cuando hablamos de administradores en este contexto, ¿a quiénes nos estamos refiriendo realmente? La legislación y la jurisprudencia han interpretado este concepto de manera cada vez más extensiva, de modo que, en materia de responsabilidad, ya no se considera únicamente a los nombrados por la junta, sino también a los administradores de hecho, a los representantes de las personas jurídicas administradoras y, en ciertos casos, también a los altos directivos.

Además, en las sociedades que tengan un consejo, sus miembros responderán por lo general de manera solidaria de los acuerdos lesivos que adopte dicho órgano, aunque estos fueran aprobados por la junta. Llegado el caso, podrían tener que responder, incluso, de las actuaciones lesivas llevadas a cabo por los consejeros delegados o con facultades delegadas permanentemente o, en su defecto, por los principales directivos de la entidad.

Por su parte, la legislación mercantil hace especial hincapié en la responsabilidad que pudiera derivarse de la actuación de los administradores en supuestos en que concurriese causa legal de disolución o situación de insolvencia de la sociedad. En ambos casos prevé la adopción de fuertes medidas contra los administradores que hubieran resultado culpables.

Finalmente, es preciso hacer referencia a la reforma del Código Penal de 2010, en la que se introdujo por primera vez la responsabilidad penal de la persona jurídica en España. Ante las enormes dudas interpretativas generadas por la reforma, en 2015 el legislador se vio obligado a aclarar que los conocidos como programas de compliance eximirían de responsabilidad penal a la persona jurídica.

Los programas de compliance son modelos de organización y gestión que incluyen medidas de vigilancia y control que, cumpliendo con los requisitos que marca el Código Penal, resultan idóneos para prevenir delitos en el seno de la sociedad.

Aunque estos programas están concebidos como eximente de la responsabilidad de la persona jurídica, si se implementan debidamente, también permitirán acreditar que los administradores han actuado con la diligencia debida ante el delito cometido.

En conclusión, la implantación de medidas adecuadas de control interno y el conocimiento por parte de quienes dirigen las empresas de los deberes y responsabilidades a los que están sometidos es, sin duda, uno de los pilares básicos sobre el que se debe sustentar el gobierno de cualquier entidad.

 

Enrique Álvarez Bernardo

Abogado de Cuatrecasas

 

ARTÍCULO “SI NO SE REPARTEN DIVIDENDOS, ME VOY”

   

Por Natalia Gallego

Cuatrecasas

A partir de este año 2017 entra en vigor la norma que permite que cualquier socio pueda separarse de su sociedad si no se reparten dividendos.

Se trata de una norma introducida el pasado 2011 con el objetivo de evitar el abuso de los socios mayoritarios que se nieguen sistemáticamente a repartir dividendos si los resultados lo permiten y no hay razones económicas para no repartirlos. Sin embargo, la norma ha sido muy criticada desde su nacimiento, especialmente por las dificultades financieras que su aplicación podría provocar a las sociedades españolas en un contexto de crisis. De hecho, su aplicación se ha aplazado por el propio legislador en dos ocasiones hasta que finalmente este año se reactivará.

En síntesis, lo que a partir de ahora sucederá es que cualquier socio de una sociedad anónima no cotizada o una sociedad limitada podrá invocar esta norma y ejercer su derecho de separación si la sociedad no reparte, como mínimo, un tercio de los beneficios de explotación vía dividendos. Y en esos casos, la sociedad deberá permitir la salida del socio, y pagarle el valor de su inversión a valor razonable. El único límite a este derecho es que sólo se puede solicitar a partir del quinto año desde que la sociedad se constituyó e inscribió en el Registro Mercantil, por lo que será de aplicación en sociedades que fueron inscritas antes o a lo largo del año 2012.

A efectos prácticos, la reactivación de este derecho implica que la primera junta ordinaria de este 2017 en la que se apruebe el no reparto de dividendos por el resultado del 2016 (previsiblemente en junio) será la primera ocasión para que todo socio se plantee el ejercicio de este derecho. Para ello, debe asistir a dicha junta y votar a favor de la distribución del dividendo (o en contra de la propuesta de no repartirlos o hacerlo en cuantía inferior).

No obstante, todavía hay numerosas dudas sobre la interpretación literal de esta norma, dada su falta de aplicación hasta el momento. Todo ello implica que, ante las importantes consecuencias económicas que el ejercicio de este derecho puede suponer en el patrimonio social, sea de especial interés analizar el impacto que esta reactivación puede tener en nuestra sociedad y conocer cuáles son los supuestos del derecho de separación, cómo se ejercita y si las sociedades pueden limitarlo de algún modo.

 

 

Responsabilidad Social y Competitividad

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB) organiza los próximos días 21 y 22 de noviembre el ‘I Congreso CAEB – RESPONSABILIDAD SOCIAL Y COMPETITIVIDAD’ con el objetivo de incentivar y reconocer el compromiso de las empresas con la sociedad y con el entorno que nos rodea.

2016-10-21-congreso-de-responsabilidad-social-y-competitividad-el-economicoDesde la patronal empresarial de Balears entendemos que, a través de la gestión socialmente responsable, las empresas contribuyen de manera decidida al progreso colectivo y a la mejora de la sociedad y que, además, generan confianza, se diferencian de la competencia, aportan rigor y eficacia, retienen el talento y mejoran la productividad.

Promovemos, por tanto, este simposio como una magnífica oportunidad para impulsar modelos de gestión responsables que velen tanto por la competitividad de las empresas y el crecimiento de la economía, como por el desarrollo de las personas.

Por ello, este I Congreso CAEB, dedicado a la Responsabilidad Social Empresarial, se centrará precisamente en eso, en el valor de las personas, y fruto de este compromiso social de las empresas, prestará una especial atención a los colectivos desfavorecidos, a la integración laboral de personas con capacidades diferentes, a la igualdad de oportunidades y la no discriminación y al desarrollo profesional y emocional de las personas.

Por otra parte, el Congreso se enmarca dentro del ‘Fórum de Responsabilidad Social y Competitividad’, una plataforma que impulsa CAEB de la mano de Obra Social “la Caixa” con el objetivo de promover modelos responsables de gestión empresarial. El Fórum engloba diferentes iniciativas y su actividad más relevante es la celebración en Palma de este I Congreso CAEB – RESPONSABILIDAD SOCIAL Y COMPETITIVIDAD.

Tanto el Congreso, como el Fórum, son muestras palpables de que CAEB trabaja de forma activa en la implementación en Balears de iniciativas en línea con la Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas acordada por el Gobierno central y los agentes sociales en base a las últimas directrices emanadas de la Unión Europea.

Desde CAEB, por tanto, y gracias al apoyo de Obra Social “la Caixa”, hacemos realidad esta línea de trabajo cuyo objetivo es incentivar, promover y poner en valor el compromiso de las empresas al servicio de la sociedad, con un ambicioso proyecto que encaja al cien por cien con los valores que salvaguardamos, porque en CAEB defendemos las personas, las ideas, las oportunidades y el futuro y creemos en la responsabilidad social de las empresas porque, las empresas, somos personas.

En suma, el de noviembre será un Congreso que estimulará los programas empresariales en materia de responsabilidad social y que recogerá la gran labor desarrollada por numerosas de nuestras empresas, todas ellas comprometidas, todas ellas con valores. Y, por todo ello, espero contar con tu participación en esta ocasión tan especial.

El reto que nos concierne a todos

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

Nadie duda a día de hoy de la situación de sobrecarga en la que se encuentran algunos recursos naturales como consecuencia fundamentalmente de la cada vez mayor presión humana. Además, existe consenso en torno al hecho de que los efectos de este fenómeno se extienden, más allá de su impacto sobre el medio ambiente, sobre nuestro sistema económico y productivo y, en definitiva, sobre nuestras vidas.

2016-08-19-el-reto-que-nos-concierne-a-todos-el-economicoSin embargo, en esta posición el reto no es tratar de aliviar las presiones ambientales con limitaciones o restricciones fruto de análisis parciales, sino afrontar el conjunto de la situación y todas sus ramificaciones frontalmente, sin ambages ni subterfugios, porque lo que hagamos tendrá, en cualquier caso, una profunda incidencia en los ratios de crecimiento, empleo y bienestar.

Debemos enmarcar la sostenibilidad como un factor más, pero no el único de mejora de la competitividad de la economía balear porque, siendo un objetivo a conseguir, la sostenibilidad por si sola no resuelve el problema de pérdida de renta y bienestar de los ciudadanos de Baleares  de los últimos 15 años.

Balears necesita diseñar e implementar una estrategia económica consensuada entre la administración pública, el sector privado y el resto de agentes intermedios que dé amparo, entre otras, a una política turística basada en algo más que en la creación de un nuevo impuesto y en la imposición de límites y a una política industrial que supere las buenas intenciones del actual anteproyecto de la ley de industria. La transformación productiva de nuestra economía requiere acciones concretas, identificar sectores en los que seamos o podamos ser competitivos en el futuro, aumentar la productividad del conjunto del sistema, innovar y apostar por la calidad en lugar de seguir centrados en la cantidad, desarrollar una correcta gestión en materia de infraestructuras públicas –como depuradoras y carreteras– y bienes y servicios públicos –como playas, transporte y limpieza–. Balears precisa de seguridad jurídica e incentivos que impulsen la inversión privada creadora de empleo y necesita activar aquellas palancas de competitividad que nos aseguren que la riqueza que genera el sector empresarial se traduzca en bienestar social.

Nos hallamos ante un reto que nos concierne a todos y solo cabe que actuemos en la misma dirección. Desde la perspectiva de las administraciones públicas resulta necesario promover el trabajo interinstitucional contemplando los principios de la nueva gobernanza: apertura, participación, eficacia, responsabilidad y coherencia. Porque estamos ante un reto que nos exige, al mismo tiempo, implicación colectiva y compromiso institucional. Y esto hoy no se da. Soy consciente de que es difícil aunar diferentes sensibilidades e intereses y que es más fácil practicar la vieja política, pero no es menos cierto que las garantías de éxito son mayores si la participación de todos los actores involucrados y el grado de compromiso es alto. Desde este enfoque de toma de decisiones, por el que apuesta y trabaja la CAEB, no caben análisis parciales ni decisiones improvisadas.

 

Ágora-Impulsa, creando valor compartido

Publicado en DIARIO de MALLORCA

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

La primera sesión de trabajo del Ágora Impulsa, el espacio de transferencia estratégica de información, conocimiento y experiencia, a través del cual la Fundación Impulsa Balears promueve la reflexión colectiva sobre la situación actual y las vías de progreso para el impulso de la competitividad de Balears, aglutinó, el pasado lunes, a más de treinta agentes de la tetrahélice regional –empresas, administración pública, centros y unidades de investigación y agentes intermedios (sindicatos, cámaras, asociaciones,…). A todos ellos, nuestro más sincero agradecimiento por su asistencia y participación, pues estamos convencidos que las visiones sobre la economía balear, por más plurales que sean, son coincidentes en muchos aspectos.

2016-07-15-carmen-planas-agora-impulsa-diario-de-mallorcaLa trayectoria de la economía balear en los últimos quince años muestra dos caras: hemos avanzado mucho pero nuestros resultados son, comparados con otros territorios, más que modestos, preocupantes. Hemos crecido un 18,5% en ocupación y un 14,7% en valor añadido, pero nuestra productividad ha descendido un 3,2% y nuestra renta por habitante ha retrocedido un 16,4% en términos reales. Estamos más de 21 puntos porcentuales por debajo de los niveles de País Vasco, región que lidera en estos momentos el ranking autonómico de renta per cápita, pues nuestra productividad es también un 15,7% inferior respecto de esta misma región.

Estos resultados aconsejan revisar a fondo nuestra estrategia de competitividad porque durante la última fase expansiva cometimos el error de centrarnos más en obtener beneficios a corto plazo que en responder a los desafíos de la globalización. Nos cerramos en lugar de abrirnos. Perdimos un tiempo precioso que la crisis se encargó de evidenciar pero que ahora, una vez superada, podemos recuperar si asumimos, seria y decididamente, el reto de forjar una senda de crecimiento más resistente, correctora de desequilibrios y capaz de asegurar mayores niveles de renta.

Para ello necesitamos fijar la posición de partida, marcar la orientación correcta y dotarnos del mejor equipaje para transitar hacia una nueva economía, a menos que deseemos seguir perdiendo posiciones en ingresos y bienestar. La recuperación es una buena oportunidad para hacer muchas cosas que debimos hacer antes. Si las hacemos será más probable que el crecimiento se consolide en la buena dirección y que contribuya a ofrecer lo que necesitamos: un mejor posicionamiento y mayor prosperidad.

Para alcanzar este objetivo es necesario desarrollar una actitud proactiva en la que la responsabilidad de la empresa se sitúa en el centro. Por esa razón, el cambio no será posible sin el liderazgo de los empresarios y de los emprendedores, aunque también será necesario que estos cuenten con las relaciones que mantiene con el resto de agentes de la tetrahélice regional. Pues Balears necesita en estos momentos reconectar los polos de transformación para activar muchas palancas de mejora de la productividad. Baleares necesita más empresas eficientes, necesita que las buenas prácticas de muchas empresas y sectores se difundan, que la parte del tejido empresarial de menor tamaño y más cerrada, conozca y asimile que se pueden hacer las cosas de otra manera. La economía necesita aprovechar el talento e innovar en todas sus actividades, pero especialmente en los sectores más tradicionales (turismo, comercio, restauración,..) porque tienen mucho peso y en aquellos de baja tecnología (industria y construcción).

Todo ello necesita reconocer el valor de la información estratégica y la cooperación, vectores sobre los que Impulsa Balears desarrolla su actividad. Conocimiento, profesionalización, vanguardia, anticipación y reputación. No me cabe ninguna duda, y espero sea una opinión compartida, que Impulsa Balears trabaja sin descanso para hacerse con estos cinco ingredientes. Pero para que estos ingredientes penetren en la toma decisiones necesitamos aumentar todavía más nuestra masa crítica y aprovechar la visión, las actitudes y las orientaciones del conjunto de agentes regionales. Ya hemos dado el primer paso!

 

Es hora de entenderse

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

 

El domingo 26 los ciudadanos estamos nuevamente llamados a votar. Una cita trascendental, como todas las elecciones generales, pero lo novedoso es que por primera vez en la historia de nuestra Democracia la consulta se repite tan sólo seis meses después de que, tras las elecciones del pasado 20 de diciembre, los partidos políticos no hayan sido capaces de lograr el entendimiento necesario en su inexcusable responsabilidad de dialogar y alcanzar acuerdos para garantizar la gobernabilidad y, sobre todo, la estabilidad que requiere nuestra economía.

2016-06-17-es-hora-de-entenderse-el-economicoEl panorama político se mantiene abierto y todo apunta a que, con sus diferencias, estamos ante unas elecciones muy similares a las frustradas de diciembre, sin mayorías absolutas y, por tanto, serán necesarios los pactos.

La prosperidad de la economía y de nuestra sociedad precisa que tras el 26 de junio pueda conformarse un Gobierno que ofrezca estabilidad y seguridad jurídica porque estas son condiciones indispensables para generar confianza y atraer inversiones que son la base del crecimiento económico y la creación de empleo.

Los favorables ‘vientos de cola’ actuales no serán eternos. Cierto es que los bajos tipos de interés, el reducido precio del petróleo, la ventajosa relación del euro con otras divisas –aunque la libra esterlina ya ha comenzado a devaluarse por el temor al Breixit que se vota el día 23- y el aumento de la demanda de nuestro sector turístico ante destinos competidores en horas bajas han impulsado nuestra economía y, si bien han paliado la situación, no se puede obviar que la incertidumbre de estos meses está teniendo un coste económico por el aplazamiento de decisiones empresariales fruto de la falta de solvencia política.

Por eso, tras el 26-J, los partidos políticos tienen la responsabilidad de dar al país la estabilidad que necesita la economía y, desde CAEB, pedimos a las diferentes formaciones capacidad de diálogo y entendimiento para formar un Gobierno que apoye a las empresas porque las empresas somos las que creamos empleo.

Apoyar a las empresas significa apostar por la creación de riqueza para su redistribución en beneficio de toda la sociedad. La sinergia del esfuerzo público y privado es el camino del aumento de competitividad de nuestras empresas que, de esta forma, podrán invertir, innovar y contratar más. Sólo con una mejora de estas condiciones los contratos podrán ser más estables y de mayor calidad y la aportación de las empresas a los ingresos públicos será mayor vía incremento de la actividad sin ser necesario aumentar los impuestos ni crear otros nuevos.

Es hora de entenderse para que no sólo logremos mejorar la economía sino para que el conjunto de la sociedad tenga una percepción más positiva que la actual al constatar que aumenta su renta per cápita y bienestar.

 

Artículo “Los consejos también son cosa de dos”

LOS CONSEJOS TAMBIÉN SON COSA DE DOS

Derecho de Empresa – Área Mercantil

Por Natalia Gallego García y Enrique Álvarez Bernardo – Abogados en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira

 Natalia Gallego  Enrique ALvarez                cuatrecasas

Un Consejo de Administración compuesto por dos vocales, tras la dimisión del tercero, puede adoptar válidamente toda clase de acuerdos por unanimidad. Así lo ha confirmado la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN) en una reciente resolución, con la que zanja un largo debate doctrinal sobre este hecho hasta la fecha controvertido, pues la Ley de Sociedades de Capital (LSC) dispone que el mínimo legal para formar un consejo debe ser de tres miembros.

 

Tras la dimisión de uno de los tres miembros -y presidente- del consejo de una sociedad anónima, los dos miembros restantes en el cargo deciden por unanimidad constituirse en consejo para convocar una junta general extraordinaria. En dicha convocatoria, incluyen la recomposición de la estructura del consejo y también la adopción de acuerdos para una ampliación de capital social.  

 

La registradora mercantil no inscribe dichos acuerdos puesto que considera que se han adoptado en una junta convocada por un órgano de administración “incompleto”, lo que invalidaría dicha convocatoria. Considera que un consejo de dos sólo puede convocar a la junta para el objetivo limitado y único de recomponer dicho consejo, según prevé la LSC para los casos de cese de la mayoría de los miembros.  

 

En contraposición, la DGRN afirma que el consejo incompleto sí puede adoptar todo tipo de acuerdos -aunque el problema se habría podido resolver si la junta se hubiese celebrado con carácter universal y no convocada-. El centro directivo entiende que no estamos ante el supuesto previsto en la Ley en el que haya cesado la mayoría de los miembros, ya que, en un consejo de tres, se necesita la concurrencia de dos para su válida constitución. De este modo, los dos consejeros, por unanimidad, tendrán competencia tanto para convocar junta como para fijar su orden del día sin limitación.

Todo ello, se aclara, sin perjuicio del deber de diligente administración, que exige a los consejeros con cargo vigente que cubran la vacante de la forma que resulte más adecuada para los intereses sociales.

 

Se trata por tanto de una resolución novedosa que debemos celebrar, pues crea un precedente y aclara una cuestión hasta la fecha controvertida, dando un paso más de cara a evitar situaciones de bloqueo o paralización de las sociedades, y los perjuicios que ello comporta en no pocas ocasiones.

 

 

Sistema de gestión de riesgos penales

En esta infografía WILLIS analiza el Sistema de gestión de riesgos penales, ¿en qué consiste?, ¿cómo se hace?, ¿qué software necesita? y las fases del proyecto desde la planificación a la validación y mejora.

infografía-sistema-de-gestión-de-riesgos-penales

En la reforma del Artículo 31 bis del Código Penal se establecen los distintos supuestos de imputación penal a la persona jurídica, pero también la posibilidad de conseguir la exoneración de la misma mediante la implantación en el seno de las Empresas de los denominados modelos de organización y gestión.

“Desde su publicación, en Willis Towers Watson hemos trabajado para dar respuesta a nuestros clientes en un asunto tan sensible como este, habiendo desarrollado un Servicio de Consultoría y Software para el mismo, denominado Sistema de Gestión de Riesgos Penales (SRGP) cuyo alcance, desarrollo e implementación se explica en la siguiente infografía”, comenta Fernando Redondo, director Gerencia de Riesgos de Willis Towers Watson Iberia.

¿Qué es el Sistema de gestión de riesgos penales?

En definitiva, un servicio para el mayor control sobre los posibles riesgos penales de la organización y el menor impacto sobre las personas jurídicas y la organización.

¿Cuáles son sus fases de proyecto?

1. Inicio, planificación y análisis
– Alcance y objetivos
– Compromiso de la dirección
– Responsables y comités
– Política SGRP
– Análisis diferencial
– Análisis de riesgos penales
– Partes interesadas

2. Implantación
– Gestión de riesgos penales
– Implantación de procedimientos de apoyo

3. Comunicación y Formación
– Formación y concienciación sobre prevención de delitos
– Plan de comunicación interno y externo

4. Validación y mejora
– Métricas, monitorización y revisión
– Auditoría interna de cumplimiento
– Revisión por dirección
– Plan de mejora continua

Todo ello con los siguientes beneficios

1. Previene la ocurrencia de delitos
2. Posible exención de sanciones penales
3. Mejora la imagen y reputación
4. Software que facilita su implantación y monotorización

Para más información

Contacta con:

Fernando Redondo Izquierdo, Director Gerencia de Riesgos, Willis Towers Watson Iberia

fernando.redondo@willistowerswatson.com

Inmaculada Ramírez Gordo, Gerencia de Riesgos, Willis Towers Watson Iberia

inmaculada.ramirez@willistowerswatson.com

 

 

El liderazgo social del empresario

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

A punto de cumplirse dos años desde que asumí la responsabilidad de presidir la patronal empresarial de Baleares, nuestra sociedad avanza en el camino de la recuperación económica tras haber sufrido la mayor recesión de la Democracia, una larga crisis que estamos logrando dejar atrás gracias al esfuerzo de las familias y de las empresas.

2016-04-15-el-liderazgo-social-del-empresario-el-economico

La recuperación está ganando terreno en Baleares y llevamos ya seis trimestres consecutivos en positivo, algo que no ocurre en el resto de España. La regeneración del tejido empresarial de Baleares está contribuyendo a que la reactivación del empleo y la normalización del mercado laboral de las Islas se estén alcanzando con una rapidez e intensidad superior a la media nacional.

Nuestra economía es la que mejor evoluciona en términos de crecimiento, de creación de empleo y de afiliación a la Seguridad Social y eso significa que las empresas de Baleares estamos haciendo los deberes y los estamos haciendo bien, mejor que otras comunidades.

A lo largo del pasado año aumentó considerablemente en Baleares el nacimiento de nuevas sociedades y el número de empresas se ha situado en el nivel más alto del último sexenio. Se ha más que duplicado el capital suscrito por las nuevas empresas y esta positiva evolución empresarial ha ido ligada, como no puede ser de otra manera, a la mejoría del empleo en cantidad y en calidad: hemos cumplido un trienio ininterrumpido de creación de puestos de trabajo del que se benefician todos los sectores económicos y dos años consecutivos de crecimiento de la contratación indefinida a un ritmo que ya alcanza al de los contratos temporales.

Los empresarios contribuimos a mejorar la sociedad y, para continuar haciéndolo y a la vez trasladar esa mejora a la economía real, ponemos todo de nuestra parte. Queda mucho por hacer y, para lo que no está en nuestra mano, necesitamos que las administraciones contribuyan a crear un entorno de estabilidad y de seguridad jurídica que propicie el aumento de las inversiones, así como políticas de empleo que ayuden a mejorar la competitividad de nuestras empresas porque, no me cansaré de repetirlo, las empresas somos las que creamos empleo.

Debe primar el diálogo y, de la misma forma que las decisiones de inversión privada deben tener presente las actuaciones políticas, las administraciones públicas no deben tomar decisiones de espaldas a los empresarios. En este sentido, nuevos impuestos e inseguridad jurídica no favorecen la inversión, ni la competitividad de nuestras empresas ni, por tanto, la creación de empleo.

En estos casi dos años al frente de CAEB, aparte de modernizar la institución, hemos liderado la creación de la Fundación Impulsa -que ya empieza a dar sus frutos- con el propósito de que el saber y el conocimiento constituyan la base de la toma de decisiones y así mejorar la competitividad de Baleares y, por tanto, el bienestar de todos los ciudadanos.

Los empresarios somos conscientes de nuestra responsabilidad social y la asumimos arriesgándolo todo, dedicándole toda nuestra atención, tiempo y recursos. Desde CAEB creemos que es imprescindible reivindicar el valor social del empresario, evitar que sea desacreditado al amparo de ejemplos aislados que, siendo condenables, no reflejan la realidad social de nuestras empresas y reconocer el liderazgo social del empresario.

Por ello, el próximo 5 de mayo haremos entrega del ‘Premio Empresario del Año’ en un acto ante la sociedad civil con el que queremos alentar la excelencia empresarial, promover el reconocimiento social a la figura del empresario y divulgar el desempeño de su labor al servicio de la sociedad como muestra de nuestro compromiso, firme y decidido, con la prosperidad de Baleares.

 

Para crear empleo, Impulsa

Publicado en EL ECONÓMICO

Por Carmen Planas, presidenta de CAEB

En los últimos 15 años los ciudadanos de Balears hemos visto disminuir nuestro nivel de renta. Hemos perdido calidad de vida y bienestar. Balears ha erosionado su PIB per cápita un 18,3% mientras que el conjunto del Estado lo ha aumentado un 3%. Esto explica que Balears haya descendido de la tercera posición a la séptima en el ranking nacional de renta per cápita.

El reto, no ya de futuro sino de presente, es claro: Balears debe recuperar los niveles de riqueza y bienestar impulsando no sólo la creación de empleo sino la calidad del mismo. Para lograrlo no hay otro camino que apoyar a nuestro tejido empresarial, mejorar los procesos de producción y entender que las empresas son la suma de empresarios y trabajadores.

Para el empresario es un éxito aumentar la plantilla y un fracaso tener que despedir a un empleado. El trabajador es una persona que forma parte de la familia que es la empresa. Entre todos, debemos contribuir a mejorar los niveles de productividad y competitividad. Las empresas son el motor de nuestra economía. Las empresas son las que crean empleo y con ello mejoran los niveles de bienestar y calidad de vida. Cualquier medida tomada desde las administraciones debe facilitar la actividad económica, evitando entorpecerla.

Hemos de ser conscientes de esta realidad y de que tanto el sector público como el privado, al mismo son, debemos dirigir nuestros esfuerzos a atraer capital productivo e inversiones. Para ello es fundamental contar con una política económica estable que transmita seguridad jurídica.

Desde que asumí la presidencia de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares, CAEB, quise tener respuestas fiables, empíricas, sobre la posición real de Balears en el entorno internacional. ¿Qué posición ocupa Balears en el ranking regional europeo?, ¿sobre qué pilares fundamenta su posicionamiento competitivo?, ¿cómo podemos acercarnos a las regiones europeas más avanzadas?

Para disponer de este conocimiento pusimos en marcha la Fundación Impulsa Balears y hoy ya tenemos las respuestas a estas y a muchas otras preguntas gracias al i|ICG, el índice de competitividad global, la primera herramienta que Impulsa pone a disposición de los agentes de nuestra comunidad para facilitar el diseño e implementación de una agenda de transformación productiva que actúe en favor del desarrollo económico y social de nuestras Islas.

Este índice de competitividad global, elaborado por la Unidad de Inteligencia Económica de Impulsa, liderada por el profesor Antoni Riera, mide la posición competitiva de Balears en el conjunto de regiones de la UE-28 sobre la base del estudio de 11 pilares y 80 indicadores. Según la última actualización del i|ICG, Balears ocupa la posición 175 del ranking de competitividad global integrado por 263 regiones de la UE-28.

Hemos remontado 7 puestos desde 2011, cuando ocupábamos la posición 182, la más baja del último sexenio. Pese a esta ligera mejora, la competitividad balear sigue condicionada por el escaso aprovechamiento de los factores de producción y nuestras peores notas son en eficiencia e innovación.

Por eso Impulsa Balears sigue trabajando y sumando actores a esa iniciativa estratégica de CAEB, del Govern de les Illes Balears y de un grupo de empresarios representativos del tejido regional. Grupo que, tal como es vocación de Impulsa, continúa creciendo, en nuestro afán por identificar vías de progreso, impulsar la competitividad global de Balears y contribuir, así, a que nuestra sociedad avance hacia un futuro de oportunidades, empleo y mayor prosperidad.