CAEB expone su oposición a la “arbitrariedad” y “confusión” que provocaría que cada isla tenga normativas diferentes en materia de residuos

En el actual borrador el Govern abre la puerta a que los Consells puedan elegir su propio modelo de gestión de residuos y aplicar el SDDR, un sistema que solo gestionaría el 8% de los envases pese a que su implantación supondría un sobrecoste para el consumidor

La patronal recuerda que el conseller Vicenç Vidal se comprometió “a trabajar conjuntamente con los empresarios en una Ley de Residuos eficiente, sostenible y fruto del consenso” 

Ibiza, 12 de mayo de 2017.- La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB) ha expuesto en Ibiza su oposición a la posibilidad de que cada isla pueda aplicar normativas diferentes en materia de residuos tal como contempla el actual borrador del anteproyecto de Ley de Residuos y Suelo Contaminante que está tramitando el Govern ya que puede provocar “arbitrariedad” en las administraciones y “confusión” entre los usuarios y las empresas de Balears que pueden verse avocadas a implantar distintos sistemas en cada isla, con el sobrecoste que esta medida puede tener para el consumidor final.

En el borrador del anteproyecto de ley el Govern deja la puerta abierta a que los Consells Insulars elijan su propio modelo de gestión de residuos y el ejecutivo sopesa aplicar el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), y no ve con malos ojos que se adopte en unas islas sí y en otras no.

Un sistema más contaminante y menos eficiente que el actual, según Cátedra UNESCO

De esta manera, cada isla podría decidir si implantar o no el SDDR, un sistema que supondría grandes costes de implantación para las empresas y un encarecimiento para el consumidor mientras que sólo gestionaría el 8% de los envases que hay en el mercado y que, según el estudio de Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático, califica de más contaminante y menos eficiente que el actual a la vez que multiplica por 4,4 el coste de recogida.

Cabe recordar, además, que el conseller de Medi Ambient, Agricultura i Pesca, Vicenç Vidal, se comprometió el pasado día 10 de noviembre “a trabajar conjuntamente con los empresarios en una Ley de Residuos eficiente, sostenible y fruto del consenso” en un acto ante más de un centenar de empresarios que fue inaugurado por el conseller de Treball, Comerç i Industria, Iago Negueruela, quien defendió “la necesidad de aunar competitividad y respeto al medio ambiente”.

 

Escaso alcance y elevado coste

Según han planteado los representantes de CAEB “el SDDR no puede ser la solución a la gestión de residuos debido a su escaso alcance y su elevado coste” ya que el sistema obligaría a las empresas de distribución y venta de producto a habilitar y acondicionar espacios para el retorno de envases, lo que supondrá mayor coste de infraestructuras e instalaciones con pérdida de superficie de lineal, almacenaje y de atención al cliente así como un incremento del precio final al consumidor.

CAEB, que ha asistido a la jornada de participación desarrollada este viernes la sede del Consell Insular de Ibiza ha explicado las desventajas de la eventual aplicación del sistema SDDR y el escaso beneficio medioambiental que aporta, señalando que “consideramos que deben implantarse otras medidas prioritarias y más afectivas para la protección del medio ambiente”.

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.